a comienzos de la década de los 2000

El colegio Jesuitas de Logroño aparta a un religioso tras una denuncia por presuntos abusos sexuales cometidos en Gijón

Piden "respeto y colaboración a los procedimientos en curso"

09.02.2020 | 00:23
Víctimas de abusos sexuales se concentran en el Congreso de los Diputados para exigir que antes de que finalice la legislatura se reforme el Código Penal

LOGROÑO. En un comunicado remitido ayer a los padres del centro, se explica  que "apenas pasadas dos semanas desde la comunicación de un caso de  abusos en Salamanca en la década de los ochenta, nos vemos de nuevo  en la obligación de emitir otro comunicado desde nuestro compromiso  con la transparencia y la tolerancia cero ante cualquier tipo de  abuso cometido con menores en nuestras institiciones".

Continúa la misiva señalando que "el padre provincial de España  de la Compañía de Jesús ha sido informado de la existencia de una  denuncia por abusos sexuales". "El denunciado -prosigue- es el padre  J.E.M. y los presuntos abusos habrían ocurrido en Gijón".

Así, indica que "ésta es la razón por la que el padre provincial  siguiendo el protocolo establecido, trasladó de forma inmediata al  padre J.E.M. desde Logroño, donde se encontraba destinado, a otra  ciudad mientras se clarifica lo sucedido, imponiéndole también  algunas medidas cautelares como la de no tener contacto con menores".  El traslado se produjo el pasado mes de diciembre.

"En esta situación, mientras se desarrollan los procesos judicial  y canónico que se siguen para esclarecer los hechos y buscar la  justicia, tenemos que ser capaces de equilibrar la atención y la  acogida a la presunta víctima, junto a la presunción de inocencia y  el derecho de cualquier persona denunciada a defenderse", se apunta  en la carta.

Por ello, finaliza afirmando que "por el momento, solo podemos  pedir respeto y colaboración a los procedimientos en curso, y desear,  una vez más, que esta etapa compleja que nos toca afrontar en  nuestras instituciones, haga que éstas se conviertan en entornos  protegidos y seguros para culquier menor o persona vulnerable".

Por último, desde la carta del centro, firmada por el director del  colegio y el delegado de la Plataforma Apostólica Local (PAL), se  recuerda a los padres que "estamos a vuestra disposición ante  cualquier inquietud o información".

De este modo, y a raíz de la información sobre el caso de  presuntos abusos en Salamanca, desde el colegio se remitió otra  carta, también dirigida a los padres, en la que se daba cuenta de la  creación de un Grupo de acogida y escucha para las situaciones de  abuso.

Un grupo -al que se puede acceder mediante la dirección  escucha@jesuitas.org, en el ámbito local, así como al correo  electrónico proteccion@jesuitas.es, en el nacional-, "que tiene como  misión acoger, escuchar y apoyar a las posibles víctimas de abusos  por parte de cualquier persona de nuestras obras".

DESDE LA ASOCIACIÓN DE PADRES.
Al respecto de estos asuntos, igualmente desde la APA del centro  se ha enviado una carta a los padres en las que asegura que  "rechazamos y condenamos de forma enérgica cualquier abuso o  violación de los derechos de nuestros hijos".

Del mismo modo, solicitan tanto al propio centro como a la  Compañía de Jesús que "como ya está haciendo, realicen las  averiguaciones pertinentes en los casos y hechos que hayan podido  ocurrir; que se reconozcan los hechos y el daño que se haya podido  infligir a las víctimas y que les brinden el apoyo y ayuda que  precisen".

Además, "pedimos a toda la comunidad educativa que sigan apoyando  al colegio y a todos los profesores que diariamente dan lo mejor de  sí para hacer realidad el Proyecto Educativo Ignaciano en nuestros  hijos".

"Nos brindamos a escuchar, asesorar y ayudar con absoluta  discreción a cualqueir persona que directa o indirectamente pudiera  haberse visto afectada por estos hechos y noticias", finalizan desde  la APA, que ofrece para ello su correo electrónico  ayuda@ampajesuitaslogrono.es, así como su página web.