celebración de una pedida de mano

Tres heridos por arma blanca y un arresto tras una reyerta en Ansoáin

Uno de los heridos está grave y Policía Foral detuvo a un varón de 38 años por la riña en La Majarí

09.02.2020 | 14:15
Efectivos policiales y sanitarios trabajan el viernes por la noche en el lugar de la pelea.

Uno de los heridos está grave y Policía Foral detuvo a un varón de 38 años por la riña en la asociación La Majarí.

PAMPLONa - Lo que se presumía que iba a ser una noche festiva por la celebración de una pedida de mano en los locales de la asociación La Majarí, en la calle Larragueta de Ansoáin, terminó finalmente en una reyerta que se saldó con tres heridos, uno de ellos de cierta gravedad al que hubo que aplicarle más de 20 puntos de sutura, por arma blanca y cortes producidos por botellas rotas, y un arrestado por la Policía Foral. El detenido es un vecino de Pamplona de 38 años de edad y no se descarta que tras la investigación policial se produzcan nuevas detenciones en las próximas horas. Hasta el lugar tuvieron que acudir cinco servicios de ambulancia debido al alto número de contusionados. Fueron dos ambulancias medicalizadas, otras dos de Baztán Bidasoa y una de Cruz Roja de Burlada. Una patrulla de la Policía Municipal de Ansoáin que circulaba por el lugar fue la primera en dar la voz de alarma a las 23.28 horas. Informó de que se estaba produciendo una pelea con un alto número de personas implicadas entre un grupo de etnia gitana y otro colectivo de origen subsahariano, que habían coincidido al parecer en el interior del local. Ante la situación se alertó al resto de cuerpos policiales y hasta allí acudieron agentes de la Policía Municipal de Pamplona y de las policías locales de Burlada, Berriozar y Villava, además de recibir apoyo de la Guardia Civil y de los efectivos de la Policía Foral, cuerpo que será finalmente quien se encargue de la investigación. Los tres heridos fueron trasladados en torno a la medianoche al servicio de Urgencias del Complejo Hospitalario de Navarra (CHN), donde debido a la importante presencia de familiares de las víctimas y a la tensión acumulada fue necesaria la presencia de la Policía Municipal en las puertas del edificio hospitalario. Asimismo, agentes de la Policía Foral también hicieron su presencia para que no hubiera ningún problema en los alrededores. - J.M./E.C.