Un investigador de la UPNA expone el uso de residuos para generar bioplásticos

Borja Fernández D´Arlas participó en el Festival de Lana de Canarias y en la XXXVII Bienal de la Real Sociedad Española de Química

09.02.2020 | 22:18
Borja Fernández D´Arlas, en su conferencia en el Festival de Lana de Canarias.

PAMPLONA. El investigador de la Universidad Pública de Navarra (UPNA) Borja Fernández D´Arlas ha participado en el Festival de Lana de Canarias y en la XXXVII Bienal de la Real Sociedad Española de Química, donde ha expuesto el aprovechamiento de residuos de lana y plumaje para generar bioplásticos.

Según ha informado la UPNA en una nota Fernández DArlas es investigador del Instituto de Materiales Avanzados (InaMat) del centro, en cuyos laboratorios lleva a cabo un estudio para el aprovechamiento de residuos de lana de oveja y plumaje de pollos en la formación de bioplásticos, floculantes, agentes filtrantes, textiles o apósitos para biomedicina, como alternativa a los plásticos derivados del petróleo.

A día de hoy, tal y como explicó el científico en la conferencia, se generan anualmente en España un total de 2.151 miles de toneladas de residuos plásticos derivados del petróleo, de las que se recicla el 34 %, se valoriza energéticamente el 17 % y la mitad se destina al vertedero.

Fernández DArlas destacó en sus intervenciones "las superiores propiedades mecánicas de las películas obtenidas por nosotros en comparación con otras películas proteicas, y las posibilidades en el campo de purificación de aguas de metales pesados y en el campo biomédico".

El investigador trabaja en la UPNA becado por Obra Social "la Caixa" y Fundación Caja Navarra, donde ha desarrollado un método "sencillo y limpio" para extraer, de los residuos de lana de oveja y de plumaje de pollos, queratinas, unas proteínas con las que fabricar bioplásticos degradables.

"Los problemas medioambientales asociados a la acumulación de plásticos no degradables en el medio y su huella de carbono, vinculada a su transporte y producción, han motivado la búsqueda de nuevos bioplásticos cuya producción sea sostenible y que, una vez acabada su vida útil, sean fácilmente integrados en el medio ambiente", sostiene el investigador.