La expareja de Sara Majarenas admite que apuñaló a su hija

El acusado, que le llamó a la cárcel para comunicarle la agresión, se enfrenta a 30 años de prisión

10.02.2020 | 02:49

valencia - El que fuera pareja de la expresa de ETA Sara Majarenas admitió ayer en la Audiencia de Valencia que acuchilló en enero de 2017 a la hija que tenían en común, de dos años y medio en aquel momento, porque sus entonces suegros le "presionaron" para que intentara matar a la niña, a la que asestó dos cuchilladas pero que pudo sobrevivir tras pasar más de un mes en el hospital.

El acusado, S.M., dijo estar arrepentido por ello mientras que la expresa de ETA, que declaró por videoconferencia desde la CAV, lamentó que este episodio ha sido "la pesadilla" de su vida y ha argumentado que su expareja quería hacerle "daño".

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Valencia juzga desde ayer al acusado, nacido en Etiopía y de nacionalidad griega, por acuchillar por dos veces a la hija de ambos, a la vez que hablaba por teléfono con Majarenas -presa en la cárcel de Picassent por integración en banda terrorista- para hacerle saber que la menor "se estaba muriendo", pese a que finalmente no falleció.

dos cuchillos Según la Fiscalía, el acusado estaba hablando por teléfono con Majarenas, recriminándole determinados aspectos sobre la relación con los padres de esta, cuando con ánimo de acabar con la vida de la menor y de menoscabar gravemente la integridad psicológica de su pareja, cogió dos cuchillos de la cocina -de unos 14 centímetros- y le asestó dos puñaladas a la niña, en la espalda y el costado, que retransmitió a su pareja.

Por todo ello, tanto la Fiscalía como la acusación particular -la propia Sara Majarenas, en su representación y en la de su hija- solicitan penas de 30 años de prisión, prohibición de aproximarse a la exreclusa y la menor y de residir en la CAV por siete años, privación de la patria potestad y siete años más de libertad vigilada por asesinato en grado de tentativa y lesiones psíquicas, con las agravantes de parentesco y género. La defensa, por su parte, considera que solo existe un delito de lesiones y pide dos años de cárcel.

Tanto el acusado como su letrado han tratado de relacionar esta agresión con las vinculaciones políticas de Majarenas y con su pertenencia a ETA. - Efe