‘Gloria’ da sus últimos coletazos mientras se evalúan los daños y se esperan las primeras ayudas

Uno de los objetivos es la reparación de zonas turísticas de cara a Semana Santa

25.01.2020 | 06:17

madrid - El Gobierno se ha comprometido a actuar "rápido y con decisión" para paliar los daños materiales y humanos ocasionados por la borrasca Gloria, que ayer dio sus últimos coletazos con lluvias en Andalucía, tras dejar a su paso un balance de 13 fallecidos, la mitad de los registrados en todo 2019.

Gloria dejó ayer lluvias y tormentas en Andalucía que continuarán hoy, mientras se realizan las primeras evaluaciones de los daños producidos en Catalunya, Comunidad Valenciana y Baleares a la espera de las medidas que se aprobarán en el Consejo de Ministros el próximo martes.

En la mañana de ayer, una comisión interministerial, presidida por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acordó que el Consejo de Ministros del martes apruebe los informes preliminares sobre los daños registrados por la borrasca en el litoral mediterráneo y en Baleares para agilizar "cuanto antes" las ayudas para las zonas más afectadas.

Sánchez tiene previsto visitar hoy las zonas afectadas en Castellón, Murcia y Málaga tras recorrer el jueves áreas de Cataluña y Baleares.

En una visita a la Feria Internacional del Turismo (Fitur), Sánchez aseguró que el Gobierno actuará "rápido y con decisión" para paliar los daños materiales y humanos registrados por la borrasca. Sánchez aseguró que "hay que ponerse manos a la obra" para recuperar las infraestructuras turísticas dañadas, sobre todo con miras a la Semana Santa. Recordó que con la aprobación de un real decreto ley el año pasado se podrán agilizar los trámites para conceder ayudas a las zonas y sectores más afectados.

A esa normativa se suma el decreto de emergencia climática aprobado esta semana por el Consejo de Ministros para afrontar la emergencia climática, ante la cual España es "especialmente vulnerable".

El presidente expresó su solidaridad con los afectados por este temporal -que se inició el domingo pasado- y, hasta el momento, ha dejado trece muertos y diez desaparecidos, tres en las Islas Baleares, una en Catalunya y seis en un barco en el Estrecho.

Las trece víctimas mortales es una cifra récord en un episodio meteorológico en un mes de enero en lo que va de siglo. El dato es relevante dado que el registro de 26 víctimas mortales en 2019 en diversos fenómenos meteorológicos supuso un récord en los últimos diez años.

Pese a que las lluvias y nevadas han cesado, los caudales de los ríos en Catalunya fluyen llenos, una situación que ha llevado a las autoridades a seguir recomendando a los ciudadanos precaución si deben acercarse a ríos, rieras o torrentes.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, decretó dos días de luto por las cuatros víctimas y un desaparecido en Catalunya, donde aún persisten problemas por cortes de tráfico en las carreteras, en el suministro de agua y electricidad.

Catalunya calcula que reparar los desperfectos ocasionados por la borrasca Gloria en sus puertos, carreteras y litoral costará más de 33 millones de euros. - Efe