El fuerte oleaje abre un gran socavón en el muelle de Zarautz

Tres txalupas que se encontraban amarradas sufrieron varios desperfectos

13.02.2020 | 10:07
El impacto de las olas provocó un socavón en el muro del puerto de Zarautz.

zarautz - El municipio de Zarautz se despertó ayer con la mirada puesta en el muelle que se construyó en 1865. El fuerte impacto de las olas provocó que de madrugada se abriera un enorme socavón en el muro de la dársena. "Hacia las 6.00 horas se abrió un boquete en el muro del muelle y cerca de las 7.00 horas una ola grande impactó contra la estructura", dejándola hecha añicos, según explicó el alcalde, Xabier Txurruka, en una rueda de prensa junto al puerto.

Los daños que sufre el muelle son estructurales, si bien el impacto de las olas afectó a tres txalupas que se encontraban amarradas. A mediodía se retiraron todas las embarcaciones con la ayuda de la brigada municipal y de los propios bateleros para evaluar los desperfectos.

Desde su construcción en 1865, han sido muchas las actuaciones que se han realizado en el puerto debido al embate de las olas. La última fue en febrero de 2014. Lo cierto es que, esta vez, "se ha derrumbado la parte más antigua, y la reparada en 2014 sigue en pie", detalló el alcalde.

Aun así, lo peor puede que llegue en las próximas horas y días. "Desgraciadamente podremos ver cómo se puede abrir más este boquete si continúa el impacto de las olas", señaló Txurruka".

Por el momento, el Consistorio se ha puesto en contacto con el servicio provincial de Costas de Gipuzkoa para que sus técnicos acudan "cuando antes" y de forma "urgente" al lugar. Según el primer edil, además de evaluar los daños, "es importante que sepamos qué actuaciones hay que seguir" puesto que, "la propiedad es de Costas".

Por ello, el Ayuntamiento se tiene que "remitir a Costas" para "acometer cuaquiera obra".

El Consistorio desveló asimismo que su intención es proteger a futuro este puerto, "con una escollera o una protección exterior", ya que tiene "numerosas fisuras" y "ya esta viejo". El malecón, otra de las zonas que sufre el fuerte oleaje, no sufrió grandes imperfectos. "Esta vez hemos tenido suerte, nos hemos librado", dijo una de las trabajadoras del bar Marmol, mientras limpiaba su local, en primera línea de costa. Aún y todo, aseguró a este periódico que "entró bastante agua y arena".