Los bomberos intervinieron el año pasado en 1.436 incendios, un 40% más que en 2018

El Gobierno apunta a la escasez de lluvias del pasado invierno como principal causa

17.02.2020 | 00:47
Efectivos de bomberos, durante una quema prescrita.

pamplona – El Servicio de Bomberos del Gobierno de Navarra intervino en 2019 en 1.436 incendios de vegetación, lo que supone un aumento del 39,69% con respecto a 2018, cuando se produjeron 866. En concreto, la superficie quemada ascendió a 2.325,65 hectáreas frente a las 1.477,46 de 2018, un 36,47% más. Según apuntó el Ejecutivo en una nota, las diferencias se deben a la escasez de lluvias del pasado invierno que propiciaron numerosos incendios, algunos de ellos importantes, durante los cuatro primeros meses del año en montes de la Zona Atlántica. De hecho, en la campaña de invierno del año pasado se contabilizaron 683 incendios frente a los 263 de 2018, un 61,5% más.

El Servicio de Bomberos, dentro de las atribuciones que tiene encomendadas, se encarga de todo lo relacionado con la extinción y prevención de incendios forestales. No todos los servicios de bomberos tienen esta competencia ya que otras comunidades autónomas atribuyen la extinción forestal a los departamentos de medio ambiente y solamente los de Navarra, Cataluña, Asturias y Madrid tienen este cometido. A efectos logísticos se divide el año en dos temporadas o campañas para la extinción y prevención de incendios forestales: la de invierno (desde enero a finales de abril) y la de verano. Aunque son los estivales los que tienen mayor repercusión mediática en invierno se producen incendios muy importantes, como los de Goizueta (2019) o Arantza (2015).

la mitad, en invierno De las 2.325,66 hectáreas quemadas en 2019, 1.939,55 correspondieron a terreno forestal, con 364,4 hectáreas de arbolado y 1.575,15 de suelo desarbolado. Las 386,10 restantes eran terrenos agrícolas, siendo 180,81 cultivos sin recolectar y 124,63 rastrojos. Casi la mitad de los 1.436 incendios del pasado año, 683 (el 47,56%), se registraron durante la campaña de invierno, entre el 1 de enero y el 30 de abril, meses en los que se quemaron 260,66 hectáreas de arbolado; 1.363,94 de terreno desarbolado (568,79 hectáreas de pasto y 795,15 de matorral), y 39,42 de superficie agrícola, en su mayoría rastrojos (23,93 has). Destacan los dos grandes incendios declarados en Goizueta, con más de 100 hectáreas quemadas en cada uno de ellos. Por meses sobresale marzo con 329 incendios de vegetación, seguido por febrero con 168 y junio con 141.