El Gobierno revisa cómo valorar el euskera como mérito en el acceso a la función pública

Ollo destaca que se trabaja en un nuevo decreto de evaluación “en general” porque el TSJN cuestionó “todo el sistema”

10.03.2020 | 00:44
Ana Ollo y Mikel Arregi, ayer en la evaluación del plan. Foto: J. Bergasa

pamplona – La consejera de Relaciones Ciudadanas, Ana Ollo, recordó ayer que el Gobierno de Navarra está trabajando en un nuevo decreto sobre la regulación de los méritos para el acceso a la función pública, después de que la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) anulara varios puntos del decreto foral del euskera aprobado por el anterior Ejecutivo foral. De esta manera, el actual Gobierno conformó un grupo de trabajo para buscar la manera de valorar el euskera como mérito en el acceso a puestos de la Administración.

"La sentencia del TSJN no dijo que en la zona no vascófona y zona mixta no se pudiese puntuar como mérito el euskera, sino que tendría que ir avalado con informes de Euskarabidea", apuntó Ollo, que añadió que lo que cuestionó la sentencia es "la valoración de los méritos, pero no solo en cuanto al euskera sino para el conjunto de ellos". "No solo cuestionó la valoración del euskera sino de todo el sistema", señaló. En concreto, señaló, la sentencia puso en entredicho "todo el sistema de méritos de todos los gobiernos desde el año 93".

De esta manera, la semana pasada el Gobierno foral recibió el aval del Consejo de Navarra, principal órgano de consulta legal, para valorar el euskera como mérito en los puestos de la Administración pública de las zona mixta y la no vascófona.

el 90% del decreto, válido Por otra parte, el director gerente de Euskarabidea, Mikel Arregi, destacó como uno de los hitos de la pasada legislatura en materia lingüística la aprobación de este decreto foral, ya que "el 90% de su contenido se ajusta a derecho". No obstante, reconoció que fue recurrido por el TSJN, que declaró nulos tres artículos relativos a la valoración del euskera como mérito en la zona mixta y no vascófona, y otros dos de manera parcial. "El 90% del decreto se ajusta a derecho con aspectos tan importantes como los objetivos esenciales, los criterios para asignar requisitos de euskera en puestos de trabajo o los criterios para elaborar los planes lingüísticos departamentales, que están aprobados aunque en fase de revisión, ya que se tienen que adecuar a la nueva estructura", puntualizó Arregi.