Sofía Prades: "Los vuelos más inmediatos para volver cuestan 20.000 euros"

27.03.2020 | 01:32
Sofía Prades y Talma Goikoetxea, en Sydney. Foto: cedida

Sofía Prades es una de las cuatro navarras que intentan regresar de Australia debido a la pandemia. Tras una odisea para conseguir vuelos, tienen billete para el día 8

pamplona Sofía Prades, natural de Huarte de 23 años, inició en otoño un curso de inglés en Sydney junto a su amiga Talma Goikoetxea, de Olatz (hija del exfutbolista Jon Andoni Goikoetxea). Nuria, la madre de Talma, viajó hace unas semanas para visitarle junto con Mari Carmen, la abuela. No podían imaginar un final tan accidentado a su estancia, que, si no se cancela el vuelo, se prolongará al menos hasta el 8 de abril por el coronavirus

¿Cuál es su situaciónactualmente?

–Estamos las cuatro en Sydney, queriendo volver a España y sin poder hacerlo. Talma y yo acabábamos el curso en junio pero con todo esto hemos adelantado la vuelta. Aquí la situación es parecida a la de España hace unas dos semanas. Han cerrado comercios pero por ahora no hay confinamiento.

¿En qué momento deciden que es mejor volver?

–Cuando vimos que todo empezaba a ponerse feo. Primero nos quedamos sin poder trabajar (lo hacían de camareras o niñeras). Estaban empezando a cerrar todos los restaurantes y tiendas y ahí ya nos empezamos a plantear que sin trabajo y con lo caro que es vivir en Australia nos iba a ser difícil sobrevivir aquí 3 meses más. Después de esto el lunes llegamos a la escuela y había en la puerta un cartel en el que la cerraban mínimo una semana por un caso de coronavirus en una alumna. Ahí fue cuando vimos que sin trabajo y sin escuela era mejor volvernos y viendo la trayectoria de España y otros países el siguiente paso era el confinamiento. Además viendo las necesidades y carencias que hay en España y en mi condición de enfermera me gustaría estar cuanto antes de vuelta para ayudar en todo lo posible.

¿Qué problemas se encontraron para volver?

–A partir de ese momento empezamos a buscar vuelos. Estaban casi todos llenos y los más próximos a la fecha costaban una barbaridad. Había vuelos de hasta 20.000 euros. Poco a poco las compañías iban cancelando sus vuelos y había cada vez menos opciones. Etihad nos canceló dos veces los vuelos. Primero porque dejó de volar a España y luego porque Abu Dabi (que es donde hacía escala) cerró fronteras a todos los que no fueran residentes. Ahora mismo solo se puede volar vía Doha, Malasia o Japón. El problema de todo esto es que de un día para otro cambian muchas cosas y las compañías no te devuelven el dinero aunque te cancelen el vuelo, solo te dan opción a cambiarlo por otro día u otro destino.

Tienen vuelo para el 8 de abril. ¿Tienen la certeza de que van a volar?

–La verdad que estamos deseando ya llegar a nuestras casas cuanto antes. Y si podemos volver antes del día 8 sería una alegría. Pero no queremos hacernos muchas ilusiones , ya que las ultimas dos veces que pensábamos estar en casa en una fecha concreta han acabado cancelando los vuelos. Este vuelo que tenemos ahora para el día 8 es con otra compañía, Qatar. La embajada nos dijo que Qatar aseguraba volar a España hasta el día 15 de abril, con el fin de que todos los españoles pudieran regresar. Pero tuvimos que coger el vuelo tan tarde porque hasta entonces estaban por 6000 euros o más. Esperamos que no acabe cancelándose otra vez.

¿Mantienen el alojamiento en el que han estado durante el curso?

–Si, estamos viviendo en un piso con otros dos compañeros. Lo que pasa es que la casera nos ha invitado a dejar el piso cuanto antes porque le gustaría tenerlo en caso de que alguien de su familia se contagiara para poder separar a los hijos y evitar que se contagie toda la familia. Una dificultad más que nos impulsa a querer volver.

Fueron a Australia con una academia. ¿Les están ayudando?

–Si. Vinimos con el grupo de apoyo Aussieyoutoo. Están intentando resolvernos en todo momento las dudas que nos puedan surgir. Nos enviaron un correo con unos números de teléfono a los que llamar en caso de dudas y hacen directos en Instagram informando de la situación y contestando a nuestras preguntas.

¿La madre y la abuela de Talma están bien?

–Sí. Llegaron hace tres semanas. Al principio estaban alojadas con nosotras pero luego se mudaron a un bloque de apartamentos y la verdad que no les han puesto ningún problema para quedarse el tiempo que sea necesario.

¿Hay confinamiento en Australia?

–Han recomendado solo salir de casa para lo necesario pero no hay confinamiento. Esta mañana había cerca de 3.000 contagiados. Han puesto alguna norma como cerrar los negocios que sean prescindibles, suspender acontecimientos, exigir una distancia de metro y medio entre las personas... La verdad que nuestros días dentro de lo que cabe son normales. No podemos ir a la escuela ni a bares pero seguimos saliendo a la calle. Con ciertas medidas de precaución, pero damos paseos y podemos tomar el aire.

¿Les llega ayuda por parte del consulado?

–Sí. Los primeros días llamábamos al número general y no nos cogían. Al final, contactamos con ellos y junto a Aussieyoutoo nos dijeron que Qatar aseguraba volar hasta el día 15 y nos enviaron un link para meter nuestros datos porque estaban recopilando a todas las personas que quieren volver a España. Unas 200.