Diario de un navarro 'atrapado': desde el 18 de marzo sin conseguir salir de India

02.04.2020 | 11:29
Mario Gartxitorena, el primero de la izquierda, con nuevos amigos.

Mario Gartxitorena es uno de los navarros que todavía no ha conseguido llegar a casa. Desde el 18 de marzo intenta buscar vuelos para llegar, primero a Europa, y después a España. Pero su sueño por llegar a casa por ahora tendrá que esperar. Ayer tampoco salió su avión y no tiene esperanza de que lo haga hasta mañana o el lunes. Así lo cuenta él en primera persona. Un tobogán de emociones y buena gente marcan el diario que ha hecho llegar a este periódico.

Miércoles 18 de marzo

Sorpresa

Han anulado el vuelo de vuelta Delhi-Madrid. Correo a la embajada a ver cómo debo proceder... y de la embajada no contestan. Nada. El sábado iré a las oficinas del aeropuerto y, si no me dan solución, a esperar al lunes a que abra la embajada. Ya tengo la dirección, iré en persona. A pesar de la situación, estoy bien tranquilo. He subido a cenar al Ashram Parmarth Niketan. Cómo mola. Se trata de un monasterio para la práctica de yoga y meditación. Tienen alojamiento, seguramente muy económico. Molaría estar unas semanas... Lo que más pereza me da es volver a Delhi después de estos días tranquilos, con mis largos paseos, la paz del Ganges...

Jueves 19 de marzo

Buff... A Delhi!

Buff... A Delhi. Esperemos que pueda volver pronto a casa. He cenado un arroz que era como comer guindillas. Conforme iba masticando poco a poco me ha empezado a entrar un calor... La frente llena de gotas y las narices colapsadas, he tenido que tomarme luego un helado, pero sigo con un calor.

Viernes 20 de marzo

Vuelo

Vuelo Rishikesh-Delhi, para las 20.00 en el hotel Aerocity. Un lujo. Paseo, víveres y relax. A ver qué me dice mañana Air India. Espero salir pronto...

Sábado 21 de marzo

Un hotel que no existe

Air India me comunica que Madrid está cerrado y ellos no pueden hacer nada. Que putada! Me he tomado un par de cafés en el aeropuerto que me han sabido a gloria. He vuelto a Aerocity a buscar el hotel que había reservado, pero no existe, por lo menos en Aerocity como se anunciaban. He reservado uno en un barrio cercano por 30 euros la noche que está bien. Sin noticias de la embajada. El lunes iré en persona. Por la tarde he ido a la zona de Zentral Park. Están cerrando todo.

Me acuerdo de las personas que van a necesitar equipos de respiración e igual no va a haber para todos, me acuerdo de mis padres. Que no les toque...

Domingo 22 de marzo

Entre la tranquilidad y la angustia

La embajada de desentiende... y hay más de 300 españoles esperando que el Gobierno nos dé una solución. El Gobierno indio ha declarado hoy toque de queda hasta las nueve de la noche. He reservado un hotel por 100 euros seis noches. A ver qué tal está, voy a ir reduciendo gastos, parece que voy a estar aquí más tiempo del que quisiera. India ha cerrado los aeropuertos una semana. Esto no ha hecho más que empezar. Cuando se extienda van a cerrar todo (hoteles). Ya me veo en la calle. Habrá que ir a la embajada y sentarse delante. A ratos estoy tranquilo, confiando en la vida, pero otros ratos siento angustia. Ganas de llorar un poco. Me acuerdo de mis padres. Ojalá no estén muy preocupados... Que ganas de volver a estar con ellos, con mis amigos, en mi casa, me acuerdo de ET... Menudo revés nos tenía preparada la vida. Siesta. En realidad me había puesto a meditar, pero me he quedado sopa. De 18.00 a 19.30 he estado paseando por el pasillo. Me había planteado andar una hora y no valía mirar el reloj. Cuando he vuelto a la habitación había pasado una hora y media. Qué raro es el transcurso del tiempo. Luego wathsapp y noticias. A las 21.00 horas terminaba el toque de queda. He salido a pasear y ponía que abrían la tienda 24/7. Estaba sentado fuera, pero no abrían. Ha llegado un indio y me ha dicho que tenía un restaurante, que fuera con el. Enseguida he visto en sus ojos que podía confiar en el. Me ha llevado por unos callejones y hemos entrado en un pequeño local por una puerta trasera. Allí andaban cocinando. He compartido mesa con ellos. Me he sentido acogido, agradecido, en estos días en que los guiris ya no somos bienvenidos. El demonioblanco nos llaman, incluso ha habido agresiones...

Que bien nos va a venir esta crisis para valorar las cosas que importan.

Lunes 23 de marzo

Más vuelos cancelados

Cambio de hotel. La habitación no tiene ventana y está al fondo de un pasillo sin ventilación. Espero no quedarme sin oxígeno. He tomado posesión y he salido a comer al restaurante de ayer. Qué menos. Por la tarde he descubierto cerca una zona con árboles, guay. Se agradece tener un sitio para estar tranquilo. Luego he ido andando hasta el aeropuerto, por pasar la tarde. Han cancelado un montón de vuelos. Me he saltado la norma de no comer animales y he cenado allí arroz con pollo. Le he dado un muslo a un perro y me han llamado la atención. He estado por coger el metro para volver, pero al final he decidido hacerlo andando. Qué bien me siento. Iba andando por la carretera, tranquilo, a gusto, seguro de mí mismo... Esto no tiene precio. No se si será verdad, pero me ha dicho una amiga que van a enviarnos aviones militares para repatriarnos. Espero que no sean yakovleb 42, je je

Martes 24 de marzo

Universo, sácame de aquí

Por la tarde vienen a mi habitación y me dicen que tengo que dejar el hotel. Angustia. Al final no ha sido nada, me han llevado a uno cercano. Qué bien, tiene ventana. Buff! Están cerrando todo. Pensaba ir a la zona de árboles y me dicen que durante tres semanas no se puede salir. Cada vez que bajo se ponen las máscaras y me miran con miedo. Universo, sácame de aquí. Me voy a quedar sin rupias y está todo cerrado para cambiar euros.

Miércoles 25 de marzo

La embajada me lleva a Bulgaria... (o no)

En situaciones así te das cuenta del verdadero valor de las personas. Socorro, mi vecina, por la que siento un gran aprecio, lo mismo que por el resto, me dijo que conoce a unos abogados con un hermano misionero que debe de tener mucha influencia aquí. Enseguida se pudo en contacto. Qué agradecido me sentí. Esa preocupación por ayudarme no se me olvidará jamás. Por otro lado la embajada se ha puesto en contacto para comunicarme que pueden meterme en un vuelo a Bulgaria gratis. De allí me tendría que buscar la vida. Parece que voy a salir, aunque no sea a casa, por lo menos llego a Europa. Es otro mundo. Aviso en el hotel de que por la tarde me voy. El confinamiento es total para todos, los policías andan dando varazos a todo el que ven por la calle. Me dicen en la recepción que no puedo salir. Cuando llega un coche de la embajada con una notificación a buscarme salgo con el ego inflado.

Nos han reunido a diez y nos han filmado a los que hemos querido hablar. Esto a las 16. Controles, checkin, a esperar. Las seis, las siete, las ocho, las nueve... A las diez nos dicen que el vuelo no sale por problemas administrativos. Toda la alegría e ilusión se convierte en pena y frustración. Se ven lágrimas. La realidad es la que es. Enseguida nos hemos rehecho a pesar del disgusto. Creo que esto nos está viniendo muy bien para crecer y valorar lo que teníamos... La embajada nos ha trasladado a un hotel y en principio parece que mañana volaremos. Iñaki el primer secretario de la embajada (creo) es un tío magnífico, simpático, eficiente, humilde, en las colas del checkin le ves ayudando con las mochilas o maletas. No sé a qué hora habrá empezado su jornada, pero a las dos de la mañana con nosotros se encontraba de camino al hotel, con coches oficiales protegiéndonos para que la policía no nos pueda tocar.

Jueves 26 de marzo

Hoy sale otro vuelo... sin nosotros

Hoy sale un vuelo de pago por 500 euros a Viena. Cuatro de los nueve que estábamos esperando se han ido. El resto nos hemos quedado esperando el vuelo a Bulgaria. A las 21.00 horas nos comunican que no sale. Mañana, seguro. Estamos en un gran hotel, podemos estar por las zonas comunes, tenemos una gran terraza con piscina y numerosas mesas y butacas para estar cómodos. Ha surgido una gran amistad entre nosotros. Ha sido mi mejor día de vacaciones... Estoy contento, gracias amigos, gracias vida.Viernes 27 de marzo

He compartido habitación con Yeday, un compañero,  para reducir gastos. Hemos dormido muy bien. En estos hoteles caros las camas son geniales. Ayer me enviaron un contacto del gobierno de Navarra para gente en mi situación, rápido y cómodo a través de WhatsApp. Su manera de prestar ayuda es través de la embajada, les comunique que ya se estaban ocipando así que nada. Luego me escrieron preguntándome a ver si estaba interesado en conceder una entrevista al diario de noticias. Claro...
 
Les envíe copia de mi diario desde que me entero de la cancelación del vuelo y una fotografía de los cinco. 
Por la tarde nos comunican que durante el fin de semana no salen vuelos. Hasta Amanda que es la que peor lo está llevando se lo tomó bien. Mis cuatro compañeros:
Isabel- profesional del turismo enq India. Un gran valor contar co van sus conocimientos. Tanto de la India como de los trámites a realizar para cualquier cosa, véase: reclamaciones a los sinvergüenzas que siguen vendiendo vuelos que nunca van a salir
 
Amanda: enamorada de la India y de los indios. Profesional al cuidado de personas mayores. No le puede faltar el tabaco.
 
Yeday: mochilero, aventurero. Viaja durante largos períodos con lo mínimo, hospedandose en casas locales o sitios muy económicos. Compañero de habitación. Pide unos desayunos pantagruelicos, alimento para todo el día(va incluido en la habitación)Eulogio: aventurero y filántropo. Es socio colaborador de una escuela al norte de Calcuta para las niñas más desfavorecidas. Cuenta historias entrañables y dolorosas( violaciones, ataques con ácido, muertes de niñas por falta de recursos).

Sábado 27 de marzo
Gran desayuno yeday

Sin prisas, luego en bañador a la zona de la piscina. Un rato en la tumbona y después a dar paseos hasta la hora de comer. Por la tarde charlar, un rato de móvil, atender todos los mensajes. Con esto de la publicación del noticiasanda todo el mundo escribiéndome, incluida fefa. Que ilusión me ha hecho. Que alegría volver a escucharla a través de los mensajes de voz. Lo está llevando muy bien, por la tarde sigue impartiendo clases de música a sus alumnos on line. Hemos pedido cena fuera como todos los días y charlado un rato tranquilos. Que bien se está. La única pega los mosquitos que nos acosan incluso yendo embadurnados de repelente. Igual debería haberme puesto la vacunas que me recomendaron. Soy un calamar...

Domingo 29

Como se qué hoy no volamos, paz mental y espiritual, je je.

Sabiendo controlar mente y  respiración podemos ser libres en un metro cuadrado, a mi nunca me ha tocado y sé que lo pasaría fatal, la teoría es muy bonita. Pero si que nuestra manera de respirar puede traernos momentos de calma maravillosos, yo lo noto cuando estoy dando un masaje, como transmito y cómo salen mis clientes después de una sesión...
 
Hoy Amanda no ha bajado en todo el día, a ratos no lo lleva bien, encerrada en su habitación fumando un cigarro tras otro. Cuando ya estaba anocheciendo ha aparecido. Isabel experta en pranayama ha estado ayudándola a salir del bajón, yo con mi optimismo también, al final ha acabado con un subidón, hablando emocionada, riéndose, con brillo en los ojos. Todo esto los tres juntos,un rato abrazados, sin mascarillas, saltandonos todas las normas. Los indios del hotel nos miran alucinados. Hemos cenado con otros españoles que han aparecido hoy, se le ve bastante bien, se han retirado pronto. Mis compis se han agenciado unos vasos de Roma precio de oro. Charla buena, compañía y poca prisa por acostarnos.
 
Este hotel, Lemon tree, me ha sorprendido, reciclan el agua y tienen empleado en el servicio de habitaciones a un sordomudo.

Lunes 30
 
13:30 La embajada nos comunica que el dos de abril hay un vuelo a Helsinki, que no saben cuánto cuesta. Que no lo compartamos con los otros grupos. La gente está muy nerviosa. Yo paso, a los compañeros que volaron a Viena les costó llegar cuatro días, con vuelos cancelados y gastando mucho dinero que no van a recuperar. Véase: las compañías aéreas no devuelven el dinero, con suerte te dan un vale para volar en otra ocasión con ellos...
 
Martes 31
 
Nos avisan de un vuelo seguro.
 
Es para repatriar franceses y tiene todos los permisos. 570€, los franceses pagan lo mismo. Lo cogemos los cinco. Alegría, una vez hechas las gestiones tranquilidad. Hay que salir de aquí como sea antes de que esto explote. De todas formas de exteriores tendrán que organizar un vuelo a Madrid. Hay muchos españoles aquí.
 
Miércoles 1 de abril
 
Baja Isabel y nos dice que va a haber un vuelo de repatriación directo a Madrid, era de esperar, será de pago...en fin, lo hecho, hecho está. En 36 horas dejamos este gran país. Volveremos. Amanda al enterarse de ha puesto furiosa, bueno, yo creo que todos, si llegamos a esperar un día, directos a Madrid y segurente por mucjoenos dinero. No se si la embajada tendría conocimiento de este vuelo, si es así, se ha portado pésimamente. En fin, lo importante es que todos vamos a volver pronto....
 
Jueves 2
 
Por la mañana recibo un correo diciéndome que se ha anulado el vuelo a París. Susto, cansancio, resignación. Me pongo en contacto con la embajada y me dicen que se trata de un error. A ver... Si no queremos pagar otro día deboscdejar la habitación para las tres. Que pereza hacer la mochila e ir al aeropuerto imonton de horas igual para nada. Por si acaso ya he cogido el vuelo Paris Madrid 60€ si acaso no llegamos no es mucha pérdida...

Continúa jueves dia dos

Tarde en el recinto de la piscina, ayer llegó un montón de gente nueva al hotel. Un grupo de religiosos, algunos hippys, muchos rusos. De entre ellos una chica me cautivó, muy fina, muy bella, tumbada en una hamaca mirando el móvil. Me acerqué a ella con el traductor y le pregunté su nacionalidad para programar el idioma. Le escribí: Eres la mujer más guapa que he visto en mi vida, puedo hacerme una foto contigo. Sonrió, me miró dulcemente y me dijo que si...



Sobre las nueve vinieron dos coches de la embajada para llevarnos al aeropuerto. Check-in y a la una de la mañana levantamos el vuelo. Sensaciones encontradas, alegría, tristeza. Ojalá las altas temperaturas frenen el contagio. Agur India... Volveré