Más de 23.000 batas 'solidarias'

Concluye el trabajo voluntario de confección llevado a cabo por 80 personas en Refena y Egatex (Estella)

24.04.2020 | 16:01
Más de 23.000 batas 'solidarias'

PAMPLONA. Representantes del Colegio Oficial de Enfermería de Navarra han recogido este mediodía el último lote de batas sanitarias de protección confeccionado por unas 80 personas voluntarias apoyadas por una veintena de empresas y entidades bajo la coordinación de personal del Departamento de Desarrollo Económico. Desde el 2 de abril, han elaborado en Refena 16.000 batas homologadas para la protección de los sanitarios de Navarra y otras 7.500 en las instalaciones de Egatex, en Estella.

Con el acto de entrega se ha dado por concluido el trabajo de corte, confección, lavado, empaquetado y distribución de las batas por los centros hospitalarios.

En el acto de despedida en Refena se han dado cita más de un centenar de personas entre personas voluntarias, representantes de las empresas que han puesto su maquinaria, sus instalaciones y los embalajes para esta factoría express que ha ayudado a proveer al Complejo Hospitalario y el Hospital García-Orcoyen, de Estella, de estos equipos imprescindibles para la protección del personal sanitario.

7.500 BATAS PARA EL GARCÍA-ORCOYEN

En el caso de Estella, la empresa de confección Egatex prestó varias de sus máquinas de coser al Gobierno para su uso en Pamplona. En un segundo momento, responsables de la planta se plantearon dar uso a las máquinas que les había quedado en la planta. Con personas voluntarias y con el material y patronaje proporcionado por Desarrollo Económico, han abastecido a su hospital de referencia con 7.500 batas cosidas en Estella.

El Gobierno foral ha señalado que, a la demanda del Colegio de Enfermería de más batas para la protección del personal sanitario, respondió personal de la Dirección General de Política De Empresa, Proyección Internacional y Trabajo. El 21 de marzo funcionarias de esta unidad se pusieron en marcha para buscar una ubicación, empresas con máquinas industriales de coser y personas voluntarias que supieran manejarlas. Otras entidades e instituciones públicas también han aportado su esfuerzo para crear una vía de autoabastecimiento de estos equipos con otras tareas de importancia, como el traslado de las máquinas, el acondicionamiento de un ala de Refena para trabajar cumpliendo las condiciones sanitarias requeridas en este contexto de epidemia, ha indicado el Ejecutivo.

El Servicio Navarro de Salud realizó test de detección del COVID-19 a todas las personas que iban a trabajar en la elaboración y distribución de las batas para garantizar su seguridad. Además, el Departamento de Salud validó la calidad de los primeros elementos confeccionados.

Previamente, el empresario José Luis Salcedo había localizado los tejidos apropiados para la confección, que fueron adquiridos por el Departamento de Desarrollo Económico, así como del resto de materiales necesarios.

Empresas navarras como Alvaro Salcedo SL, Creaciones Selene, Egatex, la congregación de Carmelitas de Pamplona, Texartu y Galeo Enrollables SL., Arreglos Textiles Eguzkilore, así como varias personas particulares cedieron sus máquinas de modo desinteresado. Siemens Gamesa ayudó con el traslado y adaptación de una máquina para el corte de los tejidos.

Otras compañías como Valsay y Smurfit Kappa Zona Norte aportaron los embalajes necesarios para el traslado del material confeccionado.

Además, el Grupo Zunzarren, actual empresa arrendataria de Refena, cedió gratuitamente las instalaciones en donde se ha ubicado la factoría.

El Colegio de Ingenieros Industriales de Navarra también se involucró en el diseño industrial de la planta y la organización del trabajo, de acuerdo a las medidas de prevención de riesgos establecidas por el Departamento de Desarrollo Económico y Empresarial.

En alguno de los múltiples pasos necesarios para organizar el suministro, fabricación, transporte y entrega también participaron empresas y entidades como la Policía Municipal de Pamplona, la UME, la ONG-SAR Navarra, la empresa de restauración en vending AB Servicios Selecta España y la Policía Foral.

Una cadena de mensajes de whathsapp sirvió para reclutar a las personas voluntarias, especialmente a aquellas más diestras en el manejo de las máquinas de coser, encargadas del cosido de las batas.