JUEGOS
Moncayola y Mikel Merino no participan en la victoria ante Australia (1-0)

10.000 mayores al aparato

10.05.2020 | 01:22
Voluntarios y voluntarias del turno de mañana realizan llamadas a personas mayores desde el Centro de Operaciones de Cruz Roja, en Pamplona.

El sentimiento de soledad agravado por el confinamiento y la incertidumbre de no saber qué va a pasar en el futuro son algunas de las preocupaciones que el voluntariado de Cruz Roja detecta diariamente en las personas mayores, que se sienten vulnerables ante las consecuencias de la pandemia.

CAMPAÑAS activas

Socios mayores de 65 años. Cruz Roja ha habilitado una campaña dirigida a sus socios mayores de 65 años para informarles de medidas preventivas y conocer su estado.

Personas mayores que viven solas. Por otro lado, realiza llamadas a personas mayores que viven solas y que forman parte de sus programas para acompañarlas en este confinamiento, que agrava el sentimiento de soledad, y atender sus necesidades..

Personas cuidadoras. Una tercera campaña está dirigida a personas cuidadoras en el ámbito familiar para ofrecerles apoyo y resolver sus dudas en los procesos de cuidado, además de para darles consejos relacionados con el COVID-19.

El sentimiento de soledad ya estaba presente en la vida de muchas personas antes de que tuviéramos que confinarnos en casa y evitar lo máximo posible el contacto con los demás, pero esta situación está provocando que esa sensación se agrave, sobre todo en las personas mayores. Esto, sumado al hecho de pertenecer a uno de los grupos de población más afectados por la pandemia y a la incertidumbre de no saber qué va a pasar en el futuro, causa que, en ocasiones, estas personas se sientan muy vulnerables.

Así lo detectan los voluntarios y voluntarias de Cruz Roja que se están poniendo en contacto con alrededor de 10.000 personas mayores —que han formado parte los programas de la entidad— con el objetivo de servirles de compañía y atender sus preocupaciones. Un servicio que llevan a cabo desde todas las Asambleas Locales con las que Cruz Roja cuenta en Navarra.

En el Centro de Operaciones situado en Pamplona, en una jornada pueden llegar a realizar unas 200 o 300 llamadas, en las que lo más importante es saber cómo se encuentra la persona que está al otro lado del teléfono y si necesita ayuda.

En el mejor de los casos, esta le explica al voluntario que está llevando bien el confinamiento y que tiene un entorno en el que apoyarse. Otras veces, en cambio, se detecta que la persona está viviendo un momento complicado, como es el caso de quienes han sufrido una pérdida significativa durante estos días y están pasando un duelo. Por otro lado están quienes señalan que el confinamiento no ha cambiado su día a día, ni en su rutina ni en el contacto con otras personas.

Para los casos más difíciles, en los que se detecta sensación de angustia, Cruz Roja ha habilitado un recurso en el que un grupo de psicólogas atiende las llamadas que les derivan desde el Centro de Operaciones. Además de las salientes, existen las llamadas de seguimiento a las personas que solicitan que les llamen cada semana, y las entrantes, es decir, las que reciben de la ciudadanía.

noticias de noticiasdenavarra