Cierra Fuerte Príncipe tras atender a 9 pacientes de covid sin domicilio

Con la entrada en la fase 2, hoteles utilizados como recursos intermedios recuperan ya su actividad

23.05.2020 | 01:18
Personal que ha atendido la residencia Fuerte Príncipe con la consejera de Derechos Sociales. Foto: cedida

pamplona – La Residencia Fuerte Príncipe, que habitualmente es ocupada por jóvenes y deportistas, ha cerrado sus puertas como recurso intermedio del coronavirus tras mes y medio de actividad y después de haber acogido a 9 personas enfermas que no disponían de residencia o no podían mantener condiciones de aislamiento. Los ocupantes de este servicio han sido personas autónomas, en situación de exclusión social o en riesgo de estarlo, afectados por covid-19, que no han precisado de cuidados asistenciales y clínicos complejos y que carecían de espacio adecuado para su aislamiento.

Tras el alta de la mayor parte de las personas acogidas, los responsables del centro en coordinación con los responsables de Salud han optado por efectuar dos traslados. El primero de ellos ha sido enviado a otro centro sociosanitario habilitado por el Departamento de Salud y la segunda persona ha sido alojada en una residencia de mayores.

Desde su apertura, el pasado 6 de abril, en la residencia Fuerte del Príncipe se ha atendido a un total de 9 personas. La mayoría de ellas se han mantenido casi desde el principio. El 33% no contaban con domicilio habitual con antelación a su ingreso y en el 83% de los casos ha sido necesario gestionar un recurso residencial a su salida del centro, informa el Gobierno de Navarra.

La consejera de Derechos Sociales, Mª Carmen Maeztu, señaló que "este cierre es una buena noticia, significa que avanzamos hacia una nueva etapa y que la pandemia va remitiendo". Este centro se habilitó en apenas diez días y contaba con 17 plazas, ampliables, aunque finalmente no ha sido necesario utilizarlas todas, puesto que el número máximo de personas atendidas ha sido de nueve.

Este recurso ha sido gestionado por un equipo compuesto por una directora técnica, responsable de realizar la atención presencial y localizada, profesionales de trabajo social y educación social para una cobertura del servicio de 24 horas, y auxiliares de enfermería, mañana y tarde, y personal de servicios generales propio de la residencia juvenil con cobertura las 24 horas del día. Añade el Gobierno foral que fue necesario contratar limpieza, lavandería, catering diario y seguridad.

Las personas que han ocupado el centro lo han hecho derivadas por los servicios sanitarios, responsables de valorar, entre todos los dispositivos de atención al covid-19, el recurso más adecuado a la situación sanitaria de cada persona. Todo ello ha tenido lugar en coordinación con los servicio sociales de base de referencia. Concretamente llegaron a Fuerte Príncipe derivadas desde los centros de salud de Orkoien, Tafalla, Txantrea, Azpilagaña, Berriozar y San Juan. También desde el Complejo Hospitalario y de Clínica San Miguel. Maeztu destaca "la buena coordinación entre instancias del Gobierno para su puesta en marcha".

se van cerrando recursos El Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea (SNS-O) habilitó los pasados 27, 29 y 31 de marzo, mediante respectivas ordenes forales de la consejera de Salud, primero los hoteles Iruña Park, El Toro y la residencia Esclavas de Cristo Rey; seguidamente los hoteles Bed4u y Maisonnave, y por último al Hotel Bed4u de Tudela para su uso sanitario en los que asistir a pacientes positivos por covid-19.

Asimismo, el SNS-O adecuó el 29 de marzo, los hoteles Tres Reyes, Albret, Blanca de Navarra y Sancho Ramírez para alojamiento del personal del sistema sanitario de Navarra (público y privado). A día de hoy, continúan habilitados como estos recueros intermedios la residencia Esclavas de Cristo Rey, en Burlada, para acoger a toda la población que por la infección covid-19, que no haya podido hacer el aislamiento en su domicilio, y el Hotel Albret que sirve de alojamiento para facilitar el descanso de personal sanitario con problemas de movilidad o evitar posibles contagios en su domicilio. En la actualidad permanecen 45 profesionales en este último establecimiento situado en el barrio de Mendebaldea de Pamplona.

El resto de hoteles y estancias han ido recuperando su función habitual. Cabe recordar que con la nueva fase que entrará en vigor la próxima semana en Navarra, los hoteles podrán reanudar su actividad habitual aunque con las restricciones que se han establecido. La presidenta de la asociación de hoteles, que es la gerente de El Toro, Sara Martínez precisó que efectivamente esta semana han sido desalojados todos los hoteles excepto Albret y Abba Reino de Navarra. Añade que para servicios esenciales estaban abiertos el Sercotel Iriguibel y El Toro y que la semana que viene abrirá Tres Reyes y el Hotel Andía. El resto de establecimientos, de momento, esperarán a que haya movilidad entre provincias, circunstancia que se espera para junio.