Navarra no duerme: consejos para conciliar el sueño en las noches tropicales

08.08.2020 | 18:29
Un hombre echa una cabezadita en el pantano de Alloz

La expresión noche tropical se utiliza en meteorología para designar a aquellas noches en que la mínima no baja de los 20 grados. Es un término muy utilizado en climatología, sobre todo en los meses de julio y agosto, que es cuando se dan con más frecuencia. En Navarra, la pasada noche y la que está por venir las temperaturas están dificultando dormir con normalidad. Caras somnolientas, irritabilidad, malestar, cansancio... son síntomas que hemos podido ver en las caras de familiares, amigos y compañeros este sábado y que se repetirán el domingo.

Cuando las noches son muy calurosas, con una elevada humedad ambiental y las mínimas se quedan por encima de los 20 grados centígrados, las temperaturas dentro de las casas se sitúan por encima de ese valor, y aquí viene el problema puesto que con temperaturas nocturnas por encima de los 22 grados y con humedades relativas de más del 60%-70% resulta complicado poder dormir en condiciones.

En noches tropicales y con mucho bochorno, el cuerpo realiza un trabajo extra para poder ventilar y disipar el calor interno, siendo difícil dormir en condiciones. Soportar el calor sofocante de día es duro pero, cuando las temperaturas mínimas no descienden lo suficiente al anochecer y no bajan de los 20º - 21º grados, simplemente no podemos dormir y el insomnio puede incluso llevarnos a situaciones de nerviosismo y ansiedad.

Algunos consejos para conciliar el sueño en una noche tropical y sin aire acondicionado son:
-los alimentos de alto valor calórico, como las grasas, pueden aumentar la temperatura corporal y las proteínas de origen animal pueden contribuir a que no se disipe el calor. Lo ideal sería por la noche tomar comidas frías y ligeras evitando bebidas con alcohol y por supuesto la cafeína.
-Prepara la habitación para tenerla lo más fresca posible cuando llegue el momento del descanso. Las persianas han de estar bajadas durante todo el día, para evitar que la luz natural eleve la temperaturas. Ventila solo a primera hora de la mañana y luego, al anochecer.
-Evita cualquier electrodoméstico encendido en el cuarto donde vas a dormir. La televisión, un ordenador conectado, hasta un simple móvil o tablet... te van a dar luz y calor extra.
-No hagas ninguna actividad estresante en las horas previas a acostarte (tampoco deporte).
-Si quieres darte una ducha para dormir más fresco, hazlo, pero con agua templada y no fría. Si el agua está demasiado fría, se aumenta el gasto energético del organismo y aumenta la temperatura corporal en compensación.
-Fíjate también en la ropa de cama que, tal vez ,también te esté dando más calor del que puedes soportar. Sábanas de algodón transpirable son las mejores para estas largas noches en las que la habitación parece una sauna.
-Cuando no hay aire acondicionado es habitual recurrir a ventiladores, pero en lugar de enfocarlo directamente sobre la cama puede ser útil apuntar el aire hacia la ventana para evitar la entrada del calor.
-Si no hay manera de conciliar el sueño, no des vueltas en la cama durante horas. Es preferible que te levantes y te "despejes" unos minutos (aprovecha para un vaso de agua extra que te hidrate) antes de volver a intentar que el esperado sueño llegue.