Continúa la búsqueda del barranquista navarro desaparecido en Suiza

La búsqueda del barranquista de Allo fue interrumpida el viernes por culpa de la lluvia y ven poco probable que siga con vida - Las labores de salvamento de Diego Maeztu se reanudan "en grupos reducidos"

15.08.2020 | 01:01
A la derecha, imagen del barranco que descendían los fallecidos, que fueron encontrados en el embalse de Giwerwald (a la izquierda). Foto: Efe

PAMPLONA – La búsqueda del barranquista navarro desaparecido el miércoles en un accidente en Suiza donde fallecieron tres de sus compañeros se suspendió ayer como consecuencia de la lluvia, según informó el portavoz de la policía local, que consideró poco probable que Diego Maeztu Martínez de Morentin, de 38 años y vecino de Allo, sea hallado con vida.

Las labores de salvamento del cuarto deportista implicado en el accidente cuando practicaban barranquismo en las gargantas de Parlitobel quedaron ayer interrumpidas por cuestiones de seguridad y se reanudan "en grupos reducidos", según subrayó el portavoz Florian Schneider, citado por la agencia de noticias suiza ATS.

Los cuatro turistas, todos hombres de entre 29 y 47 años de edad y con una amplia experiencia en el descenso de barrancos y otros deportes en el medio natural, fueron arrastrados por el agua y las rocas durante una fuerte tormenta cuando se encontraban en la garganta Parlitobel de la localidad de Vattis, en el cantón suizo de San Galo (este del país).

Los cuatro barranquistas habían viajado a Vattis junto a dos mujeres, una de ellas esposa de una de uno de los fallecidos, que se habían separado de los barranquistas hacia las 16.00 horas y se habían dado cita con ellos en una sección río abajo tras el cañón.Una fuerte tormenta con precipitaciones de entre 25 y 30 litros por metro cuadrado cayó sobre las 18.30 horas en la zona, con un nivel dos sobre tres de riesgo, y las mujeres llamaron a la policía alrededor de media hora después al ver que los cuatro hombres no se presentaban en el lugar convenido.

EN EL EMBALSE DE GIGERWALD Los cadáveres de Mikel Zabalza Hernández, de 29 años y vecino de Uharte Arakil; Mikel Lasa Mendizabal, de 33 años y vecino de Allo, y de Tontxu González Ortiz de Murua, de 47 años y vecino de Güeñes (Bizkaia) fueron encontrados en la noche del miércoles al jueves en el embalse de Gigerwald, y durante todo el día del jueves continuó la búsqueda del cuarto barranquista, con la participación de submarinistas, perros y varios helicópteros.

Por su parte, las autoridades diplomáticas españolas se mantienen en contacto con Zurich para ultimar los trámites que permitan la repatriación de los cuerpos de los fallecidos. El Gobierno de Navarra, a través de su Dirección General de Acción Exterior, también ha prestado su colaboración para la consecución de dichas gestiones, si bien aún no hay fecha concreta para la repatriación de los barranquistas navarros y vizcaíno.

El Ayuntamiento de Güeñes trasladó ayer sus condolencias a la familia de Tontxu González, vecino de la localidad vizcaína, a través de un comunicado colgado en su página web, en el que mostró todo su "apoyo" a "los amigos y familiares de los jóvenes" que sufrieron "un fatal accidente mientras practicaban barranquismo al norte de Suiza". El Consistorio vizcaíno mostró su apoyo y condolencias "en especial a la familia de Tontxu González vecino del municipio y miembro del grupo alpino Azpigorri".

Las zonas alpinas de Suiza son un destino frecuente para los amantes del barranquismo, deporte de riesgo, y son también habituales los accidentes relacionados con esta práctica en el país centroeuropeo. El peor de las últimas décadas se produjo en 1999, cuando 18 deportistas y tres guías de Australia, Sudáfrica, Nueva Zelanda, el Reino Unido y Suiza murieron en una riada cuando hacían barranquismo en el cañón de Saxetbach, en la turística zona de Interlaken .

TESTIGO DIRECTO

"SUS ALMAS ESTÁN AHÍ"

Emotivo mensaje. Julen Villoria, vecino de Allo que no pudo unirse a tiempo a la fatídica expedición, compartió ayer un emotivo mensaje con sus allegados en el que indicó que sus amigos y compañeros en la práctica deportiva fueron víctimas de una ola formada por "una tormenta eléctrica impresionante" y que los barranquistas murieron como consecuencia de los golpes contra las rocas, no por ahogamiento. "Era una grieta y no tuvieron escapatoria", relató Julen en el mensaje que también llegó a la comunidad montañera de Navarra. El propio Julen, explicó, tuvo que identificar los cuerpos de las víctimas en la madrugada del jueves y, aunque intentó colaborar en la búsqueda del cuerpo de cuarto barranquista, para cuyo salvamento las autoridades suizas utilizaron drones y helicópteros, el vecino de Allo decidió horas después regresar a Navarra. "Este es el barranco y este es el lago, sus almas están ahí, es un sitio que la verdad que se iguala a la belleza que desprenden estas personas, pero una injusticia así, no sé..., dan ganas de que reviente todo", concluyó.

noticias de noticiasdenavarra