Navarra recalca la importancia del buen uso de las chimeneas para prevenir incendios en las viviendas

El Gobierno recomienda comprobar que está aislada del resto de elementos de la casa y realizar mantenimientos

07.11.2020 | 10:16
Un bombero trabaja sobre el tejado de una vivienda tras un incendio, en Bidaurreta

El Gobierno de Navarra, a través del Servicio de Bomberos, recuerda la importancia del buen uso, del mantenimiento y del aislamiento de las chimeneas como medida de prevención de incendios en las viviendas y ofrece una serie de consejos básicos sobre su uso correcto y adecuado mantenimiento.

En concreto, se recomienda contratar la construcción o reforma de chimeneas con profesionales, ya que el tiro o conducto de evacuación de los humos -en su trayectoria vertical buscando el exterior- atraviesa forjados y cubiertas que deben estar perfectamente aislados del calor, por lo que se debe comprobar siempre que exista aislamiento y cumpla los estándares de calidad.

La madera al arder destila una serie de aerosoles que se van depositando a lo largo de las paredes del conducto o tiro de la chimenea. Al acumularse, crean una costra alquitranosa llamada creosota que, si adquiere cierto grosor, se puede poner incandescente y arder. Una chimenea con un alto nivel de creosota es muy peligrosa y es fácil que provoque un foco de ignición en la estructura de la vivienda. De hecho, este es el principal motivo de estos incendios, ha destacado en un comunicado el Ejecutivo foral.

Para evitarlo, el Gobierno de Navarra recomienda deshollinar la chimenea todos los años si se utiliza a diario y, al menos, cada dos o tres años si se hace con menor frecuencia, por ejemplo, en segundas viviendas. Estas labores deben ser realizadas por profesionales, sobre todo teniendo en cuenta que son trabajos en altura.

El último bloque de consejos se refieren al buen uso, empezando por evitar sobrecargas de leñas y utilizar leñas secas y duras, como roble, encina o haya, que generan más calor y menos creosotas que las blandas, como pino o chopo.

Se debe crear una zona de seguridad no colocando a menos de dos metros de distancia del fuego ningún material combustible y utilizar chimeneas con tapa para evitar el salto de chispas o pavesas. Igualmente, es importante mantener una ventilación constante de la estancia y asegurarse de apagar totalmente el fuego, sobre todo, antes de marcharse de una segunda vivienda o al acostarse.

Además, la instalación de un detector de incendios ubicado correctamente es una excelente medida de precaución para detectar a tiempo el inicio de un incendio.

Por último, el Gobierno de Navarra recuerda que si a pesar de haber tomado todas las precauciones, se ve humo o fuego, se debe llamar inmediatamente al 112. Después de llamar, hay que apagar la chimenea, y, si la persona que lo ha detectado se siente capaz, intentar sofocar el fuego mientras llegan los bomberos, pero siempre sin ponerse en peligro.