La hostelería navarra confirma que las actuales restricciones se mantendrán durante Semana Santa

Bares y restaurantes mantendrían abierto tanto sus terrazas como los interiores, éstos a un 30% de aforo, al menos hasta el 8 de abril

22.03.2021 | 19:44
Ambiente de una terraza en Pamplona durante el pasado fin de semana.

La Asociación de Hostelería de Navarra ha desvelado, a través de su perfil en la red social Twitter, que Salud Pública les ha comunicado que no habrá cambios en la actual Orden Foral, cuya vigencia finaliza el jueves. Por tanto, las actuales restricciones se prolongarán y los bares y restaurantes podrán abrir al menos hasta el 8 de abril, incluyendo la Semana Santa, el 30% de sus interiores además de las terrazas.



De no haber más cambios, el cierre de los establecimientos hosteleros continuaría siendo las 21 horas incluyendo el desalojo, y el límite del servicio a recoger y a domicilio se mantendría a las 22.30 horas. En cuanto al aforo por mesas, seguiría siendo de máximo 4 personas, ampliable hasta 6 si se puede garantizar la distancia de 1,5 metros entre ellas.

La que afecta a la hostelería es una de las principales medidas que prorrogará Navarra al menos hasta el 8 de abril, en una nueva Orden Foral –la vigencia de la actual finaliza este jueves– en la que no se contemplan apenas modificaciones salvo las específicas para Semana Santa. Durante este periodo festivo, tal y como ocurrió en el puente de San José, las reuniones en el ámbito privado se limitarán a convivientes y seguirán vigentes el toque de queda de 23 a 6 horas y el confinamiento perimetral, entre otras restricciones. En cualquier caso, todas ellas se concretarán este miércoles al mediodía tras la sesión de Gobierno.

En este sentido, la presidenta de la Asociación de Hostelería y Turismo de Navarra (Aehn), Ana Beriáin, ha afirmado, en declaraciones a Europa Press, que el sector no entendería en estos momentos "un cambio de criterio" y que el Gobierno foral volviese a cerrar los interiores de la hostelería.

Beriáin ha explicado que desde la asociación se han puesto en contacto con Salud Pública para conocer si se barajan nuevas medidas de restricción de cara a Semana Santa, y ha señalado que desde Salud les han trasladado que por "ahora" no contemplan "ningún cambio".

La presidenta de la asociación ha afirmado que entienden que desde Salud hayan querido ser "prudentes" fijando los aforos de interiores al 30%, pero ha insistido en que no se entendería "un cambio de criterio en este momento y volver a cerrar los interiores".

Por su parte, el secretario general de la (Aehn), Nacho Calvo, se ha mostrado este lunes "contento" con la decisión de prorrogar las actuales medidas en lo que a los bares y restaurantes se refiere, ya que aunque la subida de casos les da "preocupación" esta solo se ha mostrado a la cuarta semana de abrir los interiores de los establecimientos.
 
"Hemos pasado por varias fases, y solo en la última ha habido subida. Además, deberíamos estar al 50% de aforo, así que un cierre no lo entenderíamos", argumentó ayer Calvo, refiriéndose a que en el semáforo que marca las medidas se contemplaba que con una incidencia por debajo de 150 (la situación actual es de 156 tras el aumento de casos de los últimos días) la capacidad máxima de la hostelería debería estar a la mitad. "Entendemos que haya precaución, pero la tiene que haber tanto para subir como para bajar", ha asegurado el secretario general.
 
Sobre la situación del sector para la Semana Santa, Calvo vaticinó que "no habrá excesos" por parte de los clientes, ya que el confinamiento perimetral permitirá movilidad interna y una descentralización de la actividad, que ha hecho que "los campings, hoteles y casas rurales tengan una buena ocupación" mientras que los bares y restaurantes de los barrios "sobrevivan". "Por lo menos ahora se está trabajando, y eso mejora la salud mental", ha afirmado.
 
Sobre los horarios, que seguirán como hasta ahora, Calvo admitió que "esperaba" que se ampliasen una hora más, hasta las 22 horas, pero no ha sido así, algo que "hace daño" a la caja. " Hacen más daño los horarios que el aforo, porque no se permite dar cenas y es una buena parte de la facturación", ha denunciado.