Un bosque de andamios rodea la Catedral de Notre Dame dos años depués del incendio

El polvo de plomo que impregna muros y pinturas hace más lento el trabajo

11.04.2021 | 01:41
Vista general de la catedral de Notre Dame en obras, dos años después del incendio. Foto: Sadak Souici

Paris – A pocos días del segundo aniversario del incendio de Notre Dame de París, los responsables de su reconstrucción organizaron ayer una visita virtual en la que se pudo ver el bosque de andamios que envuelve los muros para consolidar la estructura antes de empezar la reconstrucción.

El general Jean-Louis Georgelin, que es el responsable de las obras, explicó que, de acuerdo con su programación, la restauración propiamente dicha "tiene que iniciarse en el segundo semestre de 2021".

"Ahora –subrayó– mi preocupación es conseguir una planificación rigurosa para fijar nuestro camino para la reapertura al culto en 2024".

También será en 2024, aunque todo no esté finalizado, cuando se puedan reanudar las visitas turísticas a uno de los edificios más emblemáticos de la capital francesa, cuya historia quedó marcada por el fuego que se declaró en la tarde del 15 de abril de 2019 en la techumbre, en una zona donde se estaban llevando a cabo unas reformas.

las huellas del siniestro Las huellas del hundimiento de la aguja de la catedral en el transepto, que fue el momento más espectacular y más trágico del siniestro, son todavía bien perceptibles, en particular en el suelo que, como mostró Georgelin "quedó totalmente destruido" en esa zona.

Allí hubo que retirar todos los vestigios que se habían venido abajo, en primer lugar con robots porque la entrada de personas era peligrosa ante el riesgo de derrumbes.

Una de las tareas más delicadas en esa fase fue desmontar el andamiaje que rodeaba la aguja, en total 300 toneladas de piezas metálicas que se fueron extrayendo con unas grúas articuladas y con especialistas en trabajos de altura. Eso terminó a finales de 2020.

Ahora continúan los esfuerzos para consolidar las bóvedas y en paralelo –señaló el general– se seleccionaron un millar de robles en un bosque del oeste de Francia que servirán para rehacer la techumbre bajo la aguja.

el polvo de plomo El fuego fundió en la cubierta las placas de plomo, lo que volatilizó un polvo extremadamente contaminante que en parte se precipitó sobre el propio edificio y que no solo obliga a utilizar técnicas especiales para extraerlo de los muros y de las pinturas, sino que ralentiza el trabajo.

En los protocolos de esta reconstrucción que se pretende modélica desde el punto de vista de la seguridad laboral, se estableció que cada vez que se entra y se sale del recinto hay que ducharse para desprenderse de ese polvo de plomo que lo impregna todo.

Amélie Strack, especialista de la restauración de esculturas y de la piedra, que se encarga actualmente de la limpieza de la capilla de Nuestra Señora de Guadalupe, contó cómo empezaron con una aspiradora mecánica antes de utilizar lápices de rayos láser para las junturas y para las policromías y productos que no contengan elementos abrasivos. "Cada obra es única. Hay que reflexionar sobre el procedimiento", puntualizó Strack.

El gran órgano fue uno de los elementos que se salvó del incendio en 2019, pero sus 8.000 tubos tuvieron que ser desmontados y sacados de la catedral.

datos

Visita virtual. Permitió comprobar como los colores de las pinturas volvieron a recobrar la vitalidad, las cuales se conservan desde la restauración a mediados del siglo XIX.

El órgano que no se quemó. Fue uno de los únicos elementos dentro de la catedral que se salvó de las llamas. A pesar de estar intacto, sus tubos tuvieron que ser desmontados y sacados fuera para continuar con los trabajos de reconstrucción. reconstrucción

Jean-Louis georgelin "Hay que fijar nuestro camino para la reapertura al culto en 2024"

A pesar de que los trabajos arquitectónicos no estén finalizados, se pretende volver a ofrecer las visitas a los turistas.

noticias de noticiasdenavarra