Coronavirus en Navarra: Salud alerta de la creciente presencia de casos de cepa sudafricana y brasileña

No ve significativo el aumento de casos de Covid-19 en la última semana y destaca el descenso en los ingresos - El virus circula con "nivel bajo de intensidad y de gravedad", y "tendencia estable"

02.06.2021 | 11:09
Un agente de Policía Foral enseña su DNI a una administrativa antes de recibir la segunda dosis de AstraZeneca

Salud Pública constata que en la última semana se ha detenido el descenso de la incidencia de diagnósticos de infecciones por SARS-CoV-2 en Navarra, un dato que no ve especialmente significativo. Sin embargo se ha detectado un número creciente de casos probables de las variantes sudafricana y brasileña que podrían conllevar mayor transmisibilidad y cierto grado de evasión al efecto de la vacuna, por lo que son objeto de especial seguimiento y de medidas preventivas más estrictas para evitar su difusión poblacional en Navarra.

La Comunidad foral ha decidido mantener las actuales medidas preventivas en la hostelería en lo que a horarios y aforos se refiere. En su sesión de hoy se ha aprobado un Decreto-ley Foral con medidas en materia de hostelería, federaciones deportivas y juego, con las que se pretende reducir el impacto que la crisis sanitaria del coronavirus ha generado en estos sectores.

Aunque no se observa por el momento una repercusión del alza de positivos en el número de ingresos hospitalarios, "no podemos descartar que pueda producirse en las próximas semanas", destaca el Ejecutivo, que hace hincapié en que "conviene que la población siga manteniendo las medidas preventivas en lo posible y vaya relajándolas de forma muy gradual" en función de la situación epidémica. La contención de la entrada y difusión de las variantes preocupantes (Sudafricana, Brasileña, India, etc.) han de ser "un objetivo fundamental" para evitar posibles repuntes de la incidencia y el aumento de casos en vacunados.

En todos los casos sospechosos de estas variantes el aislamiento se debe ampliar a 14 días. A pesar de que los niveles de incidencia son moderados, "todavía estamos en situación epidémica y se puede reactivar la circulación del virus". Las personas vacunadas han de seguir manteniendo las medidas preventivas, reclama Salud.

Las crecientes coberturas vacunales, las medidas preventivas que se aplicaron tras la Semana Santa, y la transición meteorológica hacia días más cálidos, habían favorecido el descenso de contagios en las semanas previas. La suavización de algunas medidas preventivas en las últimas semanas parece haber sido suficiente para frenar el balance favorable a la contención de la transmisión del virus.

No es descartable que puedan producirse nuevas ondas epidémicas si el aumento de la interacción social rompe el balance de los factores mencionados, o si llegan a extenderse variantes que evadan el efecto de la vacuna. El efecto máximo de la vacunación no se alcanza hasta 14 días después de completar la pauta. Además, las personas vacunadas todavía pueden adquirir la infección y presentar formas graves.

También pueden transmitir la infección, por lo que deben seguir manteniendo las medidas preventivas, aunque el riesgo sea mucho menor que en no vacunados, manifiesta Salud Pública.


Uso de mascarilla

La presidenta de Navarra, María Chivite, ha insistido este miércoles en que la Comunidad Foral tiene su hoja de ruta para el proceso de desescalada, que es "lento, progresivo pero sobre todo prudente", sin contemplar en este momento una flexibilización del uso de la mascarilla en los exteriores.

Tras reconocer que "todos estamos deseando quitarlas", ha manifestado que "llegará el momento oportuno, que no es este, será cuando tengamos un porcentaje de la población vacunada más elevado".

La presidenta ha reiterado además que desde que aumentó el ritmo de vacunación es preciso fijarse en el número de casos, en las incidencias acumuladas, en la presión hospitalaria, y ver si el sistema es capaz de atender a las personas.

Al respecto ha subrayado que con la vacunación la edad media de los contagios ha bajado de manera significativa y con ella la gravedad.

Informe epidemiológico

En la semana del 24 al 30 de mayo se han confirmado 470 casos por PCR o por antígeno (71 por 100.000 habitantes), lo que supone un aumento del 17% respecto a la semana anterior, que no llega a ser significativo. El 70% de los nuevos casos eran sintomáticos, y el 72% habían sido contactos estrechos de otros casos confirmados. El ámbito del domicilio fue responsable del 46% de los casos, los que desconocen el origen de la infección fueron el 27%, y el ámbito social supuso el 12% de los casos. El ámbito laboral estuvo presente en el 6,2% y el escolar en el 7,9% de los casos.

Aumenta un 51% el número de casos en menores de 15 años y un 39% los del grupo de 55 a 74 años. Las tasas de incidencia vuelven a superar un caso por cada 1000 habitantes en los grupos de 5 a 14 años (124 por 100.000) y de 15 a 34 años (104 por 100.000). La menor tasa se observa en mayores de 75 años (13 por 100.000).

Las tasas se estabilizan en tres Áreas de Salud: Pamplona (71 casos por 100.000), Estella (51 por 100.000) y Tudela (58 por 100.000).

Esta semana no se han confirmado casos en personas residentes en centros socio-sanitarios.

Ingresos y defunciones por COVID-19

En la semana del 24 al 30 de mayo han descendido los ingresos hospitalarios por COVID-19, que pasaron de 22 a 12, y los ingresos en UCI de tres a uno. Se produjeron 5 defunciones por COVID-19, a diferencia de la semana previa en lo que no hubo ninguna. La mayoría de los ingresos hospitalarios en las últimas semanas se han producido en menores de 60 años.

A pesar de la extensión de la vacunación, los riesgos de hospitalización, de ingreso en UCI y de fallecimiento siguen siendo altos entre los casos confirmados de COVID-19. En los casos confirmados entre las semanas 14 y 19 de 2021, el 6,6% requirió ingreso hospitalario, 8,5 por mil ingresó en UCI y 6,0 por mil falleció a causa del COVID-19. El riesgo de hospitalización entre los casos confirmados de COVID-19 supera el 20% en mayores de 65 años y el 8% a partir de 55 años. El riesgo de ingreso en UCI alcanza el 2,4% de los casos de 55 a 64 años y el 4,4% de los casos de 65 a 74 años. El riesgo de defunción supera el 2% desde los 65 años, el 6% desde los 75 años y el 11% en mayores de 85 años.

Campaña de vacunación del COVID-19

Hasta el 30 de mayo se han administrado 395.171 dosis. El 18 de enero se inició la administración de segundas dosis. A 30 de mayo se habían administrado 261.956 primeras dosis y 133.215 segundas. La cobertura poblacional con una dosis y con dos dosis se sitúa en el 39,6% y 20,2%, respectivamente. La cobertura con pauta completa se sitúa en el 21,7%. A 30 de mayo la cobertura con una dosis y pauta completa en las personas de 80 o más años ya es del 100%. En las de 70 a 79 años es del 98% con una dosis y 96% con pauta completa, entre las de 66 a 69 es de 94% y 38%, entre los de 60 a 65 es del 89% y 9%, entre los de 55-59 es del 88% y 23%, y entre los de 50-54 es del 42% y 13% con una y dos dosis, respectivamente.

En Navarra se monitoriza de forma continua la efectividad de la vacuna del COVID siguiendo una metodología que ha sido objeto de una publicación científica. Según los datos más recientes, la efectividad de la vacuna es del 39% con una dosis y del 81% con pauta completa para prevenir casos sintomáticos del COVID-19. Para prevenir ingresos hospitalarios por COVID-19 la efectividad es del 75% con una dosis y del 87% con vacunación completa. El efecto máximo de la vacunación no se alcanza hasta 14 días después de completar la pauta de vacunación.

La efectividad de las vacunas para prevenir todas las infecciones, incluidas las asintomáticas, es algo inferior, del 32% con una dosis y del 65% con dos dosis; y por ello, los vacunados han de tomar precauciones adicionales para no infectarse y no contagiar. Desde el comienzo de la vacunación en Navarra se estima que se han prevenido más de 800 infecciones sintomáticas, más de 500 ingresos hospitalarios, más de 40 ingresos en UCI y más de 200 defunciones por COVID-19.

Conclusiones

- Se detiene el descenso en el número de diagnósticos de COVID-19.

- Los ingresos hospitalarios siguen descendiendo.

- La vacunación muestra una alta efectividad y su impacto en la prevención de eventos graves en Navarra es notable.

2. MORTALIDAD GENERAL EN NAVARRA

En la semana del 17 al 23 de mayo se registraron 99 defunciones (última semana con datos completos), semana en la que no hubo defunciones por COVID-19. El número total de defunciones está en el rango normal.

3. GRIPE Y VIRUS RESPIRATORIO SINCITIAL

En la semana 21 se han analizado 54 muestras de pacientes y todas han sido negativas a virus de la gripe. En 17 menores de 15 años se ha confirmado infección por el virus respiratorio sincitial. En las últimas semanas se está produciendo una onda epidémica tardía de circulación del VRS. El número de casos es bajo en comparación con las ondas de inviernos previos, pero es inusualmente alta para esta época del año.

noticias de noticiasdenavarra