Navarra sigue siendo la autonomía con menor riesgo de pobreza y exclusión social

Se sitúa como la décima región europea según tasa AROPE, indicador de niveles pobreza y desigualdad

14.10.2021 | 12:23
Una mujer recoge comida en el punto de reparto de alimentos de emergencia de Ermitagaña

Navarra es, por segundo año consecutivo, la comunidad del Estado con menor riesgo de pobreza y exclusión social, según la tasa AROPE, un indicador utilizado por la Unión Europea que coloca también a la Comunidad Foral en el décimo puesto de las regiones europeas con menores índices de pobreza. DESCARGA EL INFORME

Al igual que la tasa AROPE, otros indicadores que proporcionan una visión comparada con Europa, el índice de Gini o la ratio S80/S20, siguen situando a Navarra en mejor situación que el conjunto de España y de Europa en materia de pobreza y desigualdad.


De izquierda a derecha: Luis Campos, la consejera Maeztu y Antidio Martínez de Lizarrondo.

Así lo refleja el V Informe sobe pobreza y desigualdad social en Navarra presentado esta mañana por la consejera de Derechos Sociales, Mª Carmen Maeztu, junto con el director general del Observatorio de la Realidad Social, Luis Campos y el jefe de sección de dicho Observatorio, Antidio Martínez de Lizarrondo. Este informe se realiza cada año y se presenta en los días previos a la conmemoración el 17 de octubre, con motivo del Día Internacional contra la pobreza.

Los datos del informe muestran que Navarra ha mantenido básicamente sus bajos niveles de desigualdad y pobreza aunque con un ligero repunte. Mientras la pobreza relativa ha bajado una décima, la pobreza severa creció una décima según la Estadística de Renta de Navarra. En cuanto a la tasa de pobreza AROPE, aunque se ha incrementado en tres décimas, de 11,7 a 12, Navarra sigue siendo la comunidad con menor tasa y más lejos de la media española, que crece nueve décimas hasta los 26,4. Como se ve, Navarra tiene una tasa por debajo de la mitad de la media española.

El informe señala un año más la Renta Garantizadas como un dispositivo clave para la lucha contra la pobreza, al ser la última red de seguridad económica para la ciudadanía.

Con todo, hay claros indicios de que el COVID-19 ha intensificado las desigualdades existentes y está afectando en mayor medida a las personas más pobres y vulnerables. Es preciso señalar que este informe no mide todavía todo el impacto de la pandemia, solo parcialmente, pues los datos económicos tanto a nivel de España como de todo Europa se refieren al año 2019, mientras otros componentes de la tasa AROPE sí que se refieren al año 2020.

Distribución de renta más igualitaria en Navarra que en el Estado

El coeficiente Gini, que mide la desigualdad en un territorio, indica que, a pesar de aumentar 3 puntos porcentuales respecto al año anterior, la distribución de la renta en Navarra sigue siendo más igualitaria que en el Estado, situándose en un 27,3 % frente al 32,1% estatal, o el 30,7% de la UE. En la comparativa por comunidades, se sitúa en segundo lugar.

Esta posición la confirma otro indicador utilizado para analizar la desigualdad, el cociente S80/S20 que mide la desigualdad a través de ratios entre percentiles. Según el mismo, Navarra se sitúa como la segunda comunidad con menor desigualdad de España con un 4,4 frente al 5,8 de la media española y el 5,1 de la Europea.

Radiografía del colectivo

Para poder hacer una radiografía más precisa del colectivo de personas que sufre más dificultades se ha utilizado una fuente propia como es la Estadística de Renta de Navarra, que utiliza un umbral superior y permite un análisis más preciso al comparar las diferentes zonas de Navarra. Entre todos los indicadores, es el que presenta una mayor adecuación a la realidad de nuestra comunidad y, por tanto, mayor fiabilidad.

la Estadística de Renta de Población de Navarra (ERPN) confirman que la incidencia de la pobreza en Navarra se mantuvo en los niveles de los últimos años.

En cuanto a la edad y al sexo, cabe destacar que la pobreza severa tiene una incidencia superior en las mujeres y en las y los menores de 16 años. En el caso de las mujeres, esta cifra alcanza al 11,9 frente al 10,6 de los hombres. En el caso de la pobreza infantil (menores de 16 años) se mantiene el 18,2% del año anterior, muy superior a la media del 11,3%.

Por el contrario, el grupo con menor porcentaje de pobreza severa en Navarra se corresponde con el de mayores de 65 años, con un 4,4% y, sin duda, está muy relacionado con el incremento de las pensiones de jubilación en los últimos años, así como a los complementos aplicados por Gobierno de Navarra a las pensiones bajas.

Igualmente, es reseñable la mayor incidencia de la pobreza en la población extranjera residente en Navarra. Seis de cada diez se encuentran en riesgo de pobreza, con una tasa del 58,9%, frente al 16,3% de las personas con nacionalidad española. Sin embargo, las personas de origen extranjero con nacionalidad española, presentan menores tasas de pobreza pero, así y todo, son 3,3 veces superiores a las de la población autóctona.

Por áreas de servicios sociales, se mantienen muy similar la situación respecto a 2018. Cabe resaltar las diferencias entre el norte y sur de Navarra, con indicadores que van del 7,5% de pobreza severa de la zona noroeste, al 15,7% de la zona de Tudela, 4,4 puntos por encima de la media, que es del 11,3% según la Estadística de Renta de la Población de Navarra.

También el análisis de la pobreza en los barrios de Pamplona / Iruña mantiene el mismo patrón: Buztintxuri, Casco Viejo, Etxabakoitz, Milagrosa, Rochapea y San Jorge presentan tasas más altas de pobreza que la media de Pamplona. Concretamente el barrio de San Jorge ha desplazado a Etxabakoitz en la tasa más alta de pobreza relativa, con un 32%. Este mismo barrio presenta la mayor tasa de pobreza severa. Por el contrario, Ermitagaña-Mendebaldea es, un año más, el barrio que presenta menores tasas de pobreza severa, 4,1 puntos inferior a la media de Pamplona.

Si nos centramos en la pobreza severa según los tipos de hogar básicos se observa que, en 2019 los hogares unipersonales y los no unipersonales sin menores de 16 años, ostentaban tasas menores que la media navarra. En cambio, se comprueba que los hogares con menores de 16 años tienen más probabilidad de padecer pobreza severa, ya que superan en 6 puntos a la media navarra. Así, queda acreditado que las familias con hijos menores tienen más probabilidad por tanto de sufrir la pobreza.

Diversos indicadores

La Unión Europea utiliza el indicador AROPE (At Risk Of Poverty and/orExclusion) para la medición del riesgo de pobreza y exclusión social combinando tres magnitudes: 1) Renta, 2) Privación Material Severa (PMS), y 3) Intensidad de trabajo, esto es, población con baja intensidad de trabajo por hogar (BITH). Se consideran personas AROPE, en situación o riesgo de pobreza o de exclusión social, aquellas que viven con bajos ingresos (60% de la mediana del ingreso equivalente), y/o que sufren de privación material severa (4 de los 9 ítem definidos) y/o que viven en hogares con una intensidad de empleo muy baja o nula (por debajo del 0,2).

En 2020 las tres magnitudes que componen la tasa AROPE en Navarra se colocan por debajo de la media para España. De esta forma, la tasa AROPE, mantiene a Navarra en 2020, por segundo año consecutivo, como la comunidad española con menor tasa de riesgo de pobreza y exclusión social, con un 12% frente al 26,4 % de media. Le siguen las comunidades limítrofes, País Vasco, Aragón y La Rioja, en orden consecutivo.

En dicho indicador es destacable que, de todas las regiones europeas Navarra ocupa en 2019, último año del que se dispone de dato, la décima posición en menor tasa de pobreza.

El indicador AROPE también proporciona un dato positivo sobre las diferencias entre hombres y mujeres, que en el último año se han reducido y se sitúan en un 2,4 frente al 5,2 de 2015.

Valoración de la consejera

La consejera Maeztu ha subrayado que "los datos proporcionados por las diferentes fuentes y los indicadores utilizados en este informe, muestran que la situación de la Comunidad Foral en relación con la desigualdad y la pobreza es una de las mejores de España y de Europa, sin embargo, no podemos darnos por satisfechos".

Ha señalado que aunque la crisis sanitaria del COVID-19 ha provocado una crisis económica y social que está teniendo efectos sociales muy importantes, a la que deberemos hacer frente en los próximos meses y años, la tasa AROPE sitúa a Navarra, según datos de 2020, como la comunidad autónoma española con menor riesgo de pobreza y exclusión social.

Igualmente, persiste una importante desigualdad intra-regional, tanto en algunos grupos poblacionales como en el territorio con notables diferencias de norte a sur. Esta peor situación de estos grupos de población y del sur de Navarra, no es algo propio del momento actual, pero sus efectos siguen muy presentes.

Según ha recalcado Maeztu, el sistema de garantía de rentas mínimas, y concretamente la Renta Garantizada en Navarra y los complementos de pensiones a los que se suman ahora el Ingreso Mínimo Vital, son "dispositivos fundamentales" para la lucha contra la pobreza al ser la última red de seguridad económica para la ciudadanía. Si antes era importante, con la COVID-19 se ha demostrado como un potente escudo social para luchar contra la pobreza extrema y procurar efectivamente no dejar a nadie atrás.

Además, Maeztu ha señalado que las medidas activadas por el Gobierno de Navarra para la reactivación económica y recuperación del empleo están empezando a dar sus frutos, a la vista de los buenos datos del paro. "Tenemos confianza. Hemos recuperado niveles de empleo anteriores a la crisis y sabemos que el empleo es un elemento fundamental de inclusión social, especialmente en el caso de los colectivos con más dificultades y que se han visto perjudicados por la crisis de la COVID-19".

La consejera Maeztu ha concluido señalando la necesidad de mejora en la calidad del empleo y seguir combatiendo la pobreza infantil, "como elementos clave para hacer de Navarra una sociedad cohesionada y próspera para el conjunto de su ciudadanía".

noticias de noticiasdenavarra