Un incendio sin heridos deja importantes daños materiales en un bingo de Tudela

Hubo que desalojar a la clientela y a los vecinos de viviendas situadas encima del local, ya que el humo alcanzó el portal

17.02.2020 | 09:19
Imagen del bingo de Tudela, junto al Palacio de Justicia. Sobreimpresa una imagen del interior del local de juego tras el incendio.

TUDELA. Un incendio ha causado importantes daños en un bingo de Tudela, sin causar heridos, según ha informado los Bomberos. Los vecinos de las viviendas situadas encima del local han sido desalojados.

Varias llamadas recibidas a partir de las 23.10 horas de este domingo en el teléfono 112 informaban de que se había escuchado una explosión y que salía humo del patio interior del número 6 de la calle Sarasate, por lo que fueron movilizados bomberos del parque de Tudela, una ambulancia y agentes de Policía Foral y Municipal.

Las primeras indagaciones apuntan a que la explosión se produjo en los aparatos de aire acondicionado del salón de juego y bingo situado en los bajos del edificio contiguo al Palacio de Justicia de Tudela, según ha informado el Gobierno foral.

Los aparatos se incendiaron y las llamas se propagaron a través de los conductos de ventilación al interior del local. El público que en esos momentos se encontraba en el establecimiento fue desalojado de forma ordenada y nadie requirió asistencia sanitaria. También fueron evacuados preventivamente los vecinos de las viviendas situadas encima del local ya que el humo alcanzó el portal y ascendió por las escaleras.

Los bomberos han finalizado las labores de extinción, ventilación y limpieza sobre las 3 horas. Tras apagar la maquinaria del aire acondicionado han sofocado las llamas en el interior, que han provocado el hundimiento de parte del techo y daños considerables en el mobiliario y enseres. El humo ha ennegrecido el interior. Además, la rotura de una tubería de la conducción principal de agua ha causado una inundación en el establecimiento.

Los vecinos han sido autorizados a regresar a sus hogares una vez que las mediciones de los niveles de monóxido de carbono (CO) han ofrecido valores normales.