Un fallecido tras un accidente en la N-121-A a la altura de Bera

La carretera navarra se cobra otra vida, esta vez tras la colisión frontal entre un camión y un turismo

25.02.2020 | 10:34
Bomberos del parque de Oronoz se han encargado de desatrapar el cuerpo del fallecido en la N-121-A.

PAMPLONA. La persona que ha fallecido esta mañana en una colisión entre un turismo y un camión en la N-121-A, a la altura de Bera, es un vecino de Lesaka de 53 años, ha informado la Policía Foral.

El accidente ha ocurrido sobre las 09:57 horas en el kilómetro 63,400, muy cerca del punto que alcaldes de los municipios por los que transcurre esta carreteras han elegido para una concentración el viernes con el fin de exigir que el transporte internacional sea desviado por la A-15.

Según la información policial, el accidente ha consistido en un choque frontal entre el camión y el turismo, que posteriormente se ha desplazado y chocado tambiñen de frente contra un segundo camión.

Efectivos de bomberos se han ocupado de las labores de rescate de la víctima y de la limpieza de la calzada, mientras que los agentes de la Policía Foral se han ocupado de desvió del tráfico y del atestado.



La macabra estadística sigue su curso en la N-121-A. Son ya 33 personas las que se han dejado la vida durante la última década en esta vía, que tristemente vuelve a estar de actualidad. El pasado 6 de febrero, casi un mes después del fallecimiento del joven donostiarra Mikel Manzano y su amigo Xabier Taberna, fallecía Luis Mari Andueza, de 55 años, a la altura de Irun, en una carretera (Behobia-Pamplona) que registra de media nada menos que 130 accidentes al año, la última víctima antes del siniestro de este martes.

Se da la circunstancia de que ayuntamientos afectados por la carretera N-121-A han convocado el próximo viernes 28 de febrero un corte de la vía a la altura de Bera para reclamar el desvío del tráfico pesado. Será la primera de una serie de movilizaciones que los Consistorios pretenden llevar a cabo en los próximos meses para que el Gobierno de Navarra tenga en cuenta su reivindicación, dirigida a aumentar la seguridad de la carretera.

El corte de la calzada se producirá a partir de las 19.30 horas en el kilómetro 63,5 de la N-121-A, que coincide con el primer cruce de entrada a la localidad de Bera en sentido Irun, y tendrá una duración estimada de una hora. Los asistentes a la movilización recorrerán a pie un tramo de la carretera, posiblemente hasta cruzar el túnel de Bera, y regresarán nuevamente al punto de encuentro.

La iniciativa fue acordada por una veintena de Ayuntamientos reunidos el pasado 7 de febrero en Doneztebe, quienes pretenden convencer al Gobierno de Navarra que es necesario la retirada del tráfico pesado de la carretera y su desvío por otras vías alternativas, principalmente la Autovía de Leitzaran (A-15).

Asociaciones como Anet y Tradisna se han posicionado reiteradamente en contra de que se restrinja la circulación de camiones, aduciendo que no son los causantes de la elevada siniestralidad que se registra en la vía.

El Departamento de Cohesión Territorial del Gobierno de Navarra comenzará las obras para la conversión de la carretera N-121-A en una vía 2+1 carriles por el tramo comprendido entre los túneles de Ezkaba y la travesía de Olabe, de 5 kilómetros de longitud. La Dirección General de Obras Públicas prevé sacar estas obras a licitación a lo largo del verano, de manera que puedan dar comienzo a finales de este año 2020.

LA VÍA CON MAYOR ACCIDENTALIDAD

La N-121-A constituye la vía de la red principal de carreteras de Navarra con mayor accidentalidad con 130 accidentes al año de media, según un informe de la Policía Foral, que constata que desde 2010 han fallecido 33 personas en 25 accidentes de tráfico. En la mayoría de estos siniestros la causa fue el choque entre un vehículo en movimiento y otro parado o una colisión frontal (de dos vehículos en movimiento) generalmente producido como consecuencia de un adelantamiento indebido, salida de vía o invasión del carril contrario.

Un informe elaborado por el Área de Tráfico y Seguridad Vial de la Policía Foral sobre la siniestralidad de la N-121-A entre los años 2010-2019 indica que en 2010 se registraron 123 accidentes; 135 en 2011; 114 en 2012; 139 en 2013; 122 en 2014; 109 en 2015; 128 en 2016; 140 en 2017; 137 en 2018; y 154 en 2019. Estos datos suponen que el año pasado hubo un incremento del 12,4% en comparación con el ejercicio precedente.

El estudio del Cuerpo autonómico, que comparte la labor de la vigilancia de la carretera con la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, refleja que el tramo 6 (con 4,9 kilómetros desde la cantera de Bera hasta Endarlatsa) es el que presenta una media más alta de siniestros con 33 accidentes por kilómetro y 163 accidentes en total, con un resultado de tres personas fallecidas. Se trata de un tramo corto, en el que casi la mitad es un trazado 2+1. En este tramo destacan los accidentes ocasionados por salidas de vía y por colisiones frontolaterales, frontales y laterales. Le sigue en mayor accidentalidad, el tramo 1 (11,3 kilómetros desde el túnel de Ezcabarte hasta la gasolinera de Burutain) con una media de 25 accidentes por kilómetro y 283 accidentes en total y seis fallecimientos en el período 2010-2019.

MARTES, EL DÍA CON MÁS ACCIDENTES El estudio de la Policía Foral refleja que el día con mayor accidentalidad de la semana en N-121-A es el martes, mientras que enero es el mes con más accidentes. Por tipo de siniestros, en el conjunto de tramos, el más frecuente es la salida de vía pero los que dejan efectos más graves son las colisiones frontolaterales o por alcance.

Este tipo de informes y el estudio de la siniestralidad, destacó ayer el Gobierno de Navarra, permite a la Policía Foral y a la Dirección General de Interior establecer conclusiones y diseñar de manera más adecuada patrullaje, controles y campañas en los puntos de la vía con mayor accidentalidad.

En 2020, indicaron las mismas fuentes, la Policía Foral mantendrá su presencia en la N-121-A, labor que comparte con la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, incrementando el número de patrullas cuando se considere necesario. Además, mantiene su compromiso en materia de prevención para reducir la accidentalidad a medio y largo plazo, "potenciando la sensibilización de la sociedad por medio de la educación vial, formando a escolares y a colectivos en movilidad y recordando las graves consecuencias que puede acarrear la imprudencia al volante".

Actualmente, el Gobierno de Navarra trabaja en la puesta en marcha de un proyecto piloto con el fin de chequear el tramo con mayor siniestralidad (tramo 6: cantera de Bera-Endarlatsa). A través de cámaras y tecnología artificial se pretende poder observar la vía en tiempo real para establecer las pautas de actuación de los conductores y conductoras, ya que factores como la velocidad, trayectoria, climatología, etc. facilitan obtener más información y se espera que puedan ayudar a reducir la siniestralidad.