[an error occurred while processing this directive]

La ética, epicentro de la temporada de la CNTC

Helena Pimenta desveló que el último programa bajo su mando tendrá 10 títulos

09.02.2020 | 15:33

madrid - Helena Pimenta deja definitivamente el próximo 13 de septiembre la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC), que dirigió los últimos 8 años, y lo hará con la propuesta de una temporada de 10 títulos en los que el honor y la ética serán los ejes y Calderón de la Barca su máximo pontífice.

Cuando Pimenta llegó hace 8 años a la compañía, la temporada cerró con 60.000 espectadores y en la última contabilizada fueron 202.000; en total, 1.300.000 entradas vendidas desde 2011 para 500 funciones por temporada, el doble de las que se hacían cuando ella fue nombrada. La propuesta de esta temporada, adelantó Pimenta en un encuentro previo con los medios, es "muy sólida" con títulos tan conocidos como El vergonzoso en palacio, La vida es sueño y El gran mercado del mundo, así como Reinar después de morir, de Velez de Guevara, que viajará a Portugal.

Decidió hacer tres obras del "inacabable" Calderón, explicó, no porque quisiera compensar las críticas a La hija del aire, que dirige Mario Gas con versión de Benjamín Prado, y de la que ella se siente "muy orgullosa", sino porque así estaba programado desde hace dos años con el TNC y porque Miguel del Arco "se moría" por hacer el texto que dirigirá. A El vergonzoso en palacio se le sumará El enfermo imaginario, de Moliere, que dirigirá y protagonizará Flotats.

honor y ética Uno de los ejes de la nueva temporada, desveló Pimenta, es la ética, representada sobre todo en Calderón y en La vida es sueño, el primer montaje en el que ella dirige a la Joven Compañía, con actores "tan fantásticos", bromeó, que "se los quitan de las manos". Otro tema principal es el amor y el sueño de la creación, que representa El vergonzoso en palacio, y, sobre todo, el honor, la fama y la tradición "lo que ahora llaman el buen nombre o el prestigio social".

"Estos ocho años me han servido para comprender que el honor y la propia fama no es algo pasado. La gente quiere tener fama, prestigio... y por eso hace lo que hace", confesó Pimienta muy emocionada, para quien ha sido un "honor y una oportunidad" vivir esta etapa de "rigor, compromiso y retos". - Efe