La gira final de Extremoduro parará en Bilbao el 18 de julio

Otras siete ciudades acogerán, desde mayo, conciertos del 'tour' de despedida de la banda

20.12.2019 | 06:15
Los líderes de Extremoduro, Robe Iniesta (i) e Iñaki 'Uoho' Antón, al final de la rueda de prensa que ofrecieron ayer en Madrid.

madrid - Extremoduro anunció ayer la celebración al final de la primavera y comienzos del verano de 2020 de una gran gira de despedida que recalará en ocho ciudades, con arranque en Valencia el 15 y 16 de mayo y que pasará por Bilbao (Kobetamendi) el 18 de julio. Según desvelaron en rueda de prensa, el resto de paradas del tour serán Murcia (La Fica, 22 y 23 de mayo), Sevilla (Estadio de La Cartuja, 30 de mayo), Madrid (5 y 6 de junio, Auditorio Miguel Ríos de Rivas Vaciamadrid), Santiago de Compostela (13 de junio, Monte Do Gozo), Cáceres (20 de junio, Recinto ferial), Barcelona (26 y 27 de junio, Parc del Fórum).

"Para trabajar de la manera en que hemos trabajado tanto tiempo, es imprescindible una compenetración muy especial. Ahora, esa compenetración tan difícil de conseguir y mantener, aunque existe, no es la misma", alegaron en el comunicado en el que el pasado martes, tras más de 30 años de carrera, anunciaron su disolución.

Ese escrito, señalaron ayer, tenía una segunda parte: "No queremos irnos sin tocar una vez más las canciones que han contribuido a que seamos lo que somos. (...) Van a ser los conciertos más emocionantes de nuestra vida, pero no tristes, porque pensamos disfrutarlos y exprimirlos para que no se nos escape ningún momento", leyó Iñaki Antón, sentado al lado Robe Iniesta. "Las canciones pueden ser eternas, los grupos no. Esta no es una despedida como la de los toreros. Podríamos habernos despedido en 2014 (cuando acabamos la anterior gira). Nosotros intentamos ser siempre lo más sinceros y decir lo que pensamos en cada momento. Podríamos volver, pero no es la idea. Dejarlo es lo que sentimos ahora", aseguró el compositor y vocalista del grupo ante las posibles suspicacias por esta marcha.

De hecho, explicaron, la decisión no se tomó hasta que se encontraron en el local de ensayo y se pusieron a trabajar. "Fue cuando nos dimos cuenta que las cosas no eran como antes", insistió Iniesta, antes de precisar que su proyecto en solitario no ha tenido nada que ver en esta ruptura: "Extremoduro siempre ha dependido de sí mismo, no de los otros proyectos".

Serán conciertos sin sorpresas en cuanto al repertorio, en sus "tres cuartas partes" con "las canciones más importantes de Extremoduro" y "conjugando lo que quiere oír la gente y lo que nosotros queremos tocar, para no vivir anclados en el pasado, con un recorrido por toda la discografía, toda", dijo Iniesta, sin descartar que se haga "una encuesta" entre sus seguidores. Las entradas ya están a la venta (desde ayer) para un espectáculo "que será muy largo" y que solo contará con las fechas anunciadas, sin posibilidad de extenderse a Latinoamérica ni a otras ciudades españolas.

Preguntado por la filtración del alcalde de Cáceres, quien hace unas semanas reveló la celebración del concierto en su localidad, el autor de So payaso se mostró visiblemente molesto: "Son políticos, a los políticos los elegimos nosotros y supongo que tenemos los que nos merecemos. Quiero pensar que lo hacen por ignorancia y no por maldad, porque se están mirando su propio ombligo".

Extremoduro deja tras de sí 11 álbumes de estudio, canciones para el recuerdo y ventas millonarias a pesar de no haber discurrido en paralelo a la gran industria discográfica, especialmente al principio, con cimas para la crítica como Agíla (1996) o La ley innata (2008). En el tintero se han quedado temas que no han llegado a ver "redondos" para su lanzamiento, pero que, según Antón, "terminarán viendo la luz algún día, aunque no como canciones de Extremoduro". - Efe