Dos goletas centenarias y la réplica de un navío del siglo XVIII, en el Itsas Festibala de Pasaia

La segunda edición del encuentro marítimo se celebrará en la bahía y alrededores entre el 28 de mayo y el 1 de junio

17.01.2020 | 10:00
La réplica de la fragata rusa del siglo XVIII 'Shtandart'.

Pasaia - Del 28 de mayo al 1 de junio, la bahía de Pasaia volverá a convertirse en lugar de encuentro de decenas de embarcaciones tradicionales gracias a la segunda edición del Pasaia Itsas Festibala. Los conciertos y los talleres relacionados con el patrimonio marítimo vasco completarán el programa que será anunciado más adelante.

Xabier Agote es el director de este encuentro marítimo que nació en 2018 con carácter bianual y ayer, en la presentación de la nueva edición, adelantó que este año se contará con, al menos, tres embarcaciones de grandes dimensiones que podrán ser visitadas: dos goletas centenarias, la holandesa Oosterchelde y la francesa Marité, y la réplica de la fragata rusa del siglo XVIII Shtandart. En este sentido, no descartó que nuevas embarcaciones de importante eslora se sumen a este evento. El también responsable de Albaola anunció que se está trabajando con otras embarcaciones más pequeñas para poder ofrecer salidas en barco por la bahía.

Asimismo, apuntó que se conmemorará el 500º aniversario de la vuelta al mundo de Juan Sebastián Elcano, que el país invitado será Portugal y que el medio ambiente y la solidaridad, de la mano del barco Aita Mari y de la iniciativa Zaporeak, tendrán un peso importante.

En la presentación, que tuvo lugar en el ayuntamiento de Pasaia, la consejera de Turismo, Comercio y Consumo del Gobierno Vasco, Sonia Pérez, explicó la importancia de la puesta en valor del patrimonio marítimo como uno de los atractivos turísticos de Euskadi, a través de este evento único y pionero en la Costa Vasca.

En este sentido, apuntó que el festival contribuye a la descentralización y desestacionalización del turismo. "El festival nació con el deseo de perdurar y de ampliar la oferta turística de Euskadi", aseveró.

De la misma manera, el diputado de Cultura, Cooperación, Juventud y Deportes, Denis Itxaso, comentó que este evento posiciona Pasaia como referente del patrimonio marítimo vasco. El diputado subrayó también la importancia del concepto de la diplomacia cultural y de la red de relaciones que se tejen desde la organización del festival: "El festival es una magnífica tarjeta de presentación del patrimonio cultural de Gipuzkoa y de Pasaia, y nos proyecta como un territorio abierto al mundo que tiene vocación de seguir impulsando una economía sostenible en torno al mar".

A continuación, Félix Garciandia, presidente de la Autoridad Portuaria, aseguró que el Itsas Festibala es estratégico, ya que ayuda a conocer la relevancia histórica del puerto y a fortalecer el carácter patrimonial del mismo.

Por último, la alcaldesa de Pasaia, Izaskun Gómez, repasó los datos de la exitosa primera edición, destacando la implicación de la ciudadanía y de diferentes agentes que consiguieron atraer a más de 125.000 visitantes y más de 100 embarcaciones durante los días del festival, lo que supuso un importante retorno de 2,5 millones de euros en la economía pasaitarra. "Queremos seguir mirando al mar. El patrimonio marítimo es una pieza fundamental y clave para el desarrollo de nuestro municipio", sentenció.

La alcaldesa concluyó prometiendo que habrá numerosas actividades en tierra, que este año se repartirán por los cuatro distritos, incluido Antxo. Todas las novedades de esta edición se irán publicando en la web pasaiaitsasfestibala.com.

Los protagonistas

'Marité'. Goleta de tres mástiles construida en 1922 en Fecamp, Normandía. Tiene una eslora total de 44,90 metros y una manga de ocho metros. Tiene 16 velas, que en su conjunto suman 650 metros cuadrados, y motor. Comenzó su vida de mar como bacaladero y buque mercante de cabotaje y sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial. Desde 2004 navega como embajador de Normandía ofreciendo todo tipo de viajes.

'Oosterschelde'. Es una goleta de madera de tres mástiles muy antigua, construida en 1917 en Rotterdam (Holanda). Tiene una eslora de 50 metros y una manga de 7,50 metros. Sus velas suman en total 900 metros cuadrados. Esta embarcación se dedicó a transportar arcilla, madera, paja, arenques, bananas... En 1992 se terminó su restauración y a día de hoy es el único barco holandés de estas características que sigue en activo y es considerado monumento nacional.

'Shtandart'. Se trata de una réplica de la fragata construida en 1703 en San Petersburgo por orden del zar Pedro I el Grande. El Shtandart tomó parte en acciones militares hasta 1719 cuando fue dado de baja. Pedro I promulgó un edicto de conservación del primogénito de la flota. Su réplica se construyó en 1999.