Las películas de animación, un laborioso proceso

Requiere una gran inversión, trabajo y el talento de muchas personas que están tras las cámaras

05.05.2020 | 00:42
'Toy Story', la primera película de animación 3D.

Madrid – Desde que Walt Disney estrenara Blancanieves y los siete enanitos en 1937, el mundo de la animación ha evolucionado y, poco a poco, se ha ganado el respeto de productores y espectadores. A pesar de ello, poca gente es la que verdaderamente conoce las entrañas de una película de animación. Fue en 1995 cuando Pixar, con el lanzamiento de su primer largometraje Toy Story reinventó el mundo de la animación, dando a sus personajes sensación de movimiento con la técnica 3D, muy contraria a la que venía haciendo Disney con el diseño 2D (técnica en la que cada escena y personaje están dibujados a mano).

Desde que surge la idea de crear una película de animación hasta que llega a la cartelera hay un largo periodo en el que trabaja un extenso equipo de profesionales: no menos de 200 personas repartidas en diferentes departamentos hacen que la película salga adelante. El primer paso para hacer un film de animación, contando que ya se tiene la producción y el guion, es elaborar el storyboard (guion ilustrado) y el diseño de los personajes y escenarios que van a aparecer en el largometraje. "Esta fase es clave para que luego los demás departamentos puedan entender la película", aclara Nico Matji, productor de Lightbox Studios. Y explica que, una vez que se definen personajes y escenarios, hay que esculpirlos y modelarlos en 3D para que tengan la forma y el volumen deseado. Todo esto se hace con programas informáticos en los que forman a los personajes a través de formas geométricas como cubos, cilindros, esferas, etc, hasta obtener la forma buscada para posteriormente texturizarlos, es decir, darles color mediante diferentes capas.

La fase de layout o previsualización de la película es una de las más importantes, ya que se crea una versión de la película en "baja resolución" donde todo, salvo los movimientos y posicionamiento de la cámara, son bocetos de lo que se verá finalmente en la pantalla. "Este proceso es el más lento de toda la creación de la película. Estamos hablando de que un animador tan sólo saca 5 segundos limpios a la semana, por eso es el departamento que más personas tiene, más de 40", señala el productor. La animación es un proceso muy largo, que requiere una gran inversión y el trabajo y talento de muchas personas que están detrás de la magia de la película.