Hidalgo pide a los parisinos: "No compréis en Amazon"

La alcaldesa de París reclama que se reabran las librerías y que mientras no se compre en la plataforma

03.11.2020 | 01:21
Una persona comprando por Internet

parís – La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, reclamó ayer la reapertura de las librerías en Francia, obligadas a cerrar por el confinamiento de un mes impuesto el pasado viernes, y pidió a los parisinos que no compren en Amazon por suponer "la muerte del pequeño comercio".

"No compréis en Amazon, es la muerte de las librerías y del comercio de proximidad", dijo en declaraciones a la prensa, ante la que recordó que la mayor parte de las 550 librerías independientes de la ciudad han puesto en marcha un sistema de recogida que permite reservar por internet y recuperar en tienda.

Hidalgo explicó que junto a los alcaldes de varias grandes ciudades del país han enviado una petición al Gobierno nacional para reabrir estos comercios, antes del plazo de dos semanas que baraja el Ejecutivo para contemplar una reapertura de ciertos negocios.

Después de que varios ayuntamientos del país publicaran este fin de semana un decreto para autorizar la apertura, decisión directamente anulada por la Justicia, Hidalgo insistió en que quiere hacer las cosas "dentro de la ley" y aseguró que los libreros la han respaldado en su demanda escrita al Ejecutivo.

"Un decreto (permitiendo la reapertura en París) habría sido directamente anulado y los habría puesto en dificultad", apuntó.

En un comunicado del Ayuntamiento del pasado jueves, la responsable de Cultura del consistorio, Carine Rolland, insistió en que desde la institución consideraban la cultura como un "bien común esencial" por lo que solicitaron ya en un primer momento la apertura de establecimientos culturales, entre ellos las bibliotecas.

En Francia, el Gobierno ha permitido a los comercios no esenciales que abran los llamados servicios de "click and collect" facilitando la venta por internet o correo electrónico y que más tarde el cliente puede recuperar en la tienda sin entrar dentro del negocio.

Una petición en línea lanzada por varios sindicatos y firmada por cerca de 200.000 personas reclama que estos negocios sean considerados como esenciales para que se permita su reapertura, por ser además la única conexión con la cultura que puede haber en un momento en el que cine, teatro y espectáculos han debido también ser anulados.