mirarte

Tabakalera, cinco años de creación

28.02.2021 | 00:54
Tabakalera, cinco años de creación

La exposición coral 'Estudiotik at' recorre en el quinto aniversario de Tabakalera obras y procesos de sus artistas residentes. Entre ellos, la navarra Mirari Echávarri.

la artista navarra

Mirari Echávarri (Pamplona, 1988). Artista visual y educadora, se licenció en Bellas Artes por la UPV y ha realizado el Máster en Género, Media y Cultura en la Universidad de Goldsmiths (Londres). Su primera pieza audiovisual, 'Cuerpos #1 Santa Águeda'(2017), ha sido proyectada en los festivales de cine feminista de Londres y Dublin, en el festival de cine Porto/Post/Doc, y en las exposiciones 'Yo, la peor de todas' (Pamplona), 'Nueva Sinceridad' (Madrid) y 'Allegoria total'(Markina-Xemein).

Tabakalera muestra al público por primera vez una selección de 35 trabajos elaborados por artistas que han participado en el programa de residencias puesto en marcha en 2015 en una exposición que constituye una "panorámica de lo que ocurre en el ámbito creativo en los últimos cinco años".

Las obras han sido creadas en el Espacio de Artistas, un área que ocupa 1.000 metros cuadrados en la tercera planta del edificio del centro de arte contemporáneo de San Sebastián, en el que se incluyen talleres, estudios y diferentes equipamientos para que los residentes, nacionales e internacionales, desarrollen sus trabajos.

Las obras que integran Estudiotik at. Cinco años de creación, que abrió sus puertas el pasado viernes y permanecerá visitable hasta el 9 de mayo, versan sobre temáticas muy diferentes, una variedad que se extiende también a los formatos elegidos que van desde la pintura, las instalaciones, los ejercicios sonoros, el audiovisual, o la fotografía, entre otros, y la metodología de trabajo.

Algunas de las obras han sido completadas en residencias en otras instituciones mientras otras han sido expuestas en festivales y bienales internacionales.

La directora cultural del centro de arte, Clara Montero, explicó en la presentación de la muestra que se trata de una "exposición de la generación Tabakalera" que ha trabajado en su Espacio de Artistas, que ha acogido a casi un centenar de creadores a través de seis convocatorias publicadas en cinco años.

Se trata de la primera de una serie de exposiciones que Tabakalera tiene previsto realizar sobre la producción de sus residentes.

El diseñador de la exposición, Manu Muniategiandikoetxea, resaltó que el programa de residencias posibilita la creación de una "red" en la que encajan artistas emergentes junto a otros veteranos cuyo centro es Tabakalera, que ejerce como eje del "ecosistema artístico".

"El resultado de las obras es muy ecléctico pero todas tienen el condicionante que da la casa" Tabakalera, indicó.

En el recorrido de la muestra pueden contemplarse pinturas de Gabriel Garcillazo (Cuernavaca 1980) o Claudia Lorenzo (Logroño 1988), dibujos de Mirari Echavarri (Pamplona 1988) o las esculturas de Milena Rossignoli (Quito 1990) en contraste con la tela metálica con pigmento, pegamento de polietileno, agua y sal de Mikel Escobales (Arrasate 1991).

Figuran también piezas como Geofonías del lúpulo, de Susana Cámara (Madrid 1982), que recoge el sonido de las mujeres cuando recogen el lúpulo en León; o la "simbiosis sonora" elaborada por Ainara LeGardon (Bilbao 1976) e Ignacio Córdoba (Madrid 1986) construida con instrumentos como un "oscilador médico de los años 60", voz y guitarra eléctrica, entre otros.

El pasado viernes por la tarde, dos horas antes de tener lugar la inauguración de la muestra, los artistas residentes abrieron las puertas de sus estudios para dar a conocer al público las obras y los procesos creativos en los que se hallan inmersos.

'Cuerpos #2 Skin Picking'

Ahondando en la piel de las mujeres

El proyecto que aporta a la exposición de Tabakalera la artista pamplonesa Mirari Echávarri se concreta en una serie de dibujos de 29,7 x 42 cm bajo el título Cuerpos #2 Skin Picking. Constituyen una suerte de desviación de un proyecto sobre la piel. Más concretamente, y tal y como se recoge en la web de Tabakalera dedicada a la muestra, el proyecto de Mirari Echávarri "parte de una práctica corporal recogida en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (5 ed.) bajo el nombre de trastorno de excoriación o dermatilomanía, caracterizada por el rascado o pellizcado insistente de la propia piel".

Cuerpos #2 Skin Picking pretende "poner en diálogo relatos históricos, artículos científicos, archivo personal, teoría crítica feminista y narrativas de YouTube para trazar una genealogía de los discursos clínicos en relación a la piel de las mujeres, así como de aquellas prácticas que los exceden o problematizan".