Un verano de cultura en Navarra, ¿y después?

La actividad artística de la comunidad foral intenta hacer frente a la pandemia y desde las instituciones han impulsado la creación de nuevos ciclos, aunque el reto es si este apoyo se mantendrá para consolidar estas diferentes propuestas de cara al futuro

14.08.2021 | 18:10
Concierto de Xoel López en La Ciudadela

Es verano y Navarra se baña en música, teatro, circo o arte. La actividad cultural sobrevive en la pelea contra la pandemia y desde las instituciones han sacado adelante tanto ciclos habituales en el verano foral, como nuevas iniciativas. Eso sí, el reto es si este apoyo se mantendrá para poder consolidar así los nuevos programas de cara a un futuro que es clave para el sector artístico, golpeado duramente por la Covid-19.

Tanto el Departamento de Cultura del Gobierno de Navarra como muchos de los ayuntamientos de la Comunidad Foral han apostado por sacar adelante la actividad cultural, haciendo frente a la pandemia. Y cabe una mención especial para todos esos pequeños consistorios o asociaciones que han hecho un esfuerzo quizá extra en cuanto a medios para continuar desarrollando la programación cultural en sus municipios pese a que la situación no acompaña. Por ejemplo, este verano se presentó Baratxinto Fest, convirtiéndose en el primer festival de teatro del Pirineo Navarro Cultura e iniciativas nuevas en tiempos de pandemia, que se suma a la programación ya habitual que llena de cultura el verano foral.

Programar en pandemia

Ante el reto de tener que programar el pasado año adaptándose a la situación sanitaria actual, desde el Ayuntamiento de Pamplona, su Director del Área de Cultura e Igualdad, Jorge Urdánoz, asegura que tuvieron "muy claro desde el principio que teníamos que dar razones a la gente para salir a la calle".

En la misma línea se muestra el Director general de Cultura-Institución Príncipe de Viana, Iñaki Apesteguía, que destaca cómo desde que se declaró el Estado de Alarma, trabajaron en varios planos: "respuesta rápida para el sector en el ámbito económico y legislativo; coordinación general con entidades públicas y privadas; celebración de los programas propios de verano y otoño; y revisión y adaptación de presupuestos".

En el caso del consistorio pamplonés, el pasado año ya ofrecieron una nutrida programación de más de 200 actividades que incluía la creación de ciclos nuevos, como el de Salas de Música en la Calle, Puro Folklore o Noches en la Ciudadela, que este año también se han programado. En el caso del Departamento de Cultura del Gobierno de Navarra, ya el año pasado se reformularon las líneas de trabajo y surgieron proyectos como Con los pies en las nubes, 9 soles, Ser o ser, Anaim Club Fest... las cuales también han regresado, o está previsto que se programen de nuevo este año. Y mirando a otros consistorios, en Tudela este verano han presentado el festival Con Dos Cogollos o la programación especial de Santanica de mi alma.


Leihotikan actuó en el Patio de las Salesianas en el ciclo  'Salas de Música en la Calle', . Foto: Patxi Cascante

¿Y después, qué?

Con datos sobre la mesa, el Ayuntamiento de Pamplona este verano ha invertido 1,5 millones de euros en la programación cultural, cifra que recoge el presupuesto inicialmente destinado para Sanfermines. Pero, y el año que viene, ¿qué? "En el Área tenemos una serie de gastos fijos y anuales, pero hay una parte que es variable y hay ciclos que han pisado fuerte estos dos años, como el de Salas de Música en la Calle u otros conciertos más especiales a lo largo del verano, que seguramente se van a quedar", explica Urdánoz, que reflexiona que ahora toca atender al año que viene y si es interesante concentrar todo el ocio en nueve días –por San Fermín–, "o realmente tenemos que espaciarlo un poquito más y dar a la ciudad más opciones".

En el caso de Tudela, ha tenido buena acogida el festival Con Dos Cogollos, que tuvo lugar en Castel Ruiz durante el pasado mes de junio. Impulsada por el ayuntamiento e Ibai Armendáriz, vicepresidente de la Asociación Navarra de Músicos Profesionales, ofrecía a las bandas locales la oportunidad de tocar en directo.

El balance ha sido muy positivo y la concejala de Cultura, Merche Añón, apunta que su idea es "que tenga continuidad el año que viene". Además, si la situación lo permite, les gustaría "tener la posibilidad de hacerlo al aire libre y cada fin de semana programar en una plaza diferente y llevar la música a diferentes rincones de Tudela".

En cuanto a Santanica de mi alma, el programa de eventos organizado desde Festejos que ha sustituido a las fiestas de Santa Ana, imagina que no tendrá segunda edición, ya que "se destinó el presupuesto de fiestas patronales al ciclo y eso ha permitido organizar actividades culturales durante cinco fines de semana.

Sí tendrán continuidad, por ejemplo, Con los pies en las nubes, que este año ha contado con una segunda edición y que en palabras del Director general de Cultura-Institución Príncipe de Viana "conecta a la Fundación Baluarte con el territorio en unos meses donde la actividad de su temporada no es intensa; y a las compañías de artes escénicas de Navarra con nuevos espacios y nuevos públicos, en este caso con localidades de tamaño pequeño y enclaves singulares".

Y ha llegado este año, pero para quedarse, Girando por Navarra, que "debe ser un programa para grupos musicales navarros emergentes que se extienda a lo largo del año y con vinculaciones al Anaim Club Fest, en salas y otros espacios, dentro de la marca Navarra live music".


Un momento de la actuación del grupo 'The mirrorballs' en el patio del Palacio de Ezpeleta. Foto: Unai Beroiz

Nuevos proyectos

De cara a próximos años, en el caso del Gobierno, Apesteguía espera que "en futuros presupuestos podamos ampliar estos programas o sumar otros proyectos que fortalezcan el tejido cultural de Navarra. Porque, concreta, consideran prioritario "la creación de estos programas", a la par que se debe "emprender acciones de acompañamiento para que nuestros agentes –musicales, escnénicos, artes plásticas o audiovisuales...– puedan salir de nuestro territorio y ser partícipes de otros circuitos".

Porque en tiempos de pandemia, estas nuevas iniciativas, que han venido para quedarse ayudan a paliar en cierta manera la crítica situación que atraviesa el sector cultural. 


Citas que son ya 'fijas'. El verano de Navarra cuenta ya con varios programas y ciclos que son fijos, como son Kultur, Festival de Teatro de Olite, Landarte, Ciclo Coral Internacional, Navarra Internacional Festival (NIFF), Clásica Plus, Pim Pam Ville, Festival de las Murallas, Atardecer Pamplona, Danzad, Danzad Malditos, Semana de Música Antigua de Estella, Versionando, Atardeceres poéticos o el embrujo del medievo...

Festivales de verano. La Comunidad Foral se ha convertido en territorio de festivales y hoy día en la agenda festivalera foral se dan cita Noches de Contrebia, Burlada Blues Festival, Barbarroja, Arizkun Rock, Barrango Fest, Mugacu, Avetoro, Festival Internacional de Mendigorría, Festival de Música Manuel Turrillas, Estaciones Sonoras, Cantamañanas, NB Fest...

noticias de noticiasdenavarra