“Si no fuese famoso, seguiría siendo un inconsciente como antes”

'Instinto', un thriller erótico sobre intimidad, confianza y sexo, llega a Movistar con Mario Casas al frente

09.02.2020 | 07:52
Casas es un empresario incapaz de relacionarse con quienes le rodean.

madrid - "Si no fuese famoso, seguiría siendo un inconsciente como antes", afirma el actor madrileño Mario Casas, que estrena hoy la serie Instinto, un thriller erótico y psicológico en el que interpreta a Marco Mur, un empresario de éxito también muy celoso de su intimidad. "Me he vuelto más reservado, soy más consciente de las cosas y a veces tengo miedo a actuar de una manera, a decir cosas fuera de contexto, a que me graben sin darme cuenta", reconoce el actor, que por lo demás no ve similitudes con un personaje "que por momentos parece que no tiene alma".

La ficción, que aterriza en Movistar+ con 8 capítulos, cuenta la historia de Marco Mur, un empresario de éxito incapaz de relacionarse con las personas que le rodean: sus socios, Diego (Jon Arias) y Bárbara (Bruna Cusí), su madre ausente, Laura (Lola Dueñas) o su hermano autista, José (Óscar Casas). También, y sobre todo, el personaje de Mario Casas no sabe entablar relaciones con las mujeres, "en lo emocional y en lo sexual", según el intérprete. Como su nueva empleada, Eva (Silvia Alonso), o su psicóloga, Sara (Myriam Gallego), o la psicopedagoga de su hermano, Carol (Ingrid García-Jonsson), que intentará hacerle ver que se puede amar sin miedo.

club privado Esta incapacidad le lleva a frecuentar un club privado donde mantiene relaciones sexuales con personas anónimas que cubren su rostro para ocultar quiénes son: "El club y el deporte son sus únicas vías de escape, su forma de desfogarse". En este tipo de escenas reconoce que tuvo que exponerse, sobre todo en el terreno emocional, porque "cuando te desnudas ese momento lo pasas rápido, pero lo que se está contando emocionalmente era lo impactante, lo que fue duro de interpretar". Casas y el resto del equipo pasaron dos semanas rodando estas escenas que incluyen desnudos integrales de varios actores. "Intentamos recrearlo y vivirlo de la manera más realista posible, siempre teniendo en cuenta que es una ficción", asegura el actor.

Su socio Diego, al que interpreta Jon Arias, hijo de Imanol, también verá tambalearse su vida por culpa de sus relaciones sexuales con Eva, una femme fatale que pondrá en peligro su matrimonio con Bárbara y su relación con Marco. "He construido el personaje sabiendo a dónde llega, desde un trauma infantil que el público no verá hasta casi la última escena del capítulo final", destaca Casas sobre un personaje "con coraza y fisuras".

Óscar Casas, su hermano en la vida real lo es también en la ficción, interpretando a José, un adolescente con autismo que vive tutelado en un centro especializado del que Marco intenta hacerse cargo viéndole a escondidas de la dirección. "Le admiro mucho más después de trabajar con él, su personaje es tan de verdad, tan emocional, tan lleno de energía que a veces me daban ganas de abrazarlo, de empatizar, pero no podía porque Marco no saber hacer eso", reconoce Casas.

La serie producida por Bambú ha sido comparada con 50 sombras de Grey por ser una ficción erótica sobre un empresario de éxito, pero para Casas "no tienen nada que ver", para mí sería más un Eyes Wide Shut o Shame, defendió el actor en el marco del festival Canneseries.