Victoria y primer puesto

GRUPO B | El Barcelona completa un partido discreto pero suficiente en Eindhoven para llevarse el triunfo con un Messi de nuevo decisivo

07.02.2020 | 20:45
Messi, el mejor del Barcelona, rodeado de jugadores del PSV.

PSV1

Barcelona2

PSV EINDHOVEN Zoet; Dumfries, Schwaab, Viergever, Angeliño; Rosario, Hendrix (Gutiérrez, min.71); Lozano, Pereiro (Malen, min.71), Bergwijn (Romero, min.79); y De Jong.

BARCELONA Ter Stegen; Semedo, Piqué, Lenglet, Jordi Alba; Busquets, Rakitic, Arturo Vidal; Dembélé (Denis, min.80), Messi y Coutinho (Malcom, min.70).

Goles 0-1, min.61: Messi. 0-2, min.70: Piqué. 1-2, min.83: De Jong.

Árbitro Pavel Královec (CHE). Amonestó a Hendrix (min.25) en el PSV Eindhoven y a Jordi Alba (min.86), Piqué (min.93) en el Barcelona.

Estadio Philips Stadion.

EINDHOVEN - El Barcelona ganó al PSV Eindhoven y selló el pase a los octavos de final de la Liga de Campeones como líder de grupo en una noche en la que no dominó, en la que sufrió, pero en la que la falta de acierto de los holandeses les permitió irse a casa con el trabajo hecho.

Leo Messi, con su sexto gol en tres partidos, abrió la lata y cambió un partido que parecía destinado a acabar en otros términos. Dominaba el PSV, creaba peligro, pero en el toma y daca fue mejor un Barça más acertado, que también supo ser atrevido en ciertos momentos, y que en el 10 tiene a un seguro.

Su gol, terminando con precisión quirúrgica en el tiro y recortes de fútbol sala para hacerse sitio en el área rival una jugada de asociación con Ousmane Dembélé, y también su creación o su servicio de falta que acabó con desvío de balón de Gerard Piqué para marcar el 0-2, hicieron que el Barça ganara.

El partido se apretó en los minutos finales con el gol del capitán Luuk de Jong. Un tanto que hizo honores a unos locales que no se dieron por vencidos y que cuajaron un buen partido. Tuvieron el empate, en botas del reserva Gutiérrez, también un mano a mano previo al gol de Hirving Lozano, y el Barça también pudo hacer el 1-3 pero Malcom, que tuvo más minutos de juego como refresco, asistido por Messi, la envió fuera.

El Barça, superado, impuso su poderío goleador pero, de cara a los octavos de final para los que estaba ya clasificado y en los que ejercerá de cabeza de serie como líder de grupo, debería subsanar errores y aprender de lo vivido en Eindhoven. Permitiendo tantas llegadas y ocasiones del rival será más difícil seguir. - E.P.