Siete equipos activan la calculadora

TERCERA | Promesas y Peña Sport optan al título y avance, cantolagua, egüés, Pamplona y ardoi intentan salvarse

09.02.2020 | 08:24
Borja Domingo celebra un gol de Osasuna Promesas en Tajonar.

pamplona - Siete equipos llegan a la última jornada con algo en juego. Dos lucharán por el título de Liga y cinco tratarán de evitar el descenso y partirán la última jornada con la intención de librar dos puestos de descenso directo y el 17º, que puede significar la caída a Autonómica si el Izarra no gana, acaba en puesto de play out y lo pierde.

Osasuna Promesas y Peña Sport se centran en la lucha por el título, con clara ventaja para el filial, al que le vale un empate en Tajonar ante un Corellano que no se juega nada. Las opciones de la Peña Sport, que recibe a un Pamplona que se juega la vida, pasan por ganar y esperar una debacle del Promesas.

Otros cinco equipos no duermen tranquilos esta semana. La situación de cada uno varía en función de los puntos con los que llega y el partido que tiene.

El Avance, penúltimo, es el que tiene la situación más complicada. No depende de sí mismo. Su objetivo es llegar al puesto 17º y después ya esperará a que el Izarra se salve o suba algún navarro a Segunda B. Le favorece un triple empate con Egüés y Cantolagua a 37. Eso le obliga a ganar y esperar que pierdan el Egüés y el equipo de Sangüesa.

El Cantolagua tampoco depende de sí mismo. Juega en casa ante el Cortes, que no se juega nada, aunque llega en una buena dinámica al final de la Liga. La derrota le lleva a Autonómica. Un punto le puede salvar si pierden Egüés y Pamplona. La victoria le da más opciones. Tiene que aspirar a que Egüés y Pamplona no lleguen a 40 puntos. Sale mal parado de los empates y triple empate a esa cifra.

El Valle de Egüés llega a la última jornada fuera de los puestos de descenso directo, pero ocupa esa 17ª posición que puede suponer jugar en Autonómica si baja el Izarra y no sube ningún navarro. Recibe en casa al Huarte, que no se juega nada. Si gana, se salva. Si pierde, le condena cualquier empate en el que esté el Avance. Si empata ante el Huarte, debe buscar que sus rivales obtengan menos puntos que 38. Le perjudica cualquier coincidencia a puntos con el Pamplona.

El Pamplona llega con 38 puntos sin haber pisado puestos de descenso en toda la Liga. Depende de sí mismo. La peor noticia es que juega en Tafalla, ante la Peña Sport, que se está jugando el título de Liga y el pichichi de Marcos Mendes. Si el Pamplona gana, jugará la próxima temporada en Tercera. El empate le vale si sus rivales no alcanzan los 39 puntos. La derrota le complica si el puesto de descenso se tiene que decidir en un doble empate con el Cantolagua. El triple empate con Cantolagua y Egüés le deja en el puesto 17º, un mal menor.

El Ardoi no puede caer en descenso directo. Y le vale con un punto para evitar el 17º. Si pierde en casa con el Burladés (que no se juega nada), se salva si Cantolagua, Egüés o Pamplona no ganan. En caso de doble empate con el Egüés o triple empate con Egüés y Cantolagua, quedaría abocado al puesto 17º, es decir, a la suerte del Izarra o de algún ascenso.