ÚLTIMA HORA
Sánchez hará una declaración institucional sobre la pandemia a las 13.00 horas

“Es un año de ilusión”

La Real presentó este domingo a sus fichajes en Anoeta, donde se pudo palpar el entusiasmo de los aficionados y del propio club de cara a la próxima temporada

09.02.2020 | 18:52
Odegaard fue uno de los más aclamados.

donostia - Ilusión fue la palabra más repetida en el acto de presentación de sus nuevos jugadores que llevó a cabo ayer la Real en Anoeta. Pronunciaron esa palabra tanto el presidente, Jokin Aperribay, como los propios futbolistas, y se notó esa ilusión entre los aficionados, entusiasmados con tantas caras nuevas. Hasta ocho. Faltaba el noveno, Ander Barrenetxea, con la selección española sub'19 en Las Rozas, pero estuvieron en el estadio los cinco fichajes -Álex Remiro, Modibo Sagnan, Cristian Portu, Martin Odegaard y Alexander Isak- y los tres canteranos que han subido al primer equipo -Ander Guevara, Robin Le Normand y Aihen Muñoz-. Los seguidores realistas llenaron el fondo de la grada Aitor Zabaleta y parte de los laterales de Anoeta. La expectación fue importante.

Antes de saltar al césped, los jugadores fueron presentados ante los medios en el palco, donde Jokin Aperribay hizo de anfitrión. "Cuando el equipo técnico del club pensó en los jugadores que querían que viniesen a la Real, pensó exactamente en estos nueve jugadores, por lo tanto tenemos que estar contentos", señaló el presidente blanquiazul: "Es un año de ilusión. Tenemos muchas esperanzas puestas en un equipo que es muy joven pero que seguro que nos va a dar muchas alegrías". Se le veía satisfecho a Jokin Aperribay, que, eso sí, no quiso fijar una meta concreta como puede ser la clasificación para Europa.

El protagonismo entre los ocho jugadores se lo llevaron especialmente Álex Remiro, Portu y Odegaard. "Quiero agradecerte que estés aquí", dijo Aperribay al guardameta navarro, ex del Athletic: "Estamos encantados de que tengamos un grandísimo jugador más para unir a los jóvenes. Juntando las próximas generaciones de la Real, vamos a tener grandísimos resultados. Seguro que vas a poder demostrar todo".

Sobre Odegaard, confirmó que su cesión es para dos años: "Federativamente solo puede ser un año, así que es uno más uno, pero el acuerdo es para que esté aquí dos años". Y de Portu destacó su "veteranía" dentro de un grupo joven. "Había que verle a Imanol lo contento que estaba cuando dijiste que venías", reveló el presidente refiriéndose al entrenador, que acudió a la presentación junto a Roberto Olabe.

Aperribay destacó de los jóvenes que suben del Sanse su "carácter, determinación y alegría" y dijo que son el "ejemplo" para otros niños que quieren recorrer el mismo camino. También tuvo palabras elogiosas para Alexander Isak, de quien subrayó su predisposición para recalar en la Real y para Modibo Sagnan: "Fuiste nuestro primer fichaje. Ten paciencia, porque estamos seguros de que vas a dar lo mejor de ti".

"la real es el sitio perfecto" Odegaard fue entre los jugadores el primero en hablar. El noruego de 20 años, la gran promesa del fútbol de su país, se mostró encantado de recalar en la Real: "La razón de que venga es que este club trabaja con jugadores jóvenes. Es cierto que tenía más opciones, pero cuando hablé con el club y escuché su proyecto vi que era el sitio perfecto. Me siento emocionado y contento de estar aquí".

Odegaard defendió que venir a Donostia ha sido decisión suya: "El Real Madrid siempre me ha dado la opción para elegir, ellos quieren lo mejor para mí, que sea feliz y poder desarrollarme como jugador. Después de hablar con la gente de aquí, vi que era el paso ideal para mí".

El noruego se definió como futbolista: "Mi juego es tratar de crear oportunidades, dar asistencias, combinar, usar el balón. Puedo jugar en varias posiciones, en el centro o en la banda, lo importante no es eso sino ayudar al equipo".

remiro, motivado Buena parte de la atención recayó sobre Álex Remiro, procedente del Athletic tras pasar la última temporada en blanco por no querer renovar con el club vizcaino. "Mi situación era la más complicada para confiar en alguien, pero desde el primer momento me han demostrado lo que yo necesitaba y tengo ganas increíbles de empezar", comentó el portero nacido en Cascante (Navarra) hace 24 años.

El guardameta tenía claro que quería recalar en la Real y se refirió a su campaña sin jugar: "Un jugador que quiere estar al máximo nivel tiene que gestionar esa presión, al final con trabajo y buena mentalidad es llevadero. Yo estaba tranquilo y ahora estoy seguro de que no me equivoco viniendo aquí, no me arrepiento para nada. El periodo de espera ha sido largo, pero seguro que merece la pena".

la "ambición" de portu La veteranía entre los nuevos la pone Cristian Portugués Portu, de 27 años y fichado del Girona para ser un hombre importante en el ataque txuri-urdin: "Mi carrera se basa en el esfuerzo en el día a día, es lo que más puedo aportar. Soy un jugador de carácter y con gen competitivo, es lo que voy a transmitir. Trataré de poner mi granito de arena".

El murciano destaca la "ambición" que está mostrando la Real de cara al próximo curso: "Tomo la decisión de venir porque es un grandísimo club, con ambición, que quiere hacer cosas grandes. El año pasado ya se interesó por mí y este verano es el equipo que ha venido con mayor fuerza. Es un club con un gran proyecto".

juventud al poder Los canteranos que suben de forma oficial al primer equipo subrayaron el nivel que hay en Zubieta. "Se está haciendo un trabajo impresionante, no es casualidad que suban tantos jugadores al primer equipo. Estoy listo para dar mi nivel más alto y ayudar al equipo", comentó Ander Guevara, que sabe que tiene "competencia" pero está dispuesto a ponérselo difícil a Imanol: "La competencia es grande pero tengo suerte, pero es una suerte tener al lado a tantos jugadores buenos. Haré todo lo que esté en mi mano y después ya veremos. Tenemos la oportunidad de estar aquí y desde el primer día vamos a darlo todo".

Aihen Muñoz fue la revelación del pasado curso y ahora parte con serias opciones de ser titular en el lateral izquierdo, aunque es algo que él por ahora no se plantea: "Eso lo dirá el tiempo. Ahí no tengo la última palabra, así que yo a trabajar. El objetivo es que el equipo juegue bien, lograr victorias y acabar arriba".

Al de Etxauri le toca confirmar todo lo bueno apuntado en los últimos meses: "Dicen que la segunda temporada es más difícil, pero voy a trabajar para hacerlo bien y a ver si es un año bonito para todos. Los jóvenes sentimos ilusión y responsabilidad por estar aquí".

Los centrales Le Normand y Sagnan saben que tendrán que ganarse el puesto, algo que a priori no tienen sencillo. "El club me da mucha confianza y quiero darlo todo para el equipo", comentó el canterano, mientras que Sagnan destacó que Montanier le ha hablado "mucho" de la Real: "Es un club que confía mucho en los jóvenes y que tiene mucha ambición, me gusta".

Por último, Alexander Isak, una de las joyas del fútbol sueco, dijo estar "muy emocionado" por recalar en la Real: "Creo en el proyecto. Es un equipo joven y tengo muchas ganas de empezar a entrenar".

muchos aficionados Tras hablar con los medios, los jugadores saltaron al césped ante el entusiasmo de los aficionados. Varios miles de seguidores llenaron la grada Aitor Zabaleta y parte de los laterales y no disimularon su entusiasmo ante la calidad de los recién llegados y la pujanza de los jóvenes que suben del filial. Ander Barrenetxea quiso mandar un saludo mediante un vídeo grabado en Las Rozas y los demás fueron presentados de uno en uno.

Isak saltó al campo chocando manos con los niños y niñas situados en la primera fila y se atrevió con un Ongi etorri, mientras que Sagnan se hizo un selfi con la grada y Portu celebró un gol imaginario con la grada. "Espero que podamos festejar muchos más", deseó el delantero. Además, Guevara tuvo un cumpleaños especial. Cumplía ayer 22 años y la grada le cantó el Zorionak zuri. Al término del acto, los jugadores regalaron balones y bufandas a los aficionados, que aprovecharon para sacarse fotos con sus nuevos ídolos. El acto de ayer supuso el pistoletazo de salida de un año que se antoja ilusionante, a tenor de la plantilla confeccionada y la respuesta que está dando la afición.