segunda división b

Buen punto del Promesas a domicilio

tablas el conjunto rojillo suma un empate positivo en el difícil campo del ebro

08.02.2021 | 00:48
Gorka Jiménez, en el duelo de ayer ante el Ebro. Foto: CA Osasuna

Ebro0

Osasuna Promesas0

EBRO Loscos; Palomares, Xiker, Juan Gutiérrez, Nacho Uche (Joserra, m.61); Israel, Parejo; Blas, Carri (Nando Quesada, m.88), Sebas Moyano (Higón, m.61); Jairo Morillas (Antonio Sanlúcar, m.67).

OSASUNA PROMESAS Iván Martínez; Diego Moreno, Liza, Herrando, Jiménez; Ibáñez, Santafé; Aimar, Hualde (Benito, m.74), Córdoba (Cárdenas, m.74); Jony.

Árbitro Martínez García (Colegio riojano). Tarjetas amarillas a los locales Juan Gutiérrez, Jairo, Israel, Palomares, Sebas Moyano y Carri; y a los visitantes Hualde y Diego Moreno.

Estadio Pedro Sancho.

zaragoza – Partido muy firme de Osasuna Promesas en un campo muy exigente como es el Pedro Sancho, del Ebro. Sólo faltó una pizca de suerte en los ataques del conjunto visitante para haber salido de Zaragoza con los tres puntos, porque un filial muy firme, serio, bien plantado, contuvo los ataques de los arlequinados de Manolo Sanlúcar para acabar sellando un empate sin goles que deja al Promesas con 16 puntos, cerca ya de escapar de la zona caliente del subgrupo.

Desde el inicio, el Ebro quiso llevar la voz cantante en la medular, encontrándose enfrente a un Promesas muy bien plantado en la zona defensiva, sin despistes ni huecos y con excelentes ayudas en defensa para taponar las bandas de los arlequinados, que llegaban hasta tres cuartos de campo pero ahí se les acababa el ideario.

De salida, en el segundo periodo continuaba la dinámica de equilibrio en el Pedro Sancho, con una primera acción polémica a los doce minutos de juego, cuando un gol de Pablo Ibáñez aprovechando un rechace del travesaño en una falta colgada al área por el ataque osasunista era anulado por posición antirreglamentaria del mediocentro visitante recién llegado a los mandos de Castillejo.

Ya en el minuto noventa, el Ebro forzaba un saque de esquina que encontraría el poderoso testarazo del central Xiker. La cruceta salvó al filial pamplonés cuando ya se cantaba el uno a cero en la mejor oportunidad del Ebro a lo largo de todo el encuentro. Sufría el cuadro de Tajonar, y así un contragolpe elaborado entre Higón y Nando Quesada, ya con el partido roto, lo culminaba este último con un disparo que se marchaba fuera por poco.

Con ese susto se llegaba al final del encuentro, un partido intenso pero sin goles que deja al conjunto de Santi Castillejo en séptima posición con 16 unidades en su casillero.