ÚLTIMA HORA
El juez cita como imputado al exministro del Interior Jorge Fernández Díaz en el caso Kitchen
La charla

Sin ellos, sin ella, sin balón

09.02.2020 | 06:05
Sin ellos, sin ella, sin balón

esta semana y sin apenas darme cuenta me he presentado con 46 años. Si andas por los 20 o 30 pensarás que ya estoy mayor y si usted anda por los 60 o 70 dirá que soy un chaval. Ningún problema en tener cuarenta y tantos, quizá lo peor es que pensaba que ayer tenía veintitantos.

Siempre me gusta decir que los futboleros no contamos la vida en años sino en temporadas y seguro que muchos me dais la razón, sobre todo los entrenadores.

Es complicado de explicar por qué dejé de jugar tan pronto y de lo cual me arrepiento, pero para los 20 años colgué las botas sin saber qué estaba haciendo. A los pocos años me cogí la pizarra y me puse en un banquillo a ver qué pasaba.

Jamás he sido profesional del fútbol pero no creo que haga falta serlo para saber que este deporte te puede dar mucho y quitar muy poco.

Desde los 23 hasta los 45 he sido carne de banquillo y he visto pasar por delante de mis narices a jugadores, jugadoras, directivos, directivas, entrenadores, entrenadoras y todo el mundo que rodea a este deporte. Me quedo con todos y con todas, seguramente gracias a ellos y a algunos otros más? soy como soy.

A muchos jugadores o jugadoras los conocí casi siendo unos chavalines o chavalinas y ahora ya son papás o mamás. A muchos directivos los conocí siendo mayores y ahora son ya muy mayores, pero me sonríen igual. Es posible también que a otros no les cayera en gracia, pero posiblemente de ellos también haya cogido algo.

Todos los partidos que gané seguro que me pusieron muy contento, todos los que perdí seguro que me pusieron cara de rancio y los que empaté pues vete a saber? pero de lo que estoy muy seguro es que cada minuto que pasé con toda esa gente de fútbol me hicieron feliz.

Esta temporada no estoy por esos banquillos de Dios pero sigo dentro del deporte que amo y conociendo a más gente maravillosa que me sigue forjando.

Me apetece dar las gracias a todas esas personas que he tenido cerca y en especial a la que más cerca tengo. Sin ellos, sin ella y sin el balón, no estaría tan feliz de tener 46.

El autor es técnico deportivo superior

Lo último Lo más leído