A los cincuenta. Triunfador

09.02.2020 | 07:03
El siempre espectacular e imponente Mustang ha logrado en su sexta generación hacerse con el favor del mercado deportivo a nivel mundial. Fotos: Ford

Ford celebra los 55 primeros años de vida del Mustang como el coche deportivo más vendido del mundo en 2018, con un total de 113.066 unidades, lo que supone alzarse con este valioso primer puesto durante los últimos cuatro años. Y se encamina a hacerlo por quinta vez, como lo demuestra el hecho de que las ventas sigan subiendo, con un 27% más en lo que va de año en Europa, por citar un ejemplo, y una cuota de mercado el pasado ejercicio del 15,4% a nivel mundial, destacando también el hecho de que fuera el líder de su segmento en Estados Unidos. Es cierto que el Mustang se ha convertido, especialmente en su última generación, en todo un icono del deportivo americano con proyección internacional, algo que ha sabido captar y representar a la perfección la última edición especial, denominada Bullit.

El Ford Mustang es sin lugar a dudas un coche que va directo al corazón. Así lo explica el presidente de Ford para los mercados globales, Jim Farley: "Rompimos el molde cuando Ford lanzó el Mustang hace 55 años. Nada es comparable a la sensación de libertad y de felicidad al conducir con el viento acariciando tu pelo en un Mustang, es un icono. No hay nada mejor que el rugido de su motor V8 un día de primavera. No sorprende que sea el deportivo más vendido del mundo".

A la venta en un total de 146 países en 2018, se han comercializado más de 500.000 ejemplares de la sexta generación, disponible desde 2015, de las que 45.000 han recalado en Europa.

En la actualidad el Mustang se oferta con dos motores de gasolina: un cuatro cilindros de 2,3 litros, turboalimentado, con 290 CV, 440 Nm, 233 km/h de velocidad máxima y consumos combinados entre 9 y 9,5 litros; así como el afamado ocho cilindros en uve de cinco litros, con 450 CV, 529 Nm, 249 km/h de punta y gastos promediados entre 12,1 y 12,8 litros. Ambos propulsores cuentan con tracción trasera con diferencial autoblocante y se combinan con cajas de cambios manuales de seis marchas o automáticas Selectshift de diez velocidades.

El Mustang no solo causa respeto por su imponente estética exterior de deportivo americano en estado puro, sino también por unas considerables dimensiones (4,789 metros de largura, 1,916 de anchura con los espejos plegados, entre 1,373 y 1,396 de altura y 2,720 de distancia entre ejes), su compacto habitáculo con capacidad para cuatro privilegiados ocupantes, un contenido maletero (408 litros el Fastback y sólo 332 litros el descapotable), los enormes neumáticos (255/40 R19 delante y hasta 275/40 R19 en el tren trasero) y pesos en vacío que oscilan entre 1.662 y 1.818 kilogramos.

Pero no sólo de cifras y de diseño espectacular vive el Mustang del siglo XXI. Ford ha dotado a su icónico modelo de tecnologías de vanguardia para cautivar a mercados cada vez más exigentes. Entre éstas se encuentra la posibilidad de adaptar y programar el nivel de decibelios del propulsor para "en el modo buen vecino convertir el característico rugido del Mustang en un ronroneo", con un sonido de escape que igualmente variará en función de los seis modos de motor disponibles. Otros aspectos destacables de la última generación del Mustang son su iluminación led, la suspensión MagneRide (con regulación electrónica) y sus sistemas de asistencia a la conducción, con ayuda de mantenimiento de carril, asistente precolisión con detector de peatones, control de crucero adaptativo y alerta de distancia.

Por último, los precios para este emblema de la automoción, disponible tanto en carrocería cerrada (Fastback) como en descapotable, parten de 41.850 euros para el 2.3 Ecoboost de 290 CV, con el 5.0 V8 GT de 450 CV desde 49.850 euros y el espectacular Bullit a partir de 55.850 euros.