Polémica por la compra de votos para los Juegos de Rio

OLIMPISMO | El Comité Olímpico de Rusia confía en la inocencia de Popov y Bubka

09.02.2020 | 18:42

moscú - Serguéi Bubka, expertiguista ucraniano y miembro del Comité Olímpico Internacional (COI) negó haber recibido un soborno del exgobernador de Río de Janeiro Sergio Cabral para adjudicar a la ciudad brasileña la sede olímpica de 2016.

Bubka afirmó en su perfil de Twitter que rechaza rotundamente las "falsas acusaciones hechas por el exgobernador, que está en la cárcel por corrupción", y que confesó recientemente que dio 2 millones de dólares a varios miembros del COI para garantizar que Rio fuera ciudad olímpica.

Por su parte, El exnadador ruso Alexander Popov, rechazó ayer las acusaciones del exgobernador de Río de Janeiro Sergio Cabral de que el excampeón olímpico vendió junto a otros su voto para adjudicar a la ciudad brasileña la sede de los Juegos Olímpicos de 2016.

"Tengo entendido que para muchos esta noticia de esta mañana ha sido un shock. Especialmente para mí, porque yo no voté por Río", recalcó.

Dijo que ahora sus abogados preparan un comunicado oficial. ¿Qué más puedo hacer en esta situación?, se preguntó Popov, quien también dijo que nadie del COI le ha contactado por ahora por esta acusación de Cabral.

El exnadador sostuvo que se muestre "al menos algún tipo de comprobante" del supuesto soborno aceptado. "Entonces sabría a qué banco ir. Alguien al parecer se ha lucrado a nuestra costa", agregó.

Además, el Comité Olímpico de Rusia mostró ayer su confianza en la inocencia de los exdeportistas Alexander Popov y Serguéi Bubka, acusados por un expolítico brasileño de haber vendido sus votos para adjudicar a Río de Janeiro la sede de los Juegos de 2016.

"Quisiera confiar en que estas acusaciones no tienen nada que ver con la realidad", afirmó el presidente del Comité Olímpico de Rusia, Stanislav Pozdniakov.

Por su parte, el exgobernador de Río de Janeiro Sergio Cabral dijo el pasado jueves en una audiencia que sobornó a miembros del Comité Olímpico Internacional (COI) por 2 millones de dólares para garantizar que la cuidad brasileña fuera sede de los Juegos Olímpicos en 2016. - Efe