A la final tras dos prórrogas de infarto ante Australia (95-88)

13 años después de ganar el oro en Japón, oportunidad el domingo de conquistar el segundo Mundial (14:00 h)

10.02.2020 | 02:59
Primera semifinal: España - Australia. Fotos: EFE

13 años después de ganar el oro en Japón, nueva oportunidad este domingo de conquistar el segundo Mundial

PAMPLONA. La selección de baloncesto ha sumado otra gesta a su larga lista de los últimos años con su victoria tras dos prórrogas ante Australia (95-88) en semifinales del Mundial de China, un éxito que, 13 años después, le permitirá pelear por el segundo oro planetario de su historia tras completar un ejercicio de coraje con el liderazgo ofensivo de Marc Gasol (33 puntos), Ricky Rubio (19 y 12 asistencias) y Sergio Llull (17).

España fue siempre a remolque frente a la selección australiana, un rival que le tenía ganas tres años después de perder en la final de consolación olímpica en Río. Con el lógico Patty Mills (34) y el inesperado Nick Kay (16 y 11 rebotes) al frente, los 'boomers' llevaron la iniciativa durante todo el partido, pero acabaron vencidos por la fe de un rival épico que ya se ha asegurado su undécima medalla en los últimos 13 torneos internacionales y que buscará más contra Argentina o Francia.

Necesitaba España a toda su artillería al máximo nivel para aspirar a la victoria y poco a poco se fueron activando todas las piezas. Lo hizo Marc Gasol, que anotó 33 puntos -su récord con la selección- en una segunda parte antológica, y lo hizo Llull para sentenciar, ambos en sus mejores actuaciones del torneo, y sumados a un Ricky Rubio magistral un día más en la dirección de juego. El base nunca olvidará este torneo, el de su consagración como un líder histórico de la selección española.

Los dos equipos pudieron ganar. Lo pudo hacer España al final del tiempo reglamentario, con un triple desde medio campo y sobre la bocina de Ricky que a punto estuvo de entrar. Luego tuvo su oportunidad Australia en la primera prórroga, con un tiro de media distancia de Matthew Dellavedova que repelió el aro con el tiempo ya agotado.

Ahí murieron las opciones de oceánicos, que habían transitado todo el partido con la iniciativa. En el segundo tiempo extra, España fue la de sus mejores días, con una defensa asfixiante comandada por Rudy Fernández y Víctor Claver, sacrificados en la labores oscuras, y con un ataque fluido donde no parecía pesar el cansancio tras tantos minutos de enorme exigencia física y mental.

MARC SE AGIGANTA, RICKY DIRIGE Y LLULL SENTENCIA Dos triples de Llull lideraron la carga final, un parcial de 10-0 en la última prórroga (90-82) que finalmente tumbó a un rival bravo y sorprendido por la capacidad de resistencia de un equipo que llegó a China consciente de que sería complicado incluso llegar a las eliminatorias y que está a un paso de volver a ser el mejor del mundo.

A los australianos no les bastó con su superioridad al rebote (57-43, 20 de ellos ofensivos) y también les tembló la muñeca en momentos decisivos. Con 71-71 y cuatro segundos por disputar, Mills falló un tiro libre que podría hacer decantado la semifinal, igual que hizo después de Dellavedova. Demasiadas oportunidades ante un rival que lleva años surcando todos los caminos de la victoria, del más contundente al más sufrido, como ocurrió esta vez en el Wukesong Sport Center de Pekín.

Ese fue el escenario hace 11 años de la final olímpica ante Estados Unidos y allí volverá a concurrir España el próximo domingo (14.00 hora española) para jugarse otro gran título, en este caso mundial, después de una semifinal que estaba muy cuesta arriba en el ecuador del tercer cuarto (39-50). Punto a punto, esfuerzo a esfuerzo, sin perder nunca el norte ni la fe, la selección fue limando la desventaja y construyendo otra hazaña que añadir a su larga galería.

Ahora, España espera contar con descanso suficiente tras un partido extenuante y preparar bien su segunda final mundialista. Rudy Fernández y Marc Gasol son los únicos supervivientes del histórico duelo en Japón 2006 contra Grecia y tan solo cinco de aquellos pioneros permanecen en activo, pero su carácter ganador sigue perpetuándose y ya forma parte del genoma del equipo nacional.

FICHA TÉCNICA.

--RESULTADO: ESPAÑA, 95 - AUSTRALIA, 88 (32-37 al descanso).

--EQUIPOS.

ESPAÑA: Ricky Rubio (19), Rudy Fernández (2), J.Hernangómez (8), Claver (9) y Gasol (33) --quinteto inicial--; Llull (17), W.Hernangómez (-), Oriola (-) y Ribas (7).

AUSTRALIA: Mills (32), Dellavedova (6), Ingles (4), Landale (3) y Baynes (6) --quinteto inicial--; Bogut (12), Goulding (5), Kay (18) y Creek (2).

--PARCIALES: 22-21, 10-16, 19-18, 20-16, 9-9 y 15-8.

--ÁRBITROS: Locatelli (BRA), Sahin (ITA) y Bermúdez (MEX). Sin eliminados.

--PABELLÓN: Wukesong Sport Center de Pekín.

EL LÍDER GASOL El pívot de la selección Marc Gasol se mostró feliz por el pase a la final del Mundial de China, un partido que espera "durísimo" sea cual sea el rival y un éxito que no le sorprende del todo porque ello llevan "creyendo todos los días desde el 23 de julio" en conseguirlo.

"Llevamos creyendo desde hace muchos días, todos los días desde el 23 de julio. Llevamos creyendo y trabajando para estar aquí, pero no siempre se logran esos resultados. Ahora estamos con la ambición al máximo como siempre", señaló Gasol ante los medios.

El catalán dejó claro que uno "lo da todo siempre". "Siempre esperas que el resultado sea positivo, así que estamos contento por estar en la final, que era nuestro deseo y ahora tenemos que descansar lo mas rápido posible porque tenemos un partido que es una final, que será durísima ante un equipo con experiencia, carácter y talento", expresó.

Además, también se refirió a su mejor partido ofensivo del torneo, con 33 puntos, todos ellos en la segunda parte. "A la que han entrado un par seguidas.... Cuando entras en ritmo, todo es más fácil", admitió el pívot.

SCARIOLO Sergio Scariolo destacó que sus jugadores mostraron "un carácter y una competitividad tremendas". "Ganar y hacerlo además así, después de jugar contra un superequipo que ha competido los 50 minutos, te hace muy feliz. Pero una vez más, la suma de corazón y cerebro que este equipo ha tenido ha sido superior. Hemos sabido jugar con paciencia los momentos complicados, que los ha habido y mucho, pero hemos mostrado un carácter y una competitividad tremendas", dijo el técnico italiano en la zona mixta del Wukesong Sports Center de Pekín.

Porque sus jugadores "no tiraron la toalla nunca" y tomaron "buenas decisiones" en los momentos calientes del partido.

Cuestionado por si sufrió más de la cuenta tras tener que disputar dos prórrogas, respondió que es su trabajo y no puede permitirse pasarlo mal.

"Es más, lo pasas bien. Es una toma de decisiones detrás de otra. Es lo más divertido, lo más bonito. Es cuando tienes que desafiarte a ti mismo para tener frialdad y concentración. Decir cosas que hay que reafirmar, cambiar o a veces callarte sin tener que añadir voz cuando no hace falta. Pero es la parte más divertida de mi trabajo" aseguró Scariolo.

Explicó que hay jugadores que saben disputar este tipo de partidos "y que emergen, porque la experiencia es un punto, la personalidad es un punto y la capacidad de aprender de los fracasos es un valor importante".

"Y luego habrá jugadores que crecerán por lo que están viviendo este campeonato", añadió.

A su juicio la medalla que se colgará el domingo España es "quizás" la más inesperada. "Pero repito. Sólo con corazón no ganas. Y han puesto mucho, mucho corazón. Pero ya daba por hecho que iban a poner mucho corazón. Lo que hay que poner ahí es la cabeza. Los últimos 16 o 17 minutos del partido ha habido mucha cabeza", consideró el seleccionador.

Mostró su confianza en que el esfuerzo extra y las dos prórrogas que tuvieron que jugar no pesen en la final. "Esperemos que no. Por eso tenemos necesidad que jugadores que han tenido menos minutos hoy puedan estar preparados para jugar un partido con mucha concentración defensiva, donde pueda dejarles en el campo para que en la primera parte den un poco de relevo", apuntó Scariolo.

Alabó especialmente a Marc Gasol, nombrado mejor jugador del partido. "Ha destapado la canasta, ha metido tiros importantes pero sobre todo ha amenazado y ha complicado la vida defensiva a los demás" resumió.

"Porque tener a un coloso en defensa que ha obligado a salir tanto dejaba espacios a los demás. No ha sido una cosa de meter mucho, porque Marc ha estado en su media. Ha tirado con el 33% de acierto, no ha tirado con el 80. Pero tácticamente ha estado genial por esos espacios que ha generado", explicó.

También quiso destacar el "partidazo extraordinario" de Rudy Fernández, Ricky Rubio y Sergio Llull y lo "mucho" que ayudó al equipo Pau Ribas.

Además, Pierre (Oriola) y Willy y Juancho (Hernangómez) "han puesto su granito y el siguiente partido lo afrontarán entendiendo qué importa en este tipo de partidos".

El baloncesto español "está de enhorabuena", resaltó el técnico italiano, que completará un año redondo con el anillo de la NBA como técnico asistente de los Toronto Raptors y una medalla con la selección española.

"No sé si otro lo ha conseguido. Está claro que vivimos para conseguir medallas pero estando en el último día de un ciclo de dos meses, sólo puedo decir que estoy agradecido y bendecido de haber podido disfrutar de tantos días con estos jugadores. No digo que es lo de menos porque sería un hipócrita, pero como se suele decir hemos disfrutado del camino. Queda un trecho y lo vamos a intentar", concluyó.