Romà Bas: padre en tiempos del coronavirus

El exjugador de Basket Navarra cuenta el nacimiento de su hijo Marc en pleno confinamiento

05.04.2020 | 00:32
Romà Bas, en el nacimiento de su hijo Marc junto a su mujer, Garazi. Foto: cedida

pamplona – Si la situación de confinamiento que está viviendo todo el mundo ya es peculiar, ser padre primerizo en medio de un momento como este se sale totalmente de las bases de la normalidad.

Es lo que le sucedió al exjugador de Basket Navarra, Romà Bas, que militó en el cuadro navarro entre 2009 y 2011, logrando el ascenso a la LEB Oro con el entonces llamado Grupo Iruña Navarra. El escolta de Jávea, ahora en el TAU Castelló de esa misma categoría, vivió hace dos semanas el nacimiento de su primer hijo, Marc.

"Por un lado, lo he vivido con ilusión, con ganas de que llegase el día tras tantos meses de embarazo. Por otra, con bastante incertidumbre, de saber cómo estaría el hospital, las circunstancias que habría, el protocolo... no sabríamos bien si al final iba a poder acompañar a mi pareja", explica Bas en una conversación con este periódico.

Dicha incertidumbre venía, sobre todo, de los casos que ya hace dos semanas empezaron a multiplicarse exponencialmente. Sin embargo, Romà cree que tuvieron algo de suerte por el lugar. "Castellón es la provincia con menos contagios y casos. En el hospital la cosa estaba bastante tranquila aún. La planta de maternidad no estaba mal del todo. Pero los tres días que estuvimos ahí lo hicimos encerrados en la habitación, para no exponernos", rememora.

"Es verdad que incluso el personal sanitario estaba que no sabían por donde iban los tiros. Estaban nerviosos y sin saber cómo actuar. Lo que te decían una tarde tal vez a la mañana siguiente te decían lo contrario. El hospital estaba bien en ese momento, de aquí a estos días ha cambiado, por desgracia", añade al respecto.

volver a casa, una "liberación"A estas horas de angustia que el exrojo vivió en el hospital de Castellón, le siguió un merecido descanso en su domicilio. Para él, desde entonces su casa es "una maravilla" tras lo vivido: "A modo de broma digo que, tras estar tres días dentro de la habitación, estar en casa ahora parece una maravilla, porque estar en una habitación sin poder hacer casi nada fue una situación curiosa. Volver a casa fue una liberación. El tema era huir lo antes posible del hospital".

Asimismo, Romà cree que hay que buscar el "sentido positivo" a las cosas. Y es que podrá dedicar el 100% de su tiempo a Marc, algo que, como ya es habitual en todo deportista, no es lo normal cuando son padres. "No podemos entrenar ni jugar, por lo que el 100% del tiempo lo puedo pasar con mi pareja y con mi hijo. Para mí es una parte muy positiva, porque es una experiencia muy bonita. Mirando por mi trabajo, aunque duerma menos y esté más cansado, no me importa tanto porque no tengo que ir a entrenar", señala el alero sobre cómo están viviendo los primeros días con su primer hijo.

Además, añade que lo más frustrante de todo es estar alejado de la familia y amigos. Pero en estos tiempos de la tecnología al menos hay consuelo. "No poder estar con familiares y amigos es una faena. En nuestro caso es el primer hijo, y muchísima gente estaba pendiente de su nacimiento. Nos tenemos que conformar con hacer millones de fotos y vídeos", apunta con humor.

"veo difícil volver a jugar" Dejando la faceta personal a un lado, Bas reconoce que le dio "mucha pena" el parón, por llegar en el "mejor momento" tanto de su equipo como en su caso: "Personalmente, estaba en el mejor momento de la temporada. Me costó bastante la primera parte de la campaña, y por mi juego al ser tirador no tenía buenas sensaciones. No tenía feeling. Antes del parón llevaba unos cuantos partidos mucho mejor, igual que el equipo, que habíamos mejorado y llevábamos varios partidos muy buenos".

"Parece que han pasado dos meses desde que dejamos de entrenar y han pasado dos semanas", añade sobre el desarrollo del último mes, lamentando este "parón en seco", como él denomina. El sentir de su plantilla es claro y unánime: ven "muy difícil" que esta temporada se pueda continuar la LEB Oro, en la que el TAU Castelló marchaba en la 11ª posición.

"Todos pensamos algo lo mismo. No vamos a jugar más esta temporada. Seguramente, no creo que se vaya a poder terminar, porque esto no se va a solucionar de la noche a la mañana. Pensamos que esta temporada acabó hace unas semanas, por desgracia", revela sobre el sentir general del vestuario de su equipo al respecto del futuro de la categoría. Esta decisión afectaría también, en caso de que se diese, a Basket Navarra, que en su caso milita en LEB Plata, una categoría por debajo.

en pleno erte Además, tal y como está pasando en prácticamente todos los estratos de la sociedad, en su equipo están pendientes de la posibilidad, cada vez más real, de que realicen un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).

"Estamos a la espera de que nos digan, pero tiene pinta de que harán un ERTE. Aquí, en ese aspecto, son muy serios. Se van a acoger a dicho ERTE, y creo que en breve lo harán efectivo. Estábamos pendientes de que nos puedan confirmar si vamos a poder cobrar todo. Soy optimista porque son serios", evalúa sobre la situación. Aún así y en su reciente paternidad, Romà Bas, ya con Marc en brazos, es optimista con respecto al futuro.

No se esconde a la hora de admitir que no ha podido seguir la temporada de Basket Navarra. "He seguido poco la LEB Plata, porque no soy de seguir el basket, pero es una categoría muy difícil. Vi la final de la Copa, que la dieron por la tele, pero poco más", finaliza.

"Fue una mezcla de incógnita e ilusión, ya que no sabía si iba a poder estar con mi pareja"

"Lo único bueno de no poder entrenar ni jugar es poder darle el 100% de mi tiempo a mi hijo. Hay que ser positivos"

ROMÀ BAS

Jugador del TAU Castelló