Escalera hacia el cielo

03.03.2020 | 00:52

El frontón Labrit de Pamplona y el Bizkaia de Bilbao abren este fin de semana la liguilla de semifinales del Campeonato de Parejas de la LEP.M, a la que acceden dos combinaciones por empresa, y Jaka-Zabaleta apuntan a ser los rivales a batir

Los diecinueve peldaños del Campeonato de Parejas de la LEP.M forman parte de un camino tortuoso, el más duro de toda la campaña de la pelota a mano profesional, tanto por longitud, cinco meses de batalla sin cuartel, como por exigencia. No hay tregua en la competición que supone la mayor inyección económica para la Liga de Empresas y que significa, a la vez, el instante en el que se empiezan a cerrar todos los festivales veraniegos, que salpimentan un calendario estival repleto de ferias. Tanto Baiko Pilota como Aspe reconocen que el grueso de espectadores del curso y el poder económico se registra desde diciembre hasta abril. De ahí nace la importancia estratégica de un Parejas estratosférico en su dimensión, acentuado aún más en la presente edición al introducir el play off de acceso a la liguilla de semifinales entre los cuatro clasificados entre la tercera y la sexta plaza. El invento no salió del todo mal: el sábado en el Labrit de Pamplona se registró un llenazo (945 espectadores según los datos oficiales) para ver el compromiso entre Olaizola II-Urrutikoetxea y Artola-Imaz, dato poco llamativo al tratarse ya de una constante en La Bombonera, y el domingo en el Astelena de Eibar fueron 706 espectadores (el aforo oficial es de 1.250 butacas) los que pasaron por taquilla de cara a la cita entre Altuna III-Ladis Galarza y Laso-Albisu.

Una vez solventado el último episodio de la serie de cuartos de final, el todo o nada de una eliminatoria en la que acabaron hincando la rodilla los terceros y cuartos clasificados de la tabla ante los sextos y los quintos, respectivamente, el frontón Labrit de Pamplona y el Bizkaia de Bilbao abren este fin de semana el tríptico de encuentros que dará acceso a la final del Parejas, prevista para el 5 de abril en el recinto de Miribilla. Jaka-Zabaleta y Ezkurdia-Martija, las dos combinaciones más sólidas, se cruzan en el escenario navarro, donde los precios de las entradas oscilarán todos los sábados de semifinales entre los 20 y los 45 euros. Al día siguiente, Olaizola II-Urrutikoetxea y Laso-Albisu se verán las caras en el tapete negro vizcaíno, donde los asientos costarán entre 20 y 50 euros. Hacía cuatro años que Baiko Pilota, antes Asegarce, no conseguía tanta presencia en las semifinales del torneo. Esa misma campaña acabaron coronándose el veterano de Goizueta y el todoterreno de Zaratamo. El resto del menú de semifinales se podrá degustar, además de en La Bombonera, en el Astelena de Eibar (domingo 15) y en el Beotibar de Tolosa (domingo 22).

duelo entre los primeros Para abrir boca, los dos enfrentamientos entre los dos primeros del Parejas, componentes de la empresa Aspe, se decidieron por detalles. Jaka-Zabaleta ganaron el primero a Ezkurdia-Zabaleta por 20-22. Los segundos se tomaron la revancha en la vuelta (22-19). Con todo, la promotora de Eibar cuenta entre sus filas con los cuatro pelotaris más regulares del panorama.

Así, Erik Jaka, debutante como titular, está rindiendo a gran nivel junto al mejor zaguero del cuadro profesional, José Javier Zabaleta. El guardaespaldas de Etxarren es el manista mejor valorado de la primera fase. De su poder y su regularidad nacen todas las virtudes de la combinación. El de Sakana tiene dos txapelas (en 2013 junto a Martínez de Irujo contra Berasaluze II-Albisu y en 2018 con Ezkurdia contra Elezkano II-Rezusta) y acumula dos finales consecutivas. Es la sensación del torneo, el más determinante. Ocuparon el liderato del Parejas desde la primera jornada.

Sus rivales, entretanto, desbordan cemento en cada actuación. Apenas han sufrido vaivenes, siempre situados en posiciones hegemónicas. Joseba Ezkurdia tiene galones de sobra y une trabajo y experiencia en un cóctel estupendo que casa a la perfección con Julen Martija, zaguero trotón, sacrificado y con buena derecha. El rendimiento del de Etxeberri, en su tercera presencia en el campeonato, es remarcable; eso sí, en sus dos anteriores Parejas no logró el billete a la final.

El peligro de Aimar-Urrutikoetxea Por otro lado, Aimar Olaizola y Mikel Urrutikoetxea, campeones en 2016, acumulan las preocupaciones de catorce semanas viviendo a contrapelo, fuera de foco. Pese a ser favoritos, la irregularidad penó su propuesta. Aun así, se resetearon al final de la segunda vuelta y, con una serie de triunfos clave, arrebataron la sexta posición a Irribarria-Rezusta en la última jornada. Después, no perdonaron a Artola-Imaz en el play off. Están en clara tendencia al alza.

Entretanto, Unai Laso y Jon Ander Albisu tratarán de iniciar con buen pie las semifinales contra sus compañeros de empresa. Una vez solventada la eliminatoria ante Altuna III-Galarza con una imagen muy buena, el navarro y el guipuzcoano, a un nivel brutal, se agarran a los precedentes: los dos compromisos de cuartos entre los dos duetos de Baiko Pilota se definieron de su lado y por idéntico resultado (14-22). El Olimpo del Parejas espera con el pulgar en el aire. El sábado se abren las hostilidades.

Jaka-Zabaleta y Ezkurdia-Martija, los duetos más regulares del Campeonato de Parejas, juegan el sábado en el Labrit de Pamplona

Olaizola II-Urrutikoetxea y Laso-Albisu, que aterrizan desde el 'play off' tras un torneo irregular, se cruzan el domingo en Bilbao