La Carta de Derechos Sociales exige una reforma fiscal

Este movimiento de colectivos sociales y sindicatos protesta en Pamplona

20.06.2020 | 00:51
Asistentes a la marcha celebrada en Pamplona, ayer por la mañana. Foto: Oskar Montero

pamplona – La Carta de Derechos Sociales de Euskal Herria, integrada por los sindicatos ELA y LAB y colectivos sociales, se manifestó ayer por las calles de Pamplona para reclamar una reforma fiscal que permita financiar unos servicios públicos de "calidad". La marcha, con una pancarta en la que se leía Publikoa, funtseskoa zaindu, aberastasuna banatu. Primero la vida(Lo público, cuidar lo fundamental, repartir la riqueza), salió desde la antigua Estación de Autobuses y finalizó en el paseo de Sarasate, frente al Parlamento de Navarra.

El responsable de ELA en Navarra, Imanol Pascual, afirmó que, ante la crisis del coronavirus, se debe optar entre "realizar una reforma fiscal o aplicar recortes" y defendió la primero opción. A su juicio, "es necesario hacer una reforma para que la fiscalidad en la Comunidad la cambiemos de arriba abajo, porque es injusta, ya que principalmente recae en los trabajadores, y es insuficiente". Pascual reclamó una reforma fiscal para conseguir "unos servicios públicos de calidad y unas condiciones de trabajo dignas, y para combatir la pobreza".

Sin embargo, hizo un balance "muy negativo de lo que ha hecho el Gobierno de Navarra" durante esta legislatura y aseguró que "la única medida que ha aprobado ha sido eliminar el impuesto al Patrimonio empresarial". Pascual afirmó que "para conseguir esa reforma es necesaria la movilización social" y señaló que "el diálogo social no va a ser la solución". Así, fue crítico con el acuerdo alcanzado esta misma semana por el Gobierno foral, la CEN y UGT y CCOO, considerando que es un acuerdo con dos ámbitos: "Las medidas dirigidas a las empresas, que son concretas y con partida presupuestaria, y las dirigidas a los trabajadores, que son inconcretas y sin partida presupuestaria. Eso evidencia los límites del diálogo social".

El portavoz de LAB en Navarra, Imanol Karrera, afirmó que el Gobierno foral tiene dos alternativas, "o llegar a acuerdos con la CEN, UGT y CCOO, que son pactos fantasma, o situarse a favor de los servicios públicos". Reclamó que "hay que publificar las residencias, porque han muertos 431 personas en las residencias de Navarra –a raíz del virus–, hay que desarrollar una fiscalidad justa porque la patronal no está dispuesta a dar un euro para complementar los ERTE, y hay que iniciar una transición en Navarra que cambie el modelo actual". Karrera dijo que LAB ha trasladado al Gobierno foral varias propuestas que "defienden y garantizan el empleo en Navarra y el Ejecutivo ni siquiera se sienta con el sindicato". "Frente a la negativa del Gobierno, lo que nos queda es movilizarnos", concluyó.