Agricultores y vecinos, contra los nuevos macroparques fotovoltaicos de Navarra

El sector advierte de que se está dificultando la instalación de jóvenes agricultores y se corre el riesgo de privatizar el suelo comunal

25.05.2021 | 13:29
Félix Bariáin, Xabier Orozko y David Eslava.

La asociación Salvemos el Perdón 4.0 y sindicatos agrarios de Navarra se han mostrado contrarios al desarrollo de grandes parques fotovoltaicos en tierras fértiles de alta productividad y han apostado por establecer una moratoria que permita abordar en profundidad el mejor camino hacia la transición energética.

Así lo han hecho saber representantes de la plataforma y de los sindicatos agrarios EHNE Nafarroa y UAGN durante su intervención en comisión parlamentaria para denunciar los problemas que generan las plantas de energía solar fotovoltaica impulsadas en las laderas norte y sur de la sierra de El Perdón.

David Eslava, de la plataforma Salvemos el Perdón 4.0, ha subrayado la necesidad de proteger la tierra fértil, "un recurso limitado y estratégico" puesto que las energéticas han puesto el punto de mira en "una de las mejores zonas de Navarra y, por ende, de España" en lo que se refiere a producción de cereal de secano.

En esta misma línea, el presidente de UAGN, Félix Bariáin, ha defendido que "todos los parques fotovoltaicos deben estar construidos en suelos de baja productividad agrícola" con la salvedad de pequeños proyectos de autoconsumo, que podrían estudiarse siempre que no superen las 10 hectáreas.

"Los macroparques fotovoltaicos en suelos productivos no son sostenibles, fomentan el despoblamiento e impiden la incorporación de jóvenes agricultores", ha subrayado.

Eslava ha abogado por establecer una moratoria para "planificar, ordenar, reglamentar y pensar" el mejor camino hacia la transición energética, una idea que ha contado con el respaldo de los dos sindicatos.


Defender lo rural

Asimismo, ha pedido a las instituciones que "defiendan lo rural y lo ambiental frente a empresas que buscan sus intereses" y también frente a otros objetivos del Ejecutivo como es el desarrollo económico.

Xabier Orozko, de EHNE, ha denunciado que para estos proyectos se está utilizando suelo comunal, que "no sirven para que un Ayuntamiento se enriquezca" sino para que "los vecinos puedan desarrollar su actividad y subsistir en el pueblo".

En este sentido, ha denunciado que la ocupación del suelo con parques fotovoltaicos que no están controlados por el pueblo ni van a repartir sus riqueza entres los vecinos "solo va a empobrecer nuestro entorno rural" y ha alertado del peligro de que se produzca una "privatización del suelo en Navarra".


Sin relevo generacional

Asimismo, ha asegurado que estos proyectos están dificultando la instalación de jóvenes agricultores por la falta de suelo y ha criticado que no buscan el autoconsumo de estas poblaciones, sino que producen "con afán exportador".
En el caso concreto de la sierra de El Perdón, ha explicado Eslava, hay proyectados tres parques fotovoltaicos que rodean el término municipal de Adiós, ocupando "prácticamente la mitad de las tierras de cultivo y todo el cereal".

"En 3 kilómetros la redonda tenemos 40 turbinas eólicas y pretenden instalarnos 150 megavatios fotovoltaicos con 300 hectáreas de tierra fértil perdidas", una extensión que, ha denunciado, equivale a 400 campos de fútbol.

A esto, ha señalado, se le suma otro parque eólico "de grandes dimensiones" en al zona de Obanos y 5 parques fotovoltaicos en la zona de Mendigorría, Tirapu y Añorbe con sus respectivas líneas de evacuación de alta tensión, torres y estaciones de transformación.


Los grupos parlamentarios

Desde Navarra Suma Carlos Pérez Nievas ha señalado que "es imprescindible conjugar los intereses de todos los actores", incluidas las empresas y los propietarios del terreno, y ha defendido que "habrá que poner parques si se hace con el seguimiento de la ley" reclamado que haya "una ley clara y un ordenamiento jurídico que impida la indiscreccionalidad".

Javier Lecumberri, del PSN, se ha mostrado contrario a una moratoria puesto que el cambio climático es "un problema acuciante" que hay que enfrentar buscando "un punto de equilibrio" con "el medio ambiente, la ordenación del territorio y sus usos" y ha garantizado que se estudiará el impacto de los proyectos de El Perdón en su conjunto, no como casos aislados.

El portavoz de Geroa Bai, Pablo Azcona, ha reconocido que existe "un boom" de proyectos de energías renovables considerando que el Gobierno Foral "tiene que garantizar ese equilibrio entre lo económico, lo social y lo medioambiental" e instando a este a ofrecer información y apoyo a los Ayuntamientos.

Laura Aznal, de EH Bildu, ha compartido la necesidad de una moratoria considerando que "ha llegado el momento de sentarse y hacer una transición de forma ordenada escuchando a todos los agentes", centrando el debate en "todos los aspectos que no pueden verse hipotecados con el desarrollo de las energías renovables"

Por parte de Podemos Ahal Dudu, Ainhoa Aznárez se ha mostrado muy crítica con el "capitalismo verde" que busca "seguir acaparando beneficios para unos cuantos y no para el conjunto de la sociedad" y se aprovecha de la "vulnerabilidad de la falta de información que muchas veces tienen los municipios".

noticias de noticiasdenavarra