Atana-Clúster TIC de Navarra advierte de falta de titulaciones en un sector que emplea a 4.000 personas

Su presidente, Miguel Ángel Latasa, defiende el fomento de las vocaciones STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), sobre todo entre las mujeres

26.06.2021 | 20:21
Una sala de ordenadores en un centro de Formación Profesional.

El sector TIC en Navarra, al igual que ocurre en el resto de España, tiene dificultades para contratar a personal cualificado para esta actividad. Una de las claves consiste en fomentar las vocaciones STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), desde edades muy tempranes, en Primaria o Secundaria

Otro de los objetivos es que las mujeres se interesen por este sector, ya que su presencia es minoritaria.

El sector de las tecnologías de la información y comunicación (TIC) en Navarra genera unos 485 millones de euros anuales, el 2,2% del PIB, y tiene margen de crecimiento si se compara que esta misma actividad en la economía nacional alcanza el 3,23%.

Este punto de diferencia se traduce en que las empresas TIC en la Comunidad Foral tienen capacidad para producir unos 228 millones más, y llegar hasta los 713 millones.

Las TIC fueron un sector esencial durante el estado de alarma y el confinamiento, y cumplieron un papel fundamental para que el resto de compañías activaran el teletrabajo de manera sorpresiva el año pasado.

EL CORONAVIRUS ACELERA TODO


Además, el coronavirus ha acelerado las estrategias de transformación digital en las empresas, apoyadas con los fondos europeos Next Generation que apuestan por este vector como factor de competitividad.

En este escenario, el sector TIC en Navarra tiene capacidad de crecimiento, con más de cien empresas y unos 4.000 empleos.

Atana-Clúster TIC en la Comunidad Foral, con más de 40 integrantes, quiere convertirse en referente "de la transformación digital en Navarra mediante la generación de oportunidades y el fomento de ecosistemas de innovación entre los diferentes agentes de la oferta y de la demanda, y revertir así en una mejora de la calidad de vida de la sociedad", explica el presidente de este clúster, Miguel Ángel Latasa.


Miguel Ángel Latasa, presidente de Atana-Clúster TIC de Navarra, en la sede de Sodena. Patxi Cascante
 

PRIMER PLAN ESTRATÉGICO


Atana, la Asociación de Empresas Navarras de TIC, se transformó en clúster aproximadamente hace siete años. "Ahora somos una agrupación de organizaciones y entidades complementarias con el objetivo común de desarrollar un tejido o actividad específica, con apoyo público, para favorecer el desarrollo regional y nacional", define Latasa este clúster.

Para disponer de una visión específica del sector, Latasa adelanta que van a confeccionar el primer plan estratégico de las TIC en la Comunidad Foral, con el apoyo de Sodena y con un horizonte, por lo menos, de cinco años. "Nos permitirá acotar y delimitar perfectamente los objetivos y las acciones a ejecutar", detalla el presidente de Atana.

Ya valoran la selección de una consultora para desarrollar este plan, y prevé que para la primera quincena de julio puedan comenzar los primeros trabajos. "El clúster debe ser una palanca para el sector", manifiesta Latasa.

"ESCASEZ DE TALENTO"


En este contexto, incide en que deben trabajar el fomento "de las vocaciones STEM (por sus siglas en inglés), ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, porque padecen una escasez de talento, un problema general en todo el país". Además, señala que en este sector predominan los trabajadores sobre las trabajadoras. "Hay que lograr que las mujeres se interesen por estas titulaciones. Pero deben inculcar las vocaciones desde edades tempranas como Primaria o Secundaria", remarca.

Desde hace años, el clúster colabora con la UPNA para que la universidad pueda amoldarse a las necesidades contractuales de las empresas. La UPNA forma parte de la junta directiva de Atana y participa en las comisiones de trabajo sobre IoT o Ciencia de Datos.

"Ahora también hemos empezado a mantener contactos con la Universidad de Navarra; y el clúster tiene una asignatura pendiente con los centros de Formación Profesional (FP), aunque a nivel de empresas ya lo hacemos", cuenta.

EL TELETRABAJO: OTRA DIFICULTAD


Al problema de falta de titulados informáticos procedentes de la universidad y de FP se une la posibilidad de los profesionales de atender proyectos mediante el teletrabajo.

"Desde Pamplona pueden trabajar para una empresa de EEUU, por ejemplo. Este aspecto también acrecenta la dificultad de encontrar perfiles", especifica.

En los últimos años, manifiesta que el empleo en la Comunidad Foral "se ha mantenido" y que seguramente durante el último año "habrá crecido por el incremento de la demanda".

Además, recalca que "hace 30 años, un informático sabía todo lo que tenía que saber, pero ahora debe ser polivalente porque las tecnologías han cambiado mucho y ningún proyecto es igual".

Ante estos retos, Latasa manifiesta que Atana-Clúster TIC "afronta un futuro ilusionante para consolidar su posición, después de unos años difíciles en los que la asociación se reinventó".

Para los próximos dos años, "la junta directiva ha marcado como prioritario contribuir a la mejora de la competitividad de Navarra, de sus empresas y habitantes, a través del avance de las TIC, e impulsar el desarrollo de la sociedad de la información y el conocimiento".

noticias de noticiasdenavarra