La plantilla de Yaunde exige en Pamplona el cobro de sus nóminas

Elena, una de las afectadas, ha limpiado las oficinas de Inspección de Trabajo los últimos meses, pero ahora ha tenido que buscar varias ocupaciones para lograr un salario

25.11.2021 | 19:42
Protesta de las trabajadoras de Yaunde, en la sede de Inspección de Trabajo, en Pamplona.

Trabajadoras de la empresa de limpiezas Yaunde han vuelto a concentrarse este jueves enfrente de las oficinas de Inspección de Trabajo para exigir el cobro de sus nóminas.

¿Por qué en este organismo público situado en el Paseo Sarasate de Pamplona? Porque estas empleadas limpian las instalaciones de Inspección y piden que esta entidad dependiente del Estado también se responsabilice de su complicada situación económica.

La empresa, afincada en Andalucía, insiste en que no paga a la plantilla, debido a que "Inspección no abona las facturas". Paradójicamente, las personas afectadas, asesoradas por CCOO, han denunciado ante esta institución las irregularidades, pero todavía no han recibido respuesta.


Elena tiene 59 años.

DESDE AGOSTO DE 2020


Entre las empleadas que reclaman los salarios de septiembre y octubre, se encuentra Elena S., de 59 años, residente en Villava. En agosto de 2020, se incorporó a la empresa para sustituir vacaciones y bajas. Por ese motivo, durante estos meses ha trabajado como eventual en Yaunde.

Pero Elena se ha visto obligada a tomar una decisión ante la inestabilidad laboral de sumar varios meses sin ingresar una nómina. "Vivo con mi madre Ernestina, que ya tiene 81 años, y con mi hermano menor, que tiene dificultades para encontrar empleo como yo", cuenta Elena, quien añade que nunca ha podido disfrutar de un contrato fijo.

DE TRABAJO EN TRABAJO


Durante su trayectoria laboral, ha trabajado como administrativa para el sector público cuatro años tras entrar en listas a través de oposiciones; ha estado empleada en fábricas mediante ETT; y ha limpiado bastantes casas, entre otras ocupaciones.

Al no encontrar una oferta de empleo en el año de pandemia, una amiga le propuso presentar su currículum en Yaunde. Durante más de doce meses ha estado vinculada a esta firma, pero ahora ha comunicado a la dirección que no podía seguir sin cobrar, porque debido a su situación personal necesitaba un trabajo.

Finalmente, optó por nuevas oportunidades en el sector de la limpieza. "Hasta el 10 de diciembre voy a limpiar 50 minutos diarios de lunes a sábado en el establecimiento de una empresa de distribución", cuenta.

ELABORAR UN CALENDARIO


También ha conseguido un contrato de seis horas por semana (lunes, miércoles y viernes) en una compañía navarra de limpiezas; y ha logrado dos contratos de sustitución por vacaciones: uno en las instalaciones de la operadora ferroviaria (lunes, miércoles y viernes, durante dos horas; y martes y jueves, una hora); y otro entre el 20 y 31 de diciembre en horario de 20.00 a 23.00 aproximadamente, en la sede de una institución foral. "Tengo que elaborar un calendario para no confundir ni los días ni las horas", cuenta Elena, divorciada y con una hija ya independizada.

Su testimonio puede asemejarse al de otras mujeres que desarrollan su actividad en este sector. "Todavía no he calculado qué nómina obtendré en diciembre con estos contratos", señala durante la conversación telefónica mantenida con este periódico.

De fondo, se escucha la voz de un pequeño. "No he podido acudir a la concentración de esta mañana del jueves con mis compañeras de Yaunde, ya que tenía que venir a cuidar a mi nieto", indica una orgullosa abuela.

noticias de noticiasdenavarra