VW Navarra gana un 71% más que hace una década por cada coche que fabrica

La planta de Landaben es una de las de mayor productividad del grupo y mantiene sus niveles de beneficio pese al descenso de producciones por la crisis de los semiconductores

23.03.2022 | 20:05
De izquierda a derecha, Jose Arreche Artajo (director de Ingeniería de Planificación), Kai Feuerherdt (director de Recursos Humanos), Holger Schulz (director de Finanzas), Markus Haupt (presidente de Volkswagen Navarra), Alfonso Eslava Recalde (director de Logística), Alfredo Morales Vidarte (presidente del Comité de Empresa), Miguel Ángel Grijalba Blanco (director de Producción), Ramón Bultó López (director de Área Técnica de Producto) y Javier Muñoz Cornago (director de Calidad).

Volkswagen Navarra firmará años mejores y peores, que dependerán, sobre todo de la coyuntura internacional y del éxito de los modelos que le han sido asignados. Pero la fábrica, que a cierre de de 2021 empleaba a 4.625 personas, se ha convertido en los últimos años en una garantía de productividad para el grupo. En la última década ha mejorado de forma sensible sus números y hoy gana un 71% más que en 2011 por cada coche que fabrica.

La planta de Landaben tiene una ventaja respecto a otras empresas. Cada coche que fabrica está vendido, por lo que en teoría solo podría ganar dinero con un margen bruto que suele moverse entre el 2% y el 3%. Pero los números muestran que en los últimos 15 años la planta ha mejorado de forma evidente su eficiencia y su productividad. El año pasado, un ejercicio con múltiples problemas de abastecimiento debido a la crisis de los semiconductores, logró un beneficio de 60,3 millones, un 8% menos que en 2020.

Es el séptimo mejor dato de su historia. Y se consigue con la producción final más reducida desde el año 2005.

En términos económicos esto revela una sensible mejoría en el margen. En 2011, el año con la producción más elevada de la historia, Volkswagen facturó 3.233,7 millones de euros y obtuvo un beneficio neto de 58 millones de euros. Esto supone un margen final de apenas el 1,8%. En esta ocasión, con 2.923,8 millones de euros en ventas, el beneficio neto logrado se aproxima al 2,1%. Una ganancia modesta, pero que, en una empresa de tanto volumen, impacta de manera relevante en la cuenta de resultados.

La cifra se puede contar de otra manera. Por cada coche que fabricó en 2011 (entonces eran solo Polos), Volkswagen Navarra ganó 160 euros después de impuestos. Hoy, con tres coches pasando de manera indistinta por la cadena (Polo, T-Cross y Taigo), la factoría obtiene 272 euros de media por cada coche.

Esto se debe, en parte, a que la planta ensambla hoy coches de mayor valor en el mercado. En 2011, VW Navarra vendió cada coche por unos 8.800 euros. El año pasado, por algo más de 13.000

De hecho, el director de finanzas de Volkswagen Navarra, Holger Schulz, califica el resultado de la fábrica como "más que aceptable, teniendo en cuenta el bajo volumen de producción debido a la escasez generalizada de semiconductores sufrida por el sector de la automoción y la consecuente falta de piezas".

En la nota en la que explicaba los resultados, Volkswagen Navarra señaló que los ingresos totales ascendieron a 2.923,8 millones de euros, el 95% procedente de la venta de coches y el 5% restante de la venta de piezas estampadas, componentes y recambios.

Las inversiones alcanzaron en 2021 los 72,4 millones de euros. De esta cifra, 40 millones se invirtieron en trabajos relacionados con el lanzamiento del Taigo, el tercer modelo de la fábrica, en septiembre de 2021; las labores directamente relacionadas con el rediseño del Polo, cuyo inicio productivo se produjo en junio del mismo año, supusieron una inversión de 9,5 millones. Por último, el resto de actuaciones realizadas en la fábrica sumaron una inversión de 22,9 millones de euros.


La flexibilidad, clave para el director

Por su parte, el presidente de Volkswagen Navarra, Markus Haupt, destaca "el compromiso de toda la plantilla que ha demostrado una gran flexibilidad", esencial para la obtención de este resultado. "De manera especial, es de justicia aplaudir a la parte social, que ha comprendido perfectamente las situaciones de dificultad por las que transitamos durante el pasado año y ha puesto de su parte todo lo necesario para buscar y encontrar, de manera conjunta con la dirección, las mejores soluciones", concluye Haupt.

Por último, el director de Producción de la planta de Landaben, Miguel Ángel Grijalba, destaca "la gran labor realizada por todos para integrar en una misma línea, y de manera eficiente, los tres modelos –Polo, T-Cross y Taigo– por primera vez en la historia de la fábrica".

Volkswagen Navarra destina la mayor parte del beneficio que genera a alimentar a Seat, empresa en la que consolida sus resultados. El año pasado, sin embargo, no pudo repartir dividendo como consecuencia de las ayudas covid recibidas, por lo que las pérdidas de Seat se incrementaron un 325 hasta los 256 millones de euros. En la última década, el resultado de VW Navarra supone cerca del 85% del beneficio de Seat.

noticias de noticiasdenavarra