Standard and Poor's mejora la perspectiva navarra en calificación crediticia

Las características actuales de Navarra la hacen más resistente que el resto del estado en un escenario de crisis

26.03.2022 | 11:25
Fachada del Departamento de Hacienda.

La agencia de calificación de riesgo Standard and Poor's (S&P) ha revisado su perspectiva de calificación a largo plazo para Navarra pasando a ser calificada como estable frente a la anterior perspectiva negativa.

Del mismo modo S&P ha confirmado la puntuación AA- de Navarra a largo plazo, lo que la sitúa en el máximo nivel posible para las comunidades autónomas, dos escalones por encima del conjunto del país, que actualmente se sitúa en la puntuación A, con perspectiva estable, informa el Gobierno foral en un comunicado.

En su informe, S&P refleja, para justificar su calificación, que la estimación del crédito y las características actuales de Navarra la hacen más resistente que el resto de España en un escenario de crisis al mismo tiempo que muestra su pronóstico de que Navarra siga consiguiendo presupuestos equilibrados y reduciendo paulatinamente su deuda.

Desde Standard and Poor's se pone de relieve la importancia de la capacidad propia de Navarra en materia fiscal, lo que implica que pueda recaudar la mayoría de los impuestos, que luego transfiere (una parte de ellos) al gobierno central, en compensación por los servicios que presta.

Esa capacidad de la que dispone Navarra tiene como consecuencia que se establezca una relación bilateral con el gobierno central y diferenciada de tratamiento frente a otras regiones del Estado. Entre otras cuestiones, señalan en S&P, Navarra negocia bilateralmente sus objetivos de deuda con el Gobierno central.

Por otro lado, según recoge la agencia de calificación, Navarra ha recibido el apoyo del Gobierno de España para hacer frente a la pandemia y a los efectos negativos que ha tenido en sus cuentas. Así, durante 2020 la Comunidad Foral pudo beneficiarse del conjunto de fondos de ayudas aprobado por el Estado pero, sin embargo, no recibió compensación por la pérdida de sus propios ingresos fiscales.

Según refleja el análisis de Standard and Poor's, la economía de Navarra es más rica, más competitiva y está más orientada a la exportación que la de España. El PIB de Navarra se vio golpeado por la pandemia, rebajándose en un 8,5 %, una bajada menos acusada que en España, que fue del 10,3 %.

La industria tiene un peso más importante que en otras regiones representando el 29 % de valor añadido, frente al 16 % de España. Además, Navarra depende mucho menos del turismo que otras regiones españolas, y por tanto se ha visto comparativamente menos afectado por las restricciones.

Por otro lado, S&P indica que "la dirección financiera de Navarra demuestra una sólida experiencia y es consciente de los principales riesgos externos de la región, especialmente en lo que se refiere a las relaciones financieras con el Gobierno. En el transcurso de la pandemia del covid-19, la gestión financiera de Navarra tomó un enfoque proactivo para garantizar suficientes recursos de liquidez".

El análisis pone de manifiesto una recuperación presupuestaria en Navarra más fuerte de lo esperado, lo que se debería a "una sólida recaudación de impuestos, la recuperación, y el apoyo del Gobierno central y los Fondos Europeos". En ese sentido, de cara a 2022, S&P cree que Navarra intensificará su ejecución de inversiones, aprovechando en este año los Fondos de la UE ya recibidos en 2021.

También de cara a 2022 la agencia augura presiones adicionales que podrían dar lugar a un deterioro de cifras presupuestarias. La ausencia de fondos por parte del Gobierno central para la covid-19 debería ser compensada, según pronostican, por la recuperación económica y el crecimiento del PIB que impulse la recaudación de impuestos.

Del mismo modo, se prevé un incremento de la presión sobre las operaciones de gasto dada la mayor inflación esperada. A pesar de ello, S&P prevé que el deterioro será moderado ya que Navarra sigue registrando un sólido balance operativo del 7 % de los ingresos de explotación.

Otra de los aspectos que refleja el informe es que, a la hora de calcular la posición de Navarra en comparación con la contabilidad nacional, la conclusión es que Navarra puede mantener partidas presupuestarias solidas al menos hasta 2024, salvo que existiera un cambio fundamental en las perspectivas económicas internacionales, como por ejemplo el conflicto Rusia-Ucrania.

Si esas expectativas favorables que prevén para la Comunidad Foral se cumplieran, se produciría una reducción paulatina del endeudamiento y se impulsaría un crecimiento relativamente fuerte de los ingresos en términos nominales debido a las presiones inflacionarias.

Otro aspecto que es valorado positivamente es el que alude a los niveles altos de tesorería de 2021. S&P estima que Navarra se mantendrá en una posición fuerte de Tesorería en 2022, aun teniendo en cuenta el esfuerzo realizado por la comunidad por minimizar su deuda directa en 2021 con amortizaciones de 370 millones de euros, lo que conllevó a una reducción de más de 20 puntos en su posición de deuda, la más baja desde 2013.

Finalmente, la agencia destaca la proactiva gestión tanto de la tesorería como del endeudamiento, que van a conllevar un considerable ahorro de intereses a pagar en años futuros, tanto por la amortización anticipada de préstamos más caros concertados en años anteriores, como por la novación con rebajas de tipos de interés en otros préstamos.

Respecto a este punto, el coste medio de la cartera de endeudamiento en Navarra a final de 2021 es del 1,2 %, una cifra inferior al conseguido por el Tesoro Español que se situó en el 1,6 %.
noticias de noticiasdenavarra