Las marcas de restauración quieren acordar un convenio estatal de aplicación en Navarra y en otras comunidades

El perfil de plantillas mayoritario se corresponde con personas jóvenes, con alta eventualidad al rotar por estos puestos de trabajo

14.04.2022 | 21:32
Interior de un restaurante.

Las marcas de restauración quieren negociar un convenio sectorial en el Estado que agrupe las condiciones laborales de su actividad, entre ellas las salariales, que deben aplicar en sus establecimientos.

McDonald's, KFC, La Tagliatella o La Mafia se sienta a la Mesa aparecen entre las compañías que pretenden el registro de este convenio.

Pero aquí surge una pregunta: ¿el objetivo es reducir el salario de sus plantillas en Navarra y en el resto de comunidades?

46 COMPAMÍAS Y 7.000 MILLONES DE FACTURACIÓN


La Asociación Marcas de Restauración, que data de 1996, está integrada por 46 compañías, que engloban a más de 149 marcas. En España, facturan 7.000 millones de euros, y emplean a 190.000 personas repartidas en 7.000 establecimientos, según indica en su página web.

Entre esas 46 asociados pueden leerse conocidas cadenas como McDonald's, KFC, La Tagliatella, La Mafia se sienta a la Mesa, Taco Bell, o Goiko, entre otros muchas. Todas las citadas están presentes en Navarra, pero no se rigen por el mismo convenio.

Por ejemplo, tanto McDonald's como Goiko aplican el convenio provincial de hostelería de Navarra; y La Tagliatella y Burger King disponen de convenios propios "con unas condiciones salariales más bajas que el convenio de hostelería", cuentan desde ELA.

¿CÓMO ES POSIBLE?


La reforma laboral de 2012 permitió que los convenios de empresa pudieran contemplar tablas salariales inferiores a los convenios provinciales, por lo que hubo empresas que optaron por crear convenios de aplicación en sus organizaciones para disminuir los salarios a las plantillas. Una dinánima que se produjo en hostelería como en otras actividades económicas.

Sin embargo, ese escenario se ha modificado tras la nueva reforma laboral rubricada en febrero entre el Gobierno central, la patronal CEOE y los sindicatos UGT y CCOO.

La actual normativa establece que ningún convenio de empresa puede recoger salarios inferiores a los marcados en un rango superior, en este caso los convenios provinciales y estatales. Por ese motivo, a las compañías que se encontraban en esa situación se les daba un plazo para corregir esta anomalía.

Este mandato afecta a todos los sectores, entre ellos a la hostelería. De esta forma, compañías que dispongan de convenios de empresa con peores condiciones que el provincial deben modificar esas tablas salariales en beneficio de las plantillas.

CONSTITUCIÓN DE LA MESA DE NEGOCIACIÓN


En este escenario de nueva reforma laboral, surge la idea de constituir la mesa negociadora del convenio de marcas de restauración en España, en el que se encuentra la patronal, UGT, CCOO y otros sindicatos (con una representación menor, como ELA, LAB, y de otras comunidades como Galicia, etc). Aunque de la parte sindical, la mayoría la suman UGT y CCOO.

¿QUÉ CONSECUENCIAS TIENE FIRMAR UN CONVENIO DE MARCAS DE RESTAURACIÓN?


Si patronal y sindicatos rubrican este convenio, las marcas que forman parte de la asociación querrán regir las condiciones laborales de sus plantillas a través de este documento.

De esta forma, buscarán homogeneizar condiciones laborales en todas las comunidades autónomas en las que se encuentren presentes, siempre y cuando puedan probar que el convenio estatal de marcas de restauración no choca con el provincial de hostelería de una determinada comunidad, en este caso Navarra.

Por ese motivo, aquellas empresas pendientes de actualizar salarios al alza para cumplir con la reforma laboral, podrían no hacerlo si cuentan con un convenio de marcas de restauración.

LA PELEA


ELA y LAB emitieron hace unas semanas un comunicado en el que advertían de que este convenio de marcas de restauración iba a empeorar las condiciones laborales de estos trabajadores y trabajadoras. Personal que se enmarca en un perfil joven, que rota mucho en esos puestos.

Tanto UGT y CCOO son más prudentes en su análisis. Indican que las negociaciones son incipientes y que no creen que sea tan sencillo dejar de aplicar el convenio de hostelería. Todo habrá que pelear.

El tema está en el aire, pero el tiempo demostrará si finalmente salen perjudicadas estas plantillas con peores salarios o no.

noticias de noticiasdenavarra