El ajedrez, más que una simple tradición familiar

El escritor guipuzcoano asegura que ha "jugado desde que era muy pequeño" y que le ayudó, entre otras cosas, a "tener memoria espacial y a aprender" a concentrarse

16.07.2021 | 09:58
el escritor guipuzcoano Jesús Valero coloca las piezas del tablero de ajedrez que adquirió en uno de sus viajes a Birmania.

Hoy día no es muy habitual encontrar a niños o niñas que en las reuniones familiares rehuyan de las pantallas de las consolas, móviles o similares para pararse a jugar a cartas, juegos de mesa o ajedrez. En el caso del escritor guipuzcoano, Jesús Valero, lo raro era no verle jugando una partida de ajedrez con algún familiar. "Me gusta mucho pero no suelo dedicarle tiempo hoy en día. He jugado desde pequeño, toda la vida vamos, y vengo de una familia de ajedrecistas. Para mi no es más que un hobbie, una diversión, pero como digo juego poquito porque tampoco tengo contra quién jugar, ya que Karmele no juega", ríen ambos.

Pero, ¿qué puede aportar, en caso de hacerlo, este deporte? "A mí me ayudó mucho a tener memoria espacial y luego te ayuda a concentrarte, tienes que estar cinco horas a la partida, sin moverte. Aun así llega un momento que jugar tanto me parece excesivo y lo deje como hobbie", recalca el escritor guipuzcoano.

En su caso su ama le enseñó a jugar, ya que en su familia materna son jugadores de ajedrez "compulsivos" y él con cuatro años ya sabía jugar. No cabe duda que Valero guarda un gran recuerdo de aquella época y en la que el ajedrez cogía un gran protagonismo en las reuniones familiares. Por ello, aprendió pronto, de los mejores, su familia. Aun así, ¿cómo se juega?

Cuando el juego comienza, un jugador controla 16 piezas blancas y el otro 16 negras. El color asignado a cada jugador suele sortearse, aunque en el caso de los torneos está en función del emparejamiento de los jugadores. El tablero se coloca de tal forma que ambos jugadores tienen un escaque -casilla cuadrada en un tablero de ajedrez o damas- de color blanco en la casilla de la esquina derecha de su zona. En cuanto a las piezas en las dos primeras filas que están de frente al jugador. En la fila más alejada se colocan los peones, y las demás se colocarán de izquierda a derecha de la siguiente manera: Las torres se colocan en las esquinas del tablero, a la derecha y a la izquierda. Los caballos se colocan en las casillas inmediatamente al lado de las torres. Los alfiles se colocan en las casillas inmediatamente al lado de los caballos. En el centro estarán la reina y el rey.

Una vez colocadas todas las piezas cada jugador moverá por turnos y siguiendo las normas de movimiento de cada una de las piezas -es complejo quedarse con todos los movimientos de cada una de ellas pero con la practica es fácil. Aun así, al principio es normal jugar ayudado de un libro de instrucciones-. Por otro lado, la partida puede terminar por varias razones, por ejemplo, porque ya no se pueden mover más piezas, por abandono de uno de los jugadores, por un jaque mate al rey contrario -es una de las jugadas que se pueden hacer para ganar la partida. Además de esta hay más, así como jugadas no solo para derrocar al rey útiles para jugar-, si se excede el tiempo establecido para la partida o por falta de piezas para hacer jaque mate, que en definitiva, es el objetivo final de cada partida de ajedrez.

gambito de dama

Las series no se han hecho eco en muchas ocasiones del ajedrez pero no cabe duda que hacerlo es sinónimo de éxito. Ahí está el ejemplo de 'Gambito de Dama', donde se cuenta la historia de la huérfana y prodigio del ajedrez, Beth Harmon -protagonizada por la actriz Anya Taylor-Joy-, que lucha contra sus adicciones mientras busca convertirse en la mejor jugadora del mundo.

Como dato curioso es importante destacar que gambito de dama es una conocida apertura de ajedrez. A partir de este movimiento, que ahora explicaremos, se pueden hacer varias continuaciones diferentes. Esta jugada consiste en el ofrecimiento de material a cambio de cierta ventaja en el desarrollo del juego. Por ejemplo, se suele dar cuando se ofrece un peón al oponente. Aun así, hay otro tipo de gambitos como por ejemplo el gambito de rey, gambito de Budapest o gambito danés, entre muchos otros. Por último, el gambito de dama se caracteriza por el movimiento, en notación algebraica, 1.d4 d5 2.c4.

noticias de noticiasdenavarra