Omnífobos y mantenedores

04.02.2020 | 06:16

De muchos es sabida y por desgracia comprobada la gran afición de la derecha cabreada a las fobias. Cultivan todas las que pueden; algunas no las pueden declarar abiertamente, en otras se especializan y las cultivan con especial mimo. Es su marca de clase. Como el conjunto de fobias coleccionadas es grande, aunque no uniforme, y el número de la colección crece según la derecha se cabrea; en vez de enumerar las fobias: xenofobia, islamofobia, euskarafobia y un, más o menos, largo número de fobias que con mayor o menor intensidad y entusiasmo cultivan, he decidido utilizar un término que engloba a todos los fobos y fobias que son y se cultivan: omnífobos, omnifobia.

A nosotros los seres humanos nos catalogan como omnívoros porque, se supone, que comemos de todo, aunque la diversidad y las especializaciones en la comida son cuantiosas. Lo mismo pasa con los omnífobos, que los hay de varias clases según su afición a coleccionar unas u otras, a cultivar más o menos fobias y al ahínco que ponen en su cultivo y especialización. Por eso no perderé más tiempo en dedicarme a la trabajosa tarea de enumerarlas todas o a todos. Omnífobos y se acabó.

En nuestra vieja Iruña también los tenemos, a los omnífobos claro, y, cómo no, cabreados. Últimamente están especialmente dedicados a fastidiar a los payasos, a las feministas y a sus amigos y amigas, prohibiendo. Esto, decididamente, es lo que más les gusta: prohibir. También y debido a su diversificación les gusta sobremanera perseguir al euskera, a lo vasco, sobre todo, a lo vasco de Navarra. En fin, no sé si es por miedo o qué, pero es la fobia que más y mejor practican. Y esto, lo de perseguir, prohibir todo lo que huele a vasco ( sin olvidar al feminismo) también cabrea. Nos cabrea, nos quejamos y la emprendemos, con razón creo, contra los omnífobos, pero claro, los omnífobos no están ahí porque sí o por casualidad, están ahí porque alguien los ha aupado y los mantiene. Son los que cultivan de alguna manera con la discreción que pueden la euskarofobia. Lo que pasa es que les da vergüenza decirlo claramente, pero no desaprovechan la ocasión para poner palos en las ruedas del patinete del euskera o permitir que otros los pongan. Y no quiero pensar que esto sea así, lo de la permisividad en asuntos mal vistos por gran parte de la ciudadanía, porque les permite escurrir el bulto.

Por ello yo me quejo de los otrora aupadores y ahora mantenedores de la derecha municipal en nuestro ayuntamiento, más aún, teniendo en cuenta que tenemos unos gobiernos de mírame y no me toques. Ustedes, los mantenedores, el PSN, tienen una gran responsabilidad (por acción u omisión que, en estas artes, todo cuenta) en los desmanes, cacicadas y alcaldadas a las que nos someten nuestros omnífobos munícipes; el alarde de camaradería que hacen manteniendo a UPN, PP, Cs y la sombra de Vox en el gobierno de la ciudad es lo peor, es lo importante y les hace corresponsables de los desmanes y tropelías de este gobierno municipal que no es minoría, como a menudo se proclama, sino mayoría gracias a ustedes los mantenedores, por lo menos, por omisión... y espero que por ahora.

Tenemos un gobierno del cambio en la comunidad, sean consecuentes.