Milenio

De paseo (espacial)

10.02.2020 | 08:54

Me pasé la tarde del viernes viendo la retransmisión que hacía la NASA desde la Estación Espacial Internacional del primer paseo espacial protagonizado por dos mujeres, las astronautas Christina Koch y Jessica Meir. Una misión de reparación que les llevó más de siete horas, mientras la estación daba casi cinco vueltas alrededor de la Tierra. Realmente, todo sucedía como a cámara lenta, ellas ajenas a que cada segundo recorrían más de siete kilómetros, a la velocidad de más de 27.000 km/h. Pero los movimientos, ejecutados con la precisión que da el haberlos repetido durante meses, interiorizado cada protocolo y ajustado cada movimiento para hacerlo de manera adecuada en ese ambiente extraño y complicado, tenían un encanto especial. Y ellas comentaban cada paso. De nuevo una barrera que limitaba el espacio a las mujeres quedaba eliminada. Habrá más, pero esta es una visibilización muy conveniente: las mujeres pueden ser astronautas o copleras, y pueden desde luego ejercer de manera competente y sin tutela del otro género sus trabajos, faltaría menos. Ya sé que ya casi nadie pone en cuestión estas obviedades, pero precisamente por eso conviene hacerlo notar y celebrar que en la visibilización de la mujer, ahora está esa foto de las dos mujeres en el espacio que hasta el viernes no se había podido ver.

En la otra pantalla del ordenador, de forma simultánea a esta retransmisión que venía de un objeto en órbita a unos 400 km por encima de la superficie terrestre, tenía otra retransmisión en vivo, la de los sucesos de Barcelona. Mientras sujetaban la etapa de potencia en el espacio, en Gràcia medio millón de personas se paseaban reivindicativas, y en la Via Laietana volaban objetos. La pantalla dividida quedaba como una metáfora incomprensible del tiempo que estamos viviendo.